Setter gordon: el perro de muestra más bello

Laura Huelin · 22 mayo, 2018
Los orígenes de este can están relacionados con la caza, si bien comenzaron a hacerse populares por los concursos de belleza, en los que sobresalían tanto su atractivo pelaje como su altura

A primera vista, el setter gordon, también conocido como setter escocés, llama la atención por su belleza. Su lustroso pelo y sus colores vivos eclipsan, sin embargo, una personalidad igualmente brillante y excepcional.

Historia del setter gordon

La historia del setter gordon está muy ligada a la historia de otros perros parecidos: sus orígenes están en la caza, como perros de muestra. Esto quiere decir que su trabajo principal era señalarle a los cazadores dónde estaban las presas e ir a buscarlas una vez eran abatidas.

Por eso, el setter gordon se crió en los montes y afinando sus sentidos, como el olfato y el oído. Sin embargo, cuando las exposiciones de perros empezaron a hacerse populares, la belleza de la planta y el pelo de los setter fueron irresistibles.

Así, el setter gordon pasó a convertirse en un perro de belleza y de compañía. Su vitalidad y su capacidad de trabajo, sin embargo, no las ha olvidado.

Características del setter gordon

El setter gordon es un perro de tamaño mediano y aspecto cuadrado: macizo debido a su pelo largo pero esbelto, de extremidades largas y cuello majestuoso. En cuanto al peso, los ejemplares sanos se sitúan entre los 25 y los 30 kilogramos; en cambio, hasta la cruz miden alrededor de 60 centímetros.

Estas proporciones resultan en un perro ágil, ligero y alto. Las extremidades son alargadas y tiene una espalda estrecha, que ayudan a crear un movimiento armonioso y elegante cuando camina o corre.

Setter gordon: comportamiento

La cabeza es ligeramente alargada y tiene el morro cuadrado. Las orejas son de inserción baja y las lleva caídas a los lados de la cabeza, pero no son alargadas ni demasiado grandes. La trufa siempre es negra.

La cola es larga y la lleva recta, y en reposo la lleva alzada por debajo de la línea de la espalda. En su base es gruesa y se va afinando hasta llegar a la punta.

La característica más llamativa del setter gordon, sin embargo, es su manto. El pelo de la cabeza, de la parte delantera de las extremidades y de la parte superior de las orejas es corto y fino. En el resto del cuerpo, el pelo es largo, y en el vientre, en la parte posterior de las extremidades y en la cola forma flecos.

Solamente puede aparecer en la combinación negro y fuego: es de color negro en todo el cuerpo, pero tiene manchas de color dorado en las patas, el pecho, el morro y en las cejas. Para los criadores son muy codiciados los ejemplares con pequeñas manchas blancas.

Comportamiento del setter gordon

Todos los perros de muestra son animales inteligentes, y el setter gordon no iba a ser una excepción. Este animal es inquieto y activo física y mentalmente: necesita tanto paseos de calidad para hacer ejercicio físico como juguetes interactivos que le estimulen la inteligencia y le hagan pensar.

El setter gordon tiene un carácter dulce, amigable y está deseoso de complacer a los humanos que forman su familia. Tienen buen trato en general con todos los humanos, incluidos los niños; y con otros perros.

No son animales ladradores y en un ambiente equilibrado donde sus necesidades estén cubiertas, tienen en general buen comportamiento. Sin embargo, no es un perro que tolere ser obligado a obedecer, por lo que una educación enfocada en positivo que busque su colaboración, y no su sumisión, será un éxito.

Setter gordon: historia

En general, no son perros guardianes ni protectores de su familia, aunque dependerá de cada perro concreto y la educación que haya recibido. No son perros territoriales que ahuyenten a los extraños, aunque a veces su sola presencia, gracias a su altura, es suficiente para alejar a los intrusos.

Cuidados del setter gordon

La mayor parte de los cuidados que necesita el setter gordon están relacionados con su pelo: este es fino y delicado. Necesita que sea peinado con frecuencia para deshacer los nudos que se pueden formar, además de retirar los pelos caídos. Es aconsejable aplicar champús especiales para pelo fino que le ayuden a hidratarlo y mantenerlo sano.

En cuanto a salud, es una raza de perro generalmente sana. Sin embargo, su tamaño y altura le hacen propenso a sufrir displasia de cadera o torsión de estómago, por lo que es necesario hacer visitas regulares al veterinario para tener siempre su estado de salud controlado.

El setter gordon, como otras razas parecidas, empezó su vida trabajando en los montes. Sin embargo, y gracias a su belleza, muchos dejaron de trabajar para convertirse en perros de compañía. Entonces se descubrió su gran carácter y pasaron a formar parte permanente en nuestras familias.