Tratamientos de las heridas en las almohadillas en los perros

Yamila · 14 septiembre, 2018
Las heridas en las almohadillas de los perros pueden producirse por traumatismos, quemaduras o por erosión

Imagina que tuvieses que andar descalzo –sin zapatos ni calcetines– de aquí para allá… ¡Tendrías que cuidar mucho los pies! Lo mismo sucede con los animales en general y con los perros en particular. Por ello, en este artículo te contaremos cómo tratar las heridas en las almohadillas de tu mascota.

¿Por qué se producen las heridas en las almohadillas?

Muchos dueños de mascotas se preocupan por el estado de salud de las patas y se preguntan por qué surgen las heridas en las almohadillas. Si bien lo mejor es prevenir las lesiones, si observas sangre o cualquier otro signo de lesión es fundamental tratarlo.

Pero antes que nada, debemos hablar un poco de las almohadillas de los perros, que serían como la suela de nuestros zapatos. Esta zona es la que entra en contacto con diferentes superficies y la responsable de evitar problemas óseos o articulares, ya que amortigua los pasos y le permite caminar con más ligereza.

A pesar de ser tan resistente, también es sensible y puede lastimarse con bastante facilidad. Las heridas en las almohadillas son más frecuentes de lo que creemos, porque el animal muchas veces no tiene en cuenta el peligro y no sabe que se lastimará.

Quemaduras en las almohadillas de los perros

Podríamos dividir en tres tipos estas lesiones:

1. Heridas en las almohadillas por erosión

Se produce en todos los animales debido al desgaste de las plantas de las patas, sobre todo si caminan por cemento y otras superficies duras. Además, tanto el exceso como la falta de ejercicio pueden provocar esta erosión. Si bien no son graves, producen más cantidad de lesiones ante cualquier contacto con el suelo.

2. Heridas en las almohadillas por quemaduras

Cuando hace mucho calor y hay sol se recomienda no sacar a pasear al perro. Más allá de la deshidratación que puede sufrir (sobre todo en razas braquicéfalas o en animales obesos), las almohadillas pueden quemarse en contacto con un asfalto caliente.

Lo mismo sucede cuando hace frío y nieva, o en lugares congelados. Incluso en razas adaptadas a estas condiciones climáticas –como el alaskan malamute o el husky siberiano– se debe tener mucho cuidado con el contacto de sus patas con superficies nevadas.

3. Heridas en las almohadillas por traumatismo

En este caso se incluyen las lesiones provocadas por objetos punzantes o peligrosos que se puedan clavar en las patas del animal: astillas, ramas, metales, cristales, etc. Estos traumatismos conllevan heridas de mayor consideración, con sangrados y dolores. Si no se tratan a tiempo pueden ocasionar infecciones.

Cómo tratar heridas en las almohadillas

Es muy importante evitar aquellas situaciones que puedan provocar heridas en las almohadillas, pero si estas suceden es fundamental que reciban tratamiento. Si se trata de una lesión leve, podemos utilizar alguna técnica casera, pero cuando sucede algún traumatismo o el animal no puede pisar del dolor, sí o sí debemos llevarle a que lo revise un veterinario.

Almohadillas de perros lastimadas

Al identificar una herida u observar que las almohadillas están endurecidas o agrietadas, los pasos a seguir son:

1. Lavar con agua limpia

Muchas veces la zona precisa algo de limpieza para evitar mayores inconvenientes. Haz que tu perro se ponga de lado y lava con agua tibia para remover las impurezas y favorecer la cicatrización. Además, la higiene sirve como calmante en caso de quemaduras y hasta le ofrece relajación al animal.

2. Corta pelos de los alrededores

Es verdad que los pelos funcionan como ‘barreras’ contra objetos que se puedan clavar en las almohadillas, pero cuando existen heridas, pueden ser los responsables de infecciones. Te recomendamos, una vez que hayas limpiado la zona, que recortes los pelos que puedan molestar y acumular suciedad.

3. Lava con agua oxigenada

Una vez que la zona esté limpia y despejada, si encuentras alguna herida, aunque sea superficial, es importante que desinfectes con agua oxigenada. Humedece una gasa y pasa con cuidado: no le arderá ni tendrá ningún efecto secundario en el animal.

4. Aplica medicinas aptas

Puedes preguntar al veterinario si tienes ‘permiso’ para aplicar otros medicamentos, como el yodo diluido o el digluconato de clorhexidina para uso animal. Está disponible en spray y se coloca fácilmente.

Y en caso de que la lesión sea provocada por una quemadura, hay cremas o geles que descongestionan la zona. Quizás haya que vendar las almohadillas para que no se salga el medicamento.

No desatiendas las heridas en las almohadillas de tu perro, ya que pueden ser muy dolorosas y no permitir que camine bien.