¿Se puede enseñar a un gato a dar la pata?

Si bien los canes tienen un carácter y comportamiento muy diferentes a los felinos, estos pueden coincidir a la hora de realizar esta acción; con paciencia y la utilización de recompensas es posible lograrlo

Aunque perros y gatos son las mascotas más conocidas, y también las que más se ven en los hogares, ambas especies difieren mucho la una de otra. Se cree que los perros son adiestrables, mientras que los gatos no. ¿Es esto cierto? ¿Se puede, por ejemplo, enseñar a un gato a dar la pata?

Es posible enseñar a un gato a dar la pata

Si tienes un gato y quieres enseñarle algunos trucos para presumir delante de tus amigos y para disfrutar más de la convivencia con tu mascota, tenemos que decirte que sí, que es posible hacer esto. Puedes enseñar a un gato a dar la pata, así como otros trucos. Estos son los pasos a seguir:

Consigue un clicker

Un clicker es un pequeño artilugio de plástico que tiene una pequeña tira de metal y que al apretarlo hace  el sonido de un click. ¿Para qué sirve? Para que si lo usas de la manera adecuada, tu gato puede aprender mucho más rápido cualquier cosa que quieras enseñarle.

La idea está en asociar el sonido del clicker con una recompensa. Podrías, por ejemplo, decirle que te dé la patita y hacer click. Obviamente, no lo conseguirás a la primera. Puedes coger su pata para que entienda lo que quieres y enseñarle la recompensa para que tenga una motivación.

Empieza a adiestrarlo cuando tenga hambre

Las recompensas, que suelen ser golosinas o comidas, deben ir incluidas en el aprendizaje, pues es la única manera de motivar al animal para que obedezca. Claro, si el gato ha comido hace poco, lo más normal será que la recompensa no le atraiga en absoluto y que pueda hacer caso omiso de tus órdenes.

No obstante, si comienzas el adiestramiento cuando el animal aún no ha comido, será mucho más fácil que, primero, le atraiga la recompensa y, segundo, que centre su atención en ti y en lo que le estás enseñando.

Debe estar relajado

No solo debes tener en cuenta que el gato no haya comido recientemente, sino que, además, debe ser a una hora en la que está relajado, aunque no dormido. Un gato nervioso o estresado no tendrá capacidad de concentración y, por tanto, no atenderá a tus peticiones.

Gato da la mano

Haz sesiones cortas

No olvides que tu gato no es una persona y que su capacidad de concentración está muy por debajo de la nuestra. Por ello, debes intentar que las sesiones sean cortas, de unos cinco minutos. Si tu gato ha hecho algunos esfuerzos, aunque solo sea por intentar entenderte, dale un premio, que será diferente al de los entrenamientos, déjalo descansar unos 10 minutos y vuelve a intentarlo.

Elige el lugar

Este punto también es muy importante, pues el lugar debe estar despejado, no debe hacer ni demasiado frío ni demasiado calor y, por supuesto, no tiene que haber distracciones. Ruidos o movimientos pueden desconcertar al gato fácilmente y la sesión no se llevaría a cabo.

Relaciona el premio con la obediencia

Y este es el paso más importante. ¿Cómo usar el click, la orden y el premio para que el gato lo relacione? Toma la pata de tu gato mientras le dices la palabra elegida para la orden; recuerda que debe ser una palabra corta y mejor si solo tiene una vocal. En este caso, la palabra ‘pata’ es más que suficiente.

Premiar gato

Mientras sostienes la pata del animal, haz click y dale un premio a tu gato. Intenta ahora hacerlo sin cogerle la pata. Podrías, tal vez, solo darle unos golpecitos en esta para que entienda lo que quieres. Haz click y espera a su reacción. Esta vez no le des premio si no te ha dado la patita.

Poco a poco, y siguiendo una serie de repeticiones durante varios días, lograrás enseñar a un gato a dar la pata. ¿Quién dijo que solo los perros podrían aprender trucos y órdenes? La inteligencia de los gatos es igual que la de los canales, por lo que tienen capacidad más que suficiente para aprender las mismas cosas que ellos. ¿Te animas a probarlo?

Te puede gustar