Tiña en cachorros: síntomas y tratamientos

18 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La tiña en cachorros se reconoce como una enfermedad fúngica que se transmite por contacto directo con pelo infectado o restos de piel; el diagnóstico temprano y preciso es clave en su tratamiento

La tiña en cachorros es una afección común. Esto en razón a que a edad temprana no han desarrollado completamente sus capacidades de defensa inmune. Del mismo modo, perros malnutridos o que padecen alguna enfermedad grave –que mine sus defensas– son más susceptibles de enfermar.

Esta enfermedad es una antropozoonosis, es decir, que puede ser transmitida a los humanos. Se presenta con erupción cutánea con costra y picazón; en los humanos, la tiña se muestra como llagas redondas parecidas a anillos.

En este artículo hablaremos sobre cuáles son los síntomas que caracterizan a este padecimiento y el tratamiento que se aplica.

¿Qué produce la tiña?

La tiña resulta de la infección con un parásito fúngico (dermatofito) que coloniza la piel en mascotas y personas. Este parásito se alimenta de queratina, una familia de proteínas que conforman la estructura del cabello, las uñas y la capa externa de la piel.

Existen muchos tipos de dermatofitos, pero la mayoría de los casos de tiña canina son causados ​​por hongos de los géneros Microsporum, Trichophyton y Epidermophyton. La especie más común en la infección canina es el Microsporum canis.

También se ha descrito la infección por Microsporum gypseum. En este caso el hongo es transportado por roedores. Los cachorros pueden adquirirlo al cavar la tierra en espacios donde hay madrigueras de roedores.

Como se mencionó anteriormente, la tiña se propaga fácilmente a los humanos. Especialmente susceptibles son los niños muy pequeños, los ancianos o cualquier persona con un sistema inmunitario deprimido.

Síntomas de la tiña en cachorros

Ha sido reportado que en esta infección el grado de picazón y la apariencia de las lesiones pueden variar de caso a caso. La manifestación de la enfermedad variará dependiendo de la virulencia y el grado de adaptación que presente la especie infecciosa.

El dermatofito vive solamente en pelos que crecen activamente. Los pelos infectados se desprenden y dejan un patrón de pelaje roto. El perro también puede desarrollar llagas con costras que van de leves a severas.

Usualmente, las lesiones se presentan con áreas de cabello roto o con pérdida total de cabello en ‘forma de anillo’. Estos parches sin pelo tienen una superficie escamosa, pueden verse grises o rojizos.

Tiña en perros

En general, las lesiones de tiña aparecen en las patas, cabeza y orejas de los perros, pero pueden extenderse a cualquier parte del cuerpo. Es importante remarcar que los cachorros que padecen infección por tiña no necesariamente mostrarán este patrón distintivo.

Las llagas pueden expandirse sin tener esta conformación en anillos, y pueden verse como una variedad de otras enfermedades, como por ejemplo las alergias cutáneas.

Debemos tener presente que otras afecciones de la piel –más comunes que la tiña– presentan lesiones de aspecto muy similar.

Transmisión de la tiña en cachorros

Se transmite por contacto directo con escamas de la piel o el pelo de personas o animales infectados. El hongo produce ‘semillas’ infecciosas llamadas esporas, que son bastante resistentes y difíciles de eliminar del medio ambiente, y es que pueden vivir durante años.

Sin embargo, solo la piel rota no puede infectarse: un perro con piel sana no contraerá una infección por tiña. El periodo de incubación no es bien conocido, pero algunos autores lo establecen entre dos y cuatro semanas; si el animal está inmunodeprimido. este periodo se acorta.

Algunas mascotas aparentemente sanas –al no presentar ningún síntoma– pueden convertirse en portadoras de la infección. Esto significa que pueden transmitir la infección a otros animales. Una vez que una mascota se infecta, las esporas contaminan el medio ambiente y pueden permanecer infecciosas durante meses.

La tiña se transmite por contacto directo, pero también es transmisible a partir de equipos de aseo contaminados.

Diagnóstico de la tiña

Nunca se debe diagnosticar la tiña solo en base a las lesiones que presente el individuo. Esta mala costumbre acarrea diagnósticos erróneos y la exposición innecesaria a un tratamiento antifúngico que tiene toxicidad para el cachorro.

Tiña en canes

Por otro lado, si se diagnostica la infección en una mascota de la casa, todas deben ser tratadas, ya muestren signos o no. Idealmente, las mascotas infectadas deben ser puestas en cuarentena de aquellas que no muestran signos de la enfermedad.

Tratamiento de tiña en perros

Si crees que tu perro tiene tiña, deberás llevarlo al veterinario, ya que necesitará diagnóstico y tratamiento. Solamente así lograrás que sane y evitarás que el hongo se propague a las personas y otras mascotas de tu familia.

El diagnóstico temprano hace posible que el tratamiento aplicable sea menos agresivo y que disminuya la posibilidad de contagios. En ocasiones, puede ser suficiente con mejorar el sistema inmunológico del animal afectado.

Habitualmente, el tratamiento consta de la aplicación de un fungicida tópico en forma de pomada, polvos o loción en el cuerpo entero del animal afectado. Solamente en casos más avanzados y de mayor severidad se utiliza un antifúngico sistémico.

Es importante que ante la sospecha de tiña en cachorros visites a tu veterinario para recibir asesoramiento y tratamiento. La limpieza del entorno del hogar para eliminar las esporas requiere consejo experto.

  • Nardoni, S., Mugnaini, L., Papini, R., Fiaschi, M., & Mancianti, F. (2013). Canine and feline dermatophytosis due to Microsporum gypseum: a retrospective study of clinical data and therapy outcome with griseofulvin. Journal de mycologie medicale, 23(3), 164-167.
  • Olivares, R. C. Ringworm Infection in Dogs and Cats (24-Jun-2003). Recent advances in canine infectious diseases. Publisher: www. ivis. org., Ithaca, New York, USA.
  • Wright, A. I. (1989). Ringworm in dogs and cats. Journal of small animal practice, 30(4), 242-249.