Cachorros y ejercicio

Yamila · 6 enero, 2018
Existen diferentes actividades que pueden disfrutar en cualquier momento del día, tanto en casa como al aire libre

Sabemos que los perros cuando son pequeños les encanta jugar, correr y saltar; pero quizás precisan un poco de actividad física más ‘formal’, aunque sin dejar de lado la diversión. Cachorros y ejercicio es una relación muy estrecha que no le debe faltar a tu mascota. Entérate más a continuación.

Cachorros y ejercicio: recomendaciones

Antes de comenzar con una rutina de ejercicios para tu perro, sería bueno que tengas en cuenta algunas cuestiones en relación a sus necesidades y sus habilidades. Aunque los cachorros son ágiles, nunca se cansan y les encanta jugar, también necesitan dormir y recuperar energía.

1. No lo ejercites en exceso

Claro que los canes cuando son pequeños tienen ‘pilas de larga duración’, pero también es cierto que el descanso les permite crecer sanos y fuertes.

Recuerda que cuanto más grande sea tu perro, más propenso será a padecer determinados problemas en huesos y articulaciones a futuro. Una buena manera de evitarlo es hacerle practicar ciertas actividades y respetar las horas de sueño.

2. Empieza poco a poco

No es cuestión de que el animal se esfuerce demasiado, ya que podría lastimarse o cansarse más de lo que su cuerpo puede soportar. Aumenta poco a poco la intensidad del ejercicio y presta atención a las señales que te brinda: si jadea, no busca la pelota, se detiene o se echa es porque está cansado.

3. Adáptate a la raza

No es lo mismo un cachorro de golden retriever que de basset hound, o de boxer que de cocker spaniel. Cada raza tiene características físicas inherentes que les permiten o no realizar ciertos ejercicios. Recuerda que aquellos canes con hocicos cortos o braquicefalia son más propensos a cansarse porque no respiran correctamente.

Por otra parte, las razas más atléticas como el galgo, el dálmata o el ovejero alemán requieren de más sesiones de ejercicio que las más sedentarias, como puede ser el labrador.

4. Opta por el adiestramiento

Aunque no lo creas, llevar a tu perro a una escuela de adiestramiento es una excelente forma de que se ejercite, y además es bueno para su salud mental. A su vez, un perro obediente sufre menos estrés, conoce sus límites y vive mejor.

Los cachorros y el ejercicio: consejos

5. Sácalo a pasear

Si no tienes demasiado tiempo libre para ejercitarte con tu perro… ¡Salid de paseo! Es la mejor actividad que podéis hacer juntos, ya que es benéfica para ambos. Comienza por una vuelta a la manzana y suma más calles o minutos a medida que se vaya acostumbrando.

No te olvides de enseñarle a pasear con correa y muy cerca de ti; evita que tire cuando vea algo que llama su atención, y permite que juegue libre en áreas determinadas del parque.

6. Sigue una rutina

Los animales necesitan mantener ciertos hábitos para estar relajados y ser obedientes, y eso incluye desde la hora de la comida hasta la del paseo. Y por supuesto se puede aplicar al ejercicio. Los cachorros son más activos por la mañana que por las noches: aprovecha esa energía para que juegue más, siempre antes de darle de comer.

Si por algún motivo no puedes cumplir con la rutina del ejercicio, te recomendamos que al menos lo entretengas un poco: unos minutos serán suficientes para que gaste el ‘combustible’ que tiene acumulado, para que luego si se queda solo en casa no destroce nada.

Juegos y ejercicios para cachorros

¿No se te ocurre de qué manera jugar y hacer ejercicio con tu perro pequeño? Existen diferentes actividades que pueden disfrutar en cualquier momento del día, tanto en casa como al aire libre. Estos ejercicios ayudarán a desarrollar la concentración, la obediencia, la inteligencia, el oído y el olfato:

1. Escondite

Toma algún objeto o juguete que sea de su agrado y escóndelo de forma tal que el perro deba encontrarlo. Si lo hace bien, felicítalo con una golosina, unas caricias o unos mimos adicionales.

2. Dar la pata

Este ‘truco’ tan común en los caninos es excelente para que sea más obediente y preste atención a las órdenes que le indicas. La mejor época para enseñarle a dar la pata es justamente cuando es cachorro.

Los cachorros y el ejercicio: ejemplos

3. Trilero

Este juego consiste en colocar tres recipientes al revés contra el suelo, y en solo uno esconder comida –los otros dos quedan vacíos– para que el animal se guíe por el olfato para encontrar el plato lleno.

4. Carrera de obstáculos

Para este ejercicio necesitas algo de espacio, como por ejemplo el jardín o terraza. En varias tiendas de mascotas venden unos kit completos de obstáculos o también lo puedes armar tú: túneles, saltos, esquivar objetos, caminar en ‘zigzag’… ¡Hay muchas opciones!