¿Los rottweiler se comportan bien con los niños?

28 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los rottweiler fueron de las primeras razas de perros en trabajar en las fuerzas policiales y militares. A menudo, las personas se preguntan si son adecuados para un entorno familiar. Si tienen el potencial de ser tan contundentes e intimidantes, ¿es posible que se integren bien viviendo con niños?

En el caso de adquirir un rottweiler, al igual que ocurre con cualquier mascota poderosa, es importante hacer los deberes y asegurarte de llevar un animal seguro a tu hogar.

Históricamente, estos animales fueron criados como perros de servicio –perros policías y de trabajo– son animales inteligentes y leales. Estas cualidades hacen del rottweiler un magnífico perro de familia.

Es importante resaltar, sin embargo, la necesidad de un entrenamiento adecuado. Dada la sensibilidad y la fuerza de esta raza, el descuido en el entrenamiento puede impedir que sean aptos para un hogar con niños y otros animales.

Rottweiler como perro potencialmente peligroso

En el año 2002, en España se promulgó el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, que estipula el régimen jurídico de la tenencia de perros potencialmente peligrosos.

Los criterios para tipificar las razas dentro de esta denominación –que incluye al rottweiler– fueron una serie de características físicas. Así es que, por ley, los perros que han recibido esta clasificación deben cumplir unas normas para convivir en espacios públicos.

¿Existe evidencia objetiva sobre el potencial peligro que represente la raza rottweiler?

La mordedura canina es uno de los riesgos más importantes desde que el hombre interacciona con el perro. Actualmente, y debido a una serie de sucesos con desenlace fatal en estos últimos años, se han convertido en un tema de gran actualidad. Este tópico requiere un estudio detenido para conocer objetivamente:

  • La incidencia de este problema sobre la población.
  • Los factores de riesgo implicados.
  • Los pasos previos esenciales para poder realizar una auténtica labor de prevención que disminuya estos accidentes.

En España solo hay algunos estudios preliminares en los que se abordan la incidencia y ciertos factores de riesgo. Hasta la fecha no se han llevado a cabo estudios epidemiológicos completos, por lo que los datos que se manejan en reportes sobre este tema corresponden mayoritariamente a otros países.

En opinión de los expertos, a nivel global, existe un subregistro de la ocurrencia de ataques caninos. Al parecer, se ha detectado un sesgo que hay que reportar mayoritariamente: los incidentes en los que están implicados perros de las razas consideradas más peligrosas.

Niño con rottweiler tumbado

Principales razones para el sub-registro de incidentes de mordeduras

Según publicaciones especializadas, entre las posibles causas del reporte incompleto de incidentes cuentan:

  • Que sea el dueño la víctima de la mordedura.
  • No esté en regla la situación epidemiológica con respecto a vacunas antirrábicas.
  • La mordedura no sea atendida por el médico.
  • La mordedura no sea notificada por el médico.
  • Los informes de observación no sean remitidos por el veterinario.
  • Las notificaciones solo se hagan en caso de mordedura por algunas razas de perros.
  • Las notificaciones solo se hagan en caso de que el animal no esté vacunado contra la rabia.
  • Que la víctima desestime ser atendida.
  • Que priven factores culturales y psicológicos.

Un perro perteneciente a cualquier raza puede mostrar un comportamiento agresivo y, por tanto, morder a una persona

¿Existe verdaderamente una asociación entre la raza rottweiler y la incidencia de mordeduras?

La raza del perro agresor es uno de los aspectos más polémicos que la legislación ha abordado de una forma concreta. Las razas de perros con reputación de comportamiento agresivo, como el pastor alemán, parecen estar frecuentemente implicadas en las mordeduras. Sin embargo, estos datos hay que tomarlos con precaución. Por ejemplo, para muchas personas el pastor alemán puede ser cualquier perro grande y de color oscuro.

Otras razas citadas son: chow-chow, bull terrier, rottweiler y ciertos cruces. Además, las razas pit bull, rottweiler, pastor alemán, husky, alaskan malamute, akitas e híbridos de lobo están relacionadas con la mayoría de ataques con desenlace mortal.

Es lógico que estas razas sean las causantes de la mayoría de los ataques mortales debido a su gran tamaño y peso. Además, las razas más implicadas son perros de presa que, generalmente, causan grandes destrozos con sus mordeduras.

Actualmente, si bien se reconoce que la raza es un factor predisponente en la aparición de un problema de agresividad hacia las personas, también se reconoce que existen otros factores que influyen en la presentación del problema.

Niña y rottweiler

Idoneidad de las razas más apropiadas para convivir con niños

Hay variedad de opiniones en los estudios respecto al historial previo de comportamiento agresivo del perro. Al igual que hay autores que confirman que los perros implicados en ataques han agredido anteriormente alguna vez, existen otros que reportan mayor incidencia en ataques por primera vez. En lo que sí hay consenso es en que aproximadamente la mitad de los perros implicados en ataques mortales tenían una historia previa de agresión.

Dado el hecho de que estos porcentajes sean tan elevados, se sugiere que los perros con un historial previo de agresión no sean los más apropiados para convivir en una familia con niños.

Aunque es infrecuente, las mordeduras de perros representan una causa de mortalidad. Esta realidad no debe despreciarse por el impacto social que suponen y porque afectan principalmente a niños.

El número de muertes por mordeduras de perros se mantiene constante con el paso de los años, lo que supone entre 15 y 18 muertes al año en Estados Unidos.

  • Duffy, D. L., Hsu, Y., & Serpell, J. A. (2008). Breed differences in canine aggression. Applied Animal Behaviour Science, 114(3-4), 441-460. https://topdogtips.com/wp-content/uploads/2017/05/Breed-Differences-in-Canine-Aggression.pdf
  • Beauchamp, R. G. (2011). Rottweilers for Dummies. John Wiley & Sons.
  • Wells, D. L., & Hepper, P. G. (2012). The personality of “aggressive” and “non-aggressive” dog owners. Personality and Individual Differences, 53(6), 770-773.
  • Palacio, J., León, M., & García-Belenguer, S. (2005). Aspectos epidemiológicos de las mordeduras caninas. Gaceta Sanitaria, 19, 50-58.
  • Rosado, B., García-Belenguer, S., León, M., & Palacio, J. (2009). A comprehensive study of dog bites in Spain, 1995–2004. The Veterinary Journal, 179(3), 383-391.
  • Cornelissen, J. M., & Hopster, H. (2010). Dog bites in The Netherlands: a study of victims, injuries, circumstances and aggressors to support evaluation of breed specific legislation. The Veterinary Journal, 186(3), 292-298