Tipos de juegos en la piscina con tu perro

Francisco María García · 2 septiembre, 2018
En periodo estival se puede disfrutar de actividades en la piscina que pueden divertir tanto al dueño como a la mascota, al mismo tiempo que se mantiene el tono físico

Los juegos en la piscina pueden ser la idea perfecta para disfrutar del verano junto a tu mascota. Por ello, te proponemos algunas actividades acuáticas que resultan refrescantes y divertidas para compartir en familia durante los días más cálidos.

3 ideas de juegos en la piscina para disfrutar con tus perros

Natación

La natación es un ejercicio completo y de bajo impacto que puede generar beneficios para personas y perros de todas las edades. Hay que recordar que la intensidad y el estilo de natación deben ser adaptados para la condición física y el estado de salud de cada individuo.

Si tu perro disfruta de estar en el agua, la práctica de natación puede ser la actividad física perfecta para tener un peso saludable; la búsqueda del peso ideal mediante la natación sirve para el perro y su dueño.

Otra buena idea para divertirse en verano es organizar una carrera acuática en familia. Con seguridad, a tu can le encantará nadar en compañía de todos sus seres queridos, pero siempre debe haber un adulto vigilando los juegos en la piscina, para prevenir cualquier accidente.

Bañar a tu cachorro en la piscina

También hay que recordar que algunas razas pueden tener cierta dificultad para realizar deportes acuáticos y juegos en la piscina. Para los perros braquicefálicos, por ejemplo, la natación resulta todo un desafío por su propia constitución física. Su hocico es muy ‘achatado’, lo que naturalmente dificulta su respiración y disminuye su capacidad pulmonar.

Buceo canino

Actualmente, muchos perros practican deportes acuáticos e incluso pueden aprender a bucear en aguas abiertas o cerradas. Si nuestro perro ya sabe nadar y le gusta jugar en la piscina, puede ser una excelente idea enseñarle el buceo canino.

Para entrenar el buceo, se necesita tener una piscina mediana o grande que cuente con profundidad suficiente para sumergirse. La piscina deber ser suficientemente profunda para que el perro se pueda tirar de cabeza e introducir todo su cuerpo sin lastimarse.

Otro consejo sobre el nivel de agua en la piscina es que el animal también pueda conseguir alcanzar el suelo al estar de pie, o para ‘empujarse’ a la superficie si es necesario.

Y lo más importante: recuerda que la experiencia de bucear es totalmente nueva para tu perro. Por ello, será fundamental respetar su propio tiempo de adaptación y estimular su aprendizaje con el uso del refuerzo positivo.

Jugar a la pelota en el agua

El tradicional y efectivo juego con la pelota también puede ser adaptado al espacio acuático. Además, enseñar a tu perro a tirarse al agua para buscar la pelota y traerla es el primer paso del entrenamiento de buceo. De esta forma, podemos aprovechar este divertido juego para empezar a preparar a nuestro can para aprender a bucear.

Pelota en la piscina con perros

En la práctica, para hacer estos juegos en la piscina podemos utilizar el juguete favorito de nuestro perro. No necesariamente debe ser una pelota, pero sí es fundamental que el juguete flote en el agua, sea resistente y llamativo. Podemos encontrar una gran diversidad de juguetes acuáticos en las tiendas para mascotas.

Para empezar, nos sentamos al lado del perro y mostramos el juguete; luego lo agitamos para llamar su atención e incentivarlo a perseguirlo. A continuación, lanzamos el juguete al agua y estimulamos al perro a saltar para buscarlo y traerlo de vuelva.

Cada vez que el animal complete la actividad exitosamente le recompensamos con una golosina, una caricia o un elogio, y es que el refuerzo positivo siempre es más eficaz para conseguir el comportamiento deseado

Cuidados al jugar en la piscina con tu perro

Antes de jugar con nuestra mascota en la piscina, hay una serie de pautas a tener en cuenta:

  1. Verificar el nivel de cloro del agua y no dejar que el perro entre en la piscina justo después de aplicar el tratamiento con pastillas de cloro.
  2. Aplicar protector solar para perros en todo su cuerpo, para protegerle de la radiación solar.
  3. Utilizar juguetes aptos para el uso canino, que sean resistentes y tengan un tamaño adecuado al porte y a la edad de tu can.
  4. Colocar el arnés o collar en el perro antes de ingresar al agua y jamás dejarlo jugar solo en la piscina.
  5. Verificar si el perro tiene su cartilla sanitaria actualizada, con todas las vacunas al día.
  6. Reforzar su desparasitación interna y externa con la llegada del verano.
  7. Bañar a tu perro con agua limpia para quitar el cloro de la piscina. Luego, secarlo bien para evitar la humedad de su piel y pelos.