Sarna en conejos: síntomas y tratamiento

Yamila · 24 noviembre, 2018
Esta es una de las enfermedades que puede afectar gravemente a la salud de tu conejo.

Existen muchas enfermedades ‘compartidas’ por varias mascotas, pero no siempre los síntomas y tratamientos son iguales. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre la sarna en conejos.

Qué es la sarna en conejos

Aunque los conejos suelen ser bastante resistentes a las enfermedades, en algunas ocasiones pueden contagiarse ciertos virus o bacterias. En el caso de la sarna, es más común en animales que viven en zonas calurosas, húmedas y rurales que en espacios urbanos o con inviernos bien marcados.

Incluso, es más probable que un conejo se contagie sarna si vive hacinado o en condiciones de poca limpieza y cuidados, como puede pasar en una granja o criadero no legislado.

La sarna en conejos es muy contagiosa, no solo entre animales de la misma especie, sino también de otras como los perros y los gatos.

Conejo con sarna.

El principal medio de contagio de la sarna es el contacto directo con un animal infectado. Una vez que aparece, se propaga rápidamente. También los parásitos pueden ‘viajar’ a través de diferentes telas (por ejemplo la ropa de una persona o una manta) y hasta por el viento. ¡Además son minúsculos y casi imposibles de ver!

El responsable de esta enfermedad es un ácaro: los machos pueden saltar (como las pulgas) y las hembras se encargan de crear surcos en la dermis donde poner sus huevos. Su capacidad reproductora es asombrosa y si bien solo viven tres semanas, pueden dejar una descendencia de millones de ejemplares.

Síntomas de la sarna en conejos

Los conejos pueden ‘camuflar’ los síntomas y cuando nos damos cuenta la enfermedad está bastante avanzada. La mejor manera de identificar la sarna es revisar con frecuencia el pelaje de tu mascota (principalmente la cabeza) y prestar atención a ciertos cambios de comportamiento. Los principales síntomas de la sarna en conejos son:

  • Aparición de costras blancas en diferentes partes del cuerpo, entre ellas las orejas, alrededor de ojos, nariz o boca y entre los dedos de las patas.
  • Mal olor generalizado
  • Caída de pelo fuera de la época de muda (usualmente en primavera)
  • Grietas en la piel, en ocasiones con sangrado
  • Rascado excesivo y nervioso que produce heridas o úlceras
  • Acumulación de cerumen, costras, otitis (en el caso de sarna auricular)
  • Decaimiento
  • Pérdida de apetito
  • Engrosamiento de la dermis
  • Comportamiento nervioso, problemas para dormir, tics

Cómo tratar la sarna en conejos

Exploración de un conejo.

Ante la menor duda de sarna en tu mascota es muy importante que la lleves al veterinario para que pueda indicar un tratamiento adecuado. Probablemente realice ciertos estudios que incluyan un raspado de la piel y cultivo para confirmar de que sean ácaros y de qué tipo (puede ser Scabei sarcoptes, Psoroptes, Notoedres, Demodex o Choriptes).

El tratamiento más común para la sarna en conejos es con inyecciones de un medicamento especial. La dosis y las repeticiones serán indicadas por el veterinario. También es habitual acompañar el tratamiento con un antiparasitario por vía oral (pastillas).

Los dueños a su vez tendrán que cumplir con hábitos de higiene muy estrictos, principalmente en la jaula y zonas donde el conejo pasa habitualmente el tiempo. Además, para que las heridas producidas por la sarna curen más rápido se le debe aplicar un tratamiento tópico especial con un medicamento llamado benzoato de bencilo.

Si tienes más de un conejo, te aconsejamos que no los dejes juntos cuando uno de ellos está infectado de sarna, porque puede contagiar a los demás.

Y para prevenir la aparición de esta enfermedad, además de la higiene completa del hogar y del recinto de los animales, te recomendamos que coloques productos antiácaros en su jaula y que elimines los restos de pelo muerto que se le caen al animal.

De esta manera será más fácil erradicar al ácaro y evitar que la enfermedad se propague entre todas nuestras mascotas.