Influencia de las mascotas en la vida humana

9 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Los animales de compañía llevan formando parte de la sociedad desde hace siglos. Sin embargo, hace poco tiempo que la ciencia ha decidido investigar los efectos positivos de la influencia de las mascotas en la vida humana

Desde tiempos inmemoriales, la presencia de mascotas o animales de compañía en la vida humana ha quedado plasmada en numerosos registros. La influencia que las mascotas han ejercido sobre los humanos ha llenado páginas de libros, artículos y demás medios de divulgación.

Origen de la influencia de las mascotas

Remontándose a la relación humano-mascota más antigua, la relación humano-perro es confirmada a partir de evidencias arqueológicas. En concreto, se han obtenido pruebas de que la domesticación del perro ocurrió al final del último período glacial.

En esa época, los humanos se dedicaban a la caza y recolección, y eran nómadas, así que no tenían una residencia permanente. La domesticación parece que fue el resultado de un proceso de interacción entre ambas especies que duró decenas de miles de años.

Los antepasados de los perros establecieron una interacción con los humanos basada en la protección, aporte de alimento y refugio, que derivó en coevolución y cooperación. Actualmente, en la cultura occidental se ha incrementado el número de hogares que tienen al menos un perro o un gato, así como los hogares multimascota.

La ciencia y la interacción humano-mascota

En el pasado, la ciencia no había dado importancia a la interacción existente entre un humano y su mascota. Según la visión darwiniana, una mascota en la ciudad no acarrea ningún beneficio observable. Suponen un incremento del gasto económico y de tiempo al demandar comida, cuidados o atención, entre otros.

Pese a ello, las personas siguen adoptando o incorporando una mascotas a su núcleo familiar, y es que son considerados un miembro más de la familia. Y la ciencia ha tomado nota de la importancia de la presencia de estos animales en la vida humana.

Perro con familia

¿Qué obtienen las personas de la relación con mascotas que ignoran las consecuencias económicas?

Esta pregunta es la que se intenta responder en los últimos años. En las últimas tres décadas se ha estudiado detalladamente las relaciones entre personas y animales de compañía. Su estudio se ha iniciado desde diferentes disciplinas y campos científicos, como pueden ser la psicología, la antropología o la historia.

La antrozoología es una disciplina que ha generado un gran interés en la sociedad. Esto ha provocado la aparición de revistas científicas enfocadas en este nuevo campo, así como la institución de diferentes asociaciones.

Una de estas asociaciones es la Human Animal Bond Research Institute (HABRI), enfocada en la divulgación fidedigna sobre estudios científicos relacionados con esta temática; recoge donaciones para fomentar la investigación. Además, las universidades de Estados Unidos han instaurado cursos de posgrado relacionados con esta temática.

Por ello, algunos autores se han enfocado en el nivel molecular y han sugerido que la hormona oxitocina es un factor relevante a la hora de responder a esta pregunta. Esta hormona permite establecer lazos de confianza entre personas, así como entre humanos y animales.

Algunos de estos estudios han demostrado que los perros tienen la capacidad de mantener la mirada con las personas. El establecimiento de la mirada recíproca es importante en las relaciones para afianzar la confianza. Como dijo el filósofo Martin Buber, «los ojos de un animal tienen el poder de hablar un gran lenguaje»·

La oxitocina interviene entonces en el establecimiento de la vinculación social. Sin embargo, su papel aún no está del todo desentrañado, ya que es demasiado complejo. No obstante, ha dado lugar a la creación de un nuevo término, el ‘efecto mascota’.

Efecto mascota

Efecto de la influencia de las mascotas

El efecto mascota hace referencia a la idea de la influencia positiva que ejerce en las personas el vivir con un animal. Diferentes estudios han registrado un beneficio para la salud, como por ejemplo el incremento de la supervivencia tras sufrir infartos.

También se registró que favorecen el incremento de relaciones sociales, fortalecen la autoconfianza en las personas y disminuyen los niveles de triglicéridos y cortisol, así como de la presión arterial. En resumen, permiten varios tipos de estimulación sensorial positiva que pueden estar relacionados con la liberación de oxitocina y el afianzamiento de la relación humano-mascota.

A nivel científico, puede decirse que la influencia causada por la compañía de una mascota comprende aspectos fisiológicos, terapéuticos y psicosociales. Se ha observado que todas aquellas personas con mascota incrementan su actividad física, y esto se refleja de manera positiva en su salud.

Paseando al perro por la playa

Por ello, la presencia de una mascota es un beneficio para personas de todas las edades. De los diferentes animales de compañía que pueden encontrarse, el perro o el gato están incluidos en esa lista.

En pocas palabras, la influencia de las mascotas en la vida de los seres humanos aporta beneficios a corto y largo plazo. Los animales son considerados un miembro más de la familia, y es que llenan el hogar de risas y felicidad, así que… ¡pon una mascota en tu vida!