Todo lo que no sabes sobre los osos panda

Virginia Duque Mirón · 7 octubre, 2018
A pesar de ser considerados como un símbolo en su país (China), se estima que solo quedan 1 600 ejemplares viviendo en la naturaleza

¿Quién se puede resistir ante el encanto de los osos panda? Nos atreveríamos a decir que casi ninguna persona podría hacerlo, y es que son seres adorables que durante años han despertado nuestra curiosidad y admiración. ¿Te gustaría conocer algunas curiosidades sobre ellos? ¡Te las contamos!

Curiosidades sobre los osos panda

Están protegidos

Cuando pensamos en China se nos pueden venir a la mente los osos panda, y es que este animal se ha convertido en todo un símbolo del país, tal como el koala lo es de Australia. Es por ello que esta especie está protegida en el país y se castiga con pena de muerte a cualquiera que mate o dañe a uno de estos osos.

Hay pocos

A pesar de todo el empeño puesto en protegerlos, parece que solo quedan unos 1 600 ejemplares de osos panda viviendo en estado salvaje y en su hábitat natural.

No hibernan

Es la única especie de oso que no hiberna, por una sencilla razón: los osos que hibernan lo hacen gracias a su capacidad para almacenar grasa, que los mantiene vivos durante este proceso, pero la dieta de los osos panda a base de bambú no les confiere la suficiente grasa para ello.

Son deportistas

A pesar de estar ‘gorditos’ son muy ágiles, y es que son unos excelentes escaladores de árboles, desde donde obtienen su alimento. Además, resulta que nadan muy bien.

Reserva para el oso panda en CHina

Los bebés

Un bebé panda mide poco más que un hámster y pesa unos 110 gramos. No son de color negro y blanco, sino que presentan el pelaje blanquecino y la piel rosada.

Tienen seis dedos

Este dato es muy extraño en osos, pero el oso panda tiene seis dedos. Parece que este dedo extra hace la función de pulgar y les sirve como ayuda extra para mantener el equilibrio.

Instinto maternal

Los osos panda también disfrutan de la baja maternal, pues cuando las hembras dan a luz a los oseznos pasan unos cuatro meses con ellos recluidos en cuevas o en los agujeros de los árboles. Parece que usan este tiempo no solo para alimentarlos, sino también para enseñarles a afrontar la vida.

Es carnívoro

Siempre hemos pensado en el oso panda comiendo bambú, pero es carnívoro, pues parte de su dieta está comprendida por insectos y otros pequeños animales. No obstante, el bambú conforma el 90% de su dieta.

Viven solos

No les gusta estar en manadas como sucede con otras especies de osos o especies de mamíferos. Siempre viven solos y solo se reúnen cuando están en celo para aparearse.

Oso panda: cambio climático

La época del celo

El celo de las hembras panda comprende 72 horas al año, solo eso. Aunque los panda machos tienen muy claro cuándo esto sucede y no se lo piensan dos veces.

Su mordida

A pesar de que su dieta es básicamente vegetariana, los osos panda tienen una mordida fuerte con grandes molares. De hecho, parece que estos destacan sobre el resto de especies de osos.

No son tan adorables

A pesar de que nos dan ganas de achucharlos cada vez que los vemos, los osos panda no son amigables en lo más mínimo, especialmente si se han criado en estado salvaje. Los de zoos y entornos naturales en los que han tenido contacto con el hombre son diferentes, pero en su hábitat natural son ariscos e incluso agresivos.

Su baby boom

El año en que más crías nacieron y sobrevivieron fue en 2005, concretamente unas 25, lo que si bien no parece un número importante, esto cambia cuando lo comparamos con el año anterior, en el que solo sobrevivieron nueve ejemplares.

Sus excrementos

Se siguen investigando formas de reciclar sus excrementos, ya que cada panda puede producir una media de 20 kilos al día. Se intenta encontrar la manera de usarlo como biocombustible, algo que ya parece estar funcionando.

¿Quién diría que uno de los animales preferidos del mundo guardaría tantos secretos?

  1. Jiménez Pérez I, Vargas A. La extinción de especies: ¿por qué preocuparnos? Sostenibilidad. 2007;
  2. Johnson KG, Schaller GB, Jinchu H. Comparative Behavior of Red and Giant Pandas in the Wolong Reserve, China. J Mammal. 1988;
  3. Zhang S, Pan R, Li M, Oxnard C, Wei F. Mandible of the giant panda (Ailuropoda melanoleuca) compared with other Chinese carnivores: Functional adaptation. Biol J Linn Soc. 2007;
  4. Taylor AH, Zisheng Q. Bamboo regeneration after flowering in the wolong giant panda reserve, China. Biol Conserv. 1993;