Ventajas de tener un perro pequeño en casa

Virginia Duque Mirón · 30 enero, 2019
Un perro pequeño da menos trabajo y mantenerlo suele costar menos que un can de gran tamaño, y es que la higiene, el ejercicio y la comida, entre otras cosas, van en proporción

Cuando decidimos adoptar un perro, nos vemos ante la tesitura de si escoger uno grande o uno pequeño. Es posible que nos encanten los grandes, pero antes de que te decidas, queremos comentarte las ventajas de tener un perro pequeño en casa. ¡Toma buena nota!

Por qué tener un perro pequeño en casa

Hay muchas razones por las que escoger un perro pequeño será la mejor opción en muchos de los casos. Estas son algunas:

Se adaptan

Es posible que no tengas una residencia fija, quizá vives de alquiler en una casa grande y barajas la posibilidad de tener un perro grande. Pero, ¿has pensado qué sucederá si un día debes mudarte y no encuentras un hogar de similares características?

Con un perro pequeño no tendrás problemas, ya que se adapta a los espacios grandes y a los pequeños. Así que si tienes una casa pequeña, o es posible que la tengas en el futuro, lo mejor es que optes por un perro de raza pequeña.

Es más fácil mantenerlos

A la hora de mantener a un perro de menor tamaño, el coste y el esfuerzo siempre será menos. Necesitan menos comida, menos champú, menos juguetes y menos esfuerzo. Todos sus accesorios son más baratos y, cuando tengas que bañarlos, podrás hacerlo tú mismo en casa sin gastar mucho ni ensuciar casi nada.

No necesitan tanto ejercicio

Si te decides a adoptar un perro grande tendrás que dedicar tiempo a que haga ejercicio, pues los perros con gran tamaño tienden a sufrir problemas en las articulaciones. Un perro pequeño, sin embargo, no necesitará paseos tan largos ni un ejercicio tan intenso, por lo que ahorras tiempo.

Razas de perros terriers

Este es un punto importante, especialmente si tienes una vida muy ocupada. Además, si viajas, un perro pequeño será más fácil de llevar a cualquier lugar.

No se estresan tanto

Hay razas que son más propensas al estrés que otras, pero los perros pequeños, dada su capacidad de adaptación, tienden a aburrirse menos cuando se quedan solos en casa, se estresan menos y presentan menos conductas destructivas.

Los perros más grandes no son tan recomendables para quedarse demasiado tiempo solos, y es posible que encuentres destrozos en la casa cuando llegues si no lo has entrenado de la manera correcta.

Son más fáciles de enseñar

Los perros pequeños quizás son fáciles de enseñar, mientras que si tienes un perro grande, dependiendo de la raza, es posible que necesites la ayuda de un profesional para ello.

Cómo educar a un perro en el paseo

No queremos decir que los canes de mayor tamaño lo necesiten, pero por su estructura corporal les cuesta controlar la fuerza, y esta será una enseñanza básica para una buena convivencia que no necesitarás dar a los perros pequeños.

Limpiarás menos

No lo vamos a negar, un perro pequeño siempre va a ensuciar menos que uno grande. Soltará menos pelo, menos baba, tirará menos comida al suelo y ensuciará menos con sus patas. Otra opción que te hará ahorrarte tiempo, tan escaso hoy día.

Te costará menos pasearlo

¿Cuántas veces has visto dueños paseando a sus enormes perros, o mejor dicho, siendo paseados por sus enormes perros? Sí, necesitarás fuerza para controlar a un perro grande, al menos hasta que aprenda que debe obedecer tus órdenes. Uno pequeño, en cambio, es manejable y más fácil de llevar, de pasear y de relacionarse con otros perros.

No queremos para nada menospreciar a los perros grandes, pues ya sabes que somos amantes de todos los animales. Este artículo es solo a título informativo con argumentos sobre las ventajas de tener un perro pequeño en casa.