Uveítis felina: causas, síntomas y tratamiento

Laura · 2 enero, 2018
Esta enfermedad oftalmológica de los gatos se asocia normalmente con procesos víricos y enfermedades que pueden llegar a tener fatales consecuencias: problemas lenticulares, así como la formación de cataratas, el glaucoma, el desprendimiento de retina y la ceguera

Uno de los elementos anatómicos felinos que más admiración causan son los ojos de los gatos. Su forma y color son casi hipnóticos, y como dueños responsables debemos asegurarnos de que su cuidado sea óptimo. Uno de los problemas que más afectan a la visión del gato doméstico es la uveítis felina, aquí te contamos qué es y cómo tratarla.

¿Qué es la uveítis felina?

La uveítis felina es un problema oftalmológico que sufren los gatos y otros animales del orden felino. Se asocia, principalmente, a procesos víricos y enfermedades fatales de alta prevalencia, como la leucemia.

Del mismo modo, esta enfermedad de la úvea también puede estar relacionada con traumatismos o contusiones. Así, un gato que haya recibido un golpe en un accidente o se haya peleado puede sufrir este desorden sin padecer ninguna enfermedad.

Causas de la uveítis

En primer lugar, la úvea, o tracto uveal, es el tejido vascular del ojo. Se trata de una capa, una especie de barrera inmunitaria que protege el fluido intraocular.

Un gato puede sufrir uveitis felina: causas

Al tratarse de un tejido vascular, es natural que los desórdenes víricos y otras enfermedades tengan como consecuencia cambios en este tipo de tejidos. Estas puedem ocasionar roturas e inflamaciones.

Síntomas y diagnóstico de la uveítis felina

El propietario de un felino puede percibir más o menos fácilmente algunos de los principales síntomas de esta enfermedad; de modo que si detectamos alguno de los siguientes comportamientos deberíamos acudir a la consulta veterinaria para evitar sustos:

  • El gato muestra molestias ante la luz
  • Dolor o lagrimeo
  • Disminución de la visión
  • Aparición de manchas en el humor acuoso
  • Presencia de pus en el lagrimal o en el interior de los párpados
  • Cambios de color en los ojos
Un gato puede sufrir uveitis felina: diagnóstico

Como no podía ser de otra forma, siempre será el especialista quién determine si se trata de una uveítis o cualquier otro problema oftalmológico, como podría ser una conjuntivitis.

Tratamiento de la uveítis felina

Una vez que el especialista ha diagnosticado al felino con este trastorno oftalmológico, prescribe un tratamiento que suele tener dos componentes: el específico y el paliativo.

Es decir, uno destinado a acabar con el origen del problema, que suele ser corticoideo, y otro para paliar los efectos secundarios como el dolor o la hinchazón, que suelen ser antiinflamatorios.

Cabe reseñar que este tratamiento es fundamental para evitar secuelas frecuentes de la inflamación intraocular: problemas lenticulares, así como la formación de cataratas, el glaucoma, el desprendimiento de retina y la ceguera.

Asimismo, es preciso incidir en que la respuesta a estos medicamentos depende en gran medida del tipo de uveítis, así como del momento de la detección.

Por último, hay que dejar claro que la uveítis asociada a un traumatismo es más fácil de tratar, así como aquella que se detecte de manera temprana. Por esto último, debemos estar muy pendientes de nuestro minino para así preservar su salud. En definitiva, lo que cualquier dueño quiere.