Consejos generales para la alimentación de perros grandes

Aitana Bellido · 29 abril, 2018
Estas razas son más sensibles a padecer enfermedades relativas a articulaciones derivadas de una dieta desequilibrada; al contrario de lo que cabría pensar, es peor sobrealimentar a un cachorro que cierta malnutrición por la sobrecarga que se le puede provocar al esqueleto

Consejos generales para la alimentación de perros grandes

Las necesidades nutricionales de cualquier animal están supeditadas a su metabolismo, su nivel de actividad física y a su tamaño. La alimentación de perros grandes difiere bastante de la de otras razas y requiere que los dueños tengan los conocimientos necesarios para proporcionar a su mascota los nutrientes que necesita.

Las necesidades nutricionales de un perro grande

Al nacer, el cachorro medio pesará entre 120 y 550 gramos. Las cantidades de comida que debes proporcionar a tu mascota, claro está, varían enormemente dependiendo de su tamaño.

A grandes rasgos, no obstante, lo que tienes que saber respecto a los nutrientes de estos animales es lo siguiente:

  • Un perro medio va a requerir que su dieta se componga de un mínimo de 22 gramos de proteínas animales y un máximo de 25.
  • En cuando a las grasas, el máximo que puede ingerir al día es 82,5 gramos. La cantidad media recomendada es de 13,8.
  • En cuanto a las vitaminas y los minerales, los que deben estar más presentes en su dieta son la vitamina A y  la vitamina E, entre otros. El calcio, el fósforo y el potasio son los minerales más importantes en su dieta.

La Association of American Feed Control Officials (AAFCO) es una entidad que publica perfiles nutricionales de forma regular y actualiza los nutrientes que mejor le vienen a tu mascota.

Gracias a estas directrices, cada vez es más fácil saber qué es lo que tu mascota necesita exactamente para estar sana y para prevenir posibles enfermedades y carencias nutricionales.

Pienso recomendado para displasia de casera

Las consecuencias de un desequilibrio nutricional

El 25 % de las consultas veterinarias se relaciona con enfermedades ortopédicas del desarrollo, así como de la osteoartritis. En al menos un cuarto de los casos, la enfermedad tienen un origen alimentario basado en una dieta desequilibrada y pobre en calcio, y en otros nutrientes esenciales.

Al contrario de lo que se puede pensar, una sobrealimentación en un cachorro puede ser más perjudicial que una malnutrición. Aunque durante un periodo de tiempo el cachorro no reciba los nutrientes necesarios, ‘dará el estirón’ poco después de recuperar el equilibrio en su dieta.

Si un cachorro es sobrealimentado, sin embargo, aumentará de peso y crecerá a un ritmo mayor del aconsejado. Esto provocará una sobrecarga del esqueleto que puede dar lugar a las siguientes enfermedades:

  • Osteocondrosis
  • Displasia de cadera
  • Fragmentación y fisura del proceso coronoides

En 1974, un estudio analizó 12 pares de perros de la raza Gran Danés, que recibieron una dieta rica en proteínas, fósforo y calorías. En los perros alimentados de esta forma, las enfermedades anteriormente citadas eran más prevalentes.

Perro gran danés

En comparación con los perros grandes que recibieron una dieta desequilibrada, los que tenían una equilibrada mostraron muchas menos enfermedades asociadas a un crecimiento excesivo. La displasia de cadera era una de las más habituales en los perros grandes sobrealimentados.

En adultos, la sobrealimentación conlleva una serie de diferentes problemas para el animal. El deterioro de las articulaciones parece ser uno de los síntomas más habituales en la población más envejecida.

Recuerda que, a una dieta equilibrada como la aquí expuesta, debes unir una cantidad de ejercicio diario acorde con el gasto energético de la raza en cuestión, ya que, aunque alimentes a tu mascota correctamente, pueden surgir también problemas derivados de un estilo de vida sedentario.