Tipos de murciélagos

Los tipos de murciélagos que puedes encontrar a lo largo del mundo se pueden clasificar según su alimentación. Si quieres conocerlos, no dudes en leer, pues son fascinantes.
Tipos de murciélagos
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 08 febrero, 2022

Estos mamíferos, los únicos que tienen la capacidad de volar, sobrevuelan las noches orientándose con su famosa ecolocalización y durmiendo cabeza abajo durante el día. Existen varios tipos de murciélagos que podrás conocer en este artículo según su tipo de alimentación: seguro que muchos de ellos se alejan bastante de la idea típica que se tiene sobre este grupo.

Existen más de 1000 especies de murciélagos diferentes y todas ellas cumplen un papel fundamental en el ecosistema, ya sea controlando poblaciones de insectos, polinizando o diseminando semillas. Si quieres conocer un poco mejor a estos mamíferos alados, sigue leyendo.

Tipos de murciélagos y sus características

Los murciélagos o quirópteros son un orden de vertebrados placentarios que está dividido en un total de 18 familias, que engloban a un total de 1100 especies (el 20 % de los mamíferos). Estas familias se agrupan dos subórdenes:

  • Megaquirópteros: se tratan de murciélagos de gran tamaño que habitan en regiones tropicales y subtropicales de África, Asia y Oceanía. Su visión y olfato están bien desarrollados en comparación con otras especies y se alimentan de materia vegetal, como fruta o néctar.
  • Microquirópteros: este suborden comprende a los murciélagos de menor envergadura, que no dependen de su vista para orientarse porque les basta con la ecolocalización.

En este artículo, sin embargo, verás a distintos quirópteros clasificados por sus hábitos alimenticios. La nutrición de todo animal es una clave importante para ver cómo se ha adaptado al medio en el que vive y cómo contribuye a su equilibro.

Los murciélagos son el segundo orden más amplio dentro de los mamíferos, solo superado por los roedores.

Murciélago nectarívoro

Estos murciélagos se alimentan del néctar de las flores que se abren durante la noche. Para llegar al jugoso fluido que les da la vida, han desarrollado una cabeza con forma afilada y una larga lengua que tiene espículas en la punta. Son grandes polinizadores y se encuentran al nivel de los insectos y aves diurnas en lo que a esta labor ecosistémica se refiere.

De hecho, algunas de estas flores tropicales tienen una campana especialmente diseñada para devolver los ecos de los murciélagos y facilitarles su localización. Cuando el quiróptero mete la cabeza para alcanzar el néctar, se llena la cabeza de polen y lo deposita en la siguiente flor. Sin duda, este es un claro ejemplo de simbiosis, pues ambas partes ganan.

Los murciélagos y la polinización son términos intercambiables.

Murciélago carnívoro

El hábitat de estos quirópteros se extiende desde el sur de México a Perú y Ecuador hasta el centro y el norte de Brasil, Surinam, Guyana, Venezuela y la isla Trinidad. En este grupo se encuentra el quiróptero más grande del Nuevo Mundo, el murciélago espectral (Vampyrum spectrum), con casi un metro de envergadura con las alas abiertas.

De todos los tipos de murciélagos, los carnívoros son los que hacen los grupos más pequeños. Se alimentan de anfibios, reptiles, pequeños pájaros y mamíferos que cazan durante la noche, aprovechando el increíble sigilo de su vuelo.

Murciélago frugívoro

Los murciélagos frugívoros son más dependientes de la visión y el olfato para encontrar su comida, pues se aventuran también durante el día fuera de sus dormideros. Una vez hallan una pieza de fruta que les gusta, la cogen con la boca y se la llevan a otra percha, donde la consumen. Al dejar caer las semillas lejos de su árbol de origen, cumplen una importante función de dispersores.

Un ejemplo de este grupo es el Artibeus jamaicensis o murciélago frugívoro de Jamaica. Durante la noches puede volar entre 10 y 15 kilómetros en busca de árboles donde comer, y si hay escasez de ellos, buscará polen y pequeños insectos como posibles fuentes de energía.

¿Los murciélagos son ciegos?

Murciélago insectívoro

Esta es la forma de alimentación más primitiva de los quirópteros. Los murciélagos insectívoros vuelan por la noche buscando insectos que comer con la ecolocalización, es decir, usando ondas sonoras que emiten por su boca o nariz. Otros prefieren quedarse en una percha, escuchando a los invertebrados que se mueven a su alrededor, esperando para cazarlos por sorpresa.

Algunas especies anidan por cientos en cuevas o refugios y otras hibernan si el clima lo favorece.

Estos quirópteros son grandes controladores de plagas de insectos en sus hábitats. Por desgracia, y al igual que los hematófagos, también pueden transmitir enfermedades a través de los insectos que comen, como la rabia.

Murciélagos hematófagos

Inspiradores de leyendas, estos murciélagos se alimentan de sangre. Tienen un hocico corto y de forma cónica, alas largas con las que se envuelven para mantener el calor durante el sueño y dientes finos y afilados para perforar la piel. También se los llama “murciélagos vampiro“.

Una vez que encuentran un huésped, estos mamíferos pueden aterrizar sobre él o bien acercarse por tierra (son bastante ágiles). Poseen la habilidad de detectar lugares en los que la sangre fluye cerca de la piel a través de la radiación infrarroja. Si la zona tiene pelo, el murciélago lo corta con sus colmillos y después hace una incisión para acceder a la sangre.

La saliva de estos murciélagos contiene sustancias anticoagulantes y que previenen el estrangulamiento de los vasos sanguíneos próximos a la herida. De esta forma, la sangre fluye por la herida y pueden beberla a lengüetazos hasta saciarse.

Cada murciélago vampiro, independientemente de la especie, necesita unas 2 cucharadas de sangre al día para sobrevivir. Esto supone alrededor del 60 % de su peso corporal.

Uno de los tipos de murciélagos.

Los habitantes de la noche están cubiertos por un velo de misterio que alimenta las pesadillas más novelescas. Sin embargo, a la luz de la curiosidad, los tipos de murciélagos y otros animales son, a la par que necesarios, seres que nos cuentan cómo la vida en completa oscuridad también puede ser hermosa.