Remolque de bicicleta para pasear tus perros

Yamila · 21 diciembre, 2018
Si tu mascota es todavía un cachorro, es demasiado mayor o padece algún problema de salud, un remolque de bicicleta para perros puede convertirse en tu mejor aliado en cuanto a movilidad se refiere

Pasear con tu perro es una experiencia muy bonita, pero hay veces en las cuales queremos hacer más ejercicio y nuestro mejor amigo no es demasiado atleta. En ese caso, te recomendamos que uses un remolque de bicicleta. De esta manera, ambos estaréis al aire libre disfrutando del paseo.

¿Remolque de bicicleta para perros?

Sí, así como lo has leído. Podemos comprar un remolque de bicicleta para llevar a nuestra mascota durante los paseos, más seguro y menos cansado que obligarle a que siga nuestros pasos (o nuestros pedaleos).

Andar en bicicleta con un perro puede ser algo peligroso o complicado, principalmente si el animal no está en buen estado físico, aún no ha aprendido ciertas reglas o es demasiado anciano como para seguirnos el ritmo.

Además, algunos canes no tienen la disciplina necesaria para correr al lado de su dueño montado en una bici. O quizás prefieres llevarlo en un remolque hasta un sitio específico –por ejemplo la playa o la montaña– y allí sí dejarle que corra a sus anchas y lo pase de maravilla.

Un remolque de bicicleta es un habitáculo con ruedas y ventanas semitransparentes que cuentan con un enganche universal para el eje trasero de la bici. En el interior puede tener alfombrilla antideslizante, contar con laterales de vinilo para proteger al animal del viento o la lluvia y algunos ofrecen un kit que lo convierten en un carrito (como el de los bebés), ideal para aquellos que además de bicicleta quieren salir a correr.

Remolque de bici para perros

¿Por qué usar un remolque de bicicleta para perros?

Existen muchos motivos por los cuales podemos elegir esta opción para salir de paseo o ejercitarnos acompañados de nuestras mascotas:

1. Si tu perro no sabe correr a tu lado

Cuando son cachorros todavía no tienen esa resistencia necesaria –y tampoco la disciplina suficiente– y cuando son adultos quizás no cuentan con buen estado físico como para correr a tu lado sin problemas.

2. Si el recorrido es extenso

Supongamos que tu mascota está acostumbrada a ejercitarse, pero en tramos cortos de pocas calles. ¿Qué sucede si queremos llevarlo a un sitio más alejado? ¡No podría llegar a la meta!

3. Si a tu mascota no le agrada el ejercicio

Quizás es anciano, está excedido de peso o su raza no es ‘compatible’ con el ejercicio físico, como sucede con los perros braquicéfalos o los que tienen patas cortas (como el corgi). En esos casos, será mejor que los montes en un transporte especial y vayan contigo resguardados.

4. Si tu can tiene problemas de salud

No solo por la edad avanzada, pues también puede ocurrir que haya tenido una enfermedad reciente o aún se esté recuperando de un accidente o una operación. Eso no significa que deba dejar de lado los paseos al aire libre. Un remolque de bicicleta es ideal en estos casos.

Pasear en bicicleta con perro

¿Qué características debe tener un remolque de bicicleta?

Si te has convencido de que un remolque de bicicleta para perros es la mejor solución para ti y tu mascota, el siguiente paso es comprar aquel modelo que sea el más adecuado. Algunas cuestiones que se deben tener en cuenta son:

1. Tamaño

Los remolques de bicicleta para perros vienen en diferentes tamaños y capacidades, según como sea el animal. Igualmente, estos carros suelen ser usados para canes pequeños, como caniches o yorkshires. También ten en cuenta el peso que soporta, usualmente hasta 20 kilos.

2. Enganche

Casi todos los remolques cuentan con un enganche universal, una pieza metálica que se atornilla a la rueda trasera. Pero, además, se recomienda que cuente con una correa de seguridad o sujeción secundaria en caso de accidentes.

3. Calidad

Esto es fundamental, ya que la idea es que dure varios años y no que se rompa a las pocas semanas de uso. Además, un remolque de calidad es más seguro para tu mascota y para ti. Que tenga ruedas robustas, marco sólido y habitáculo resistente son algunos de los requisitos.

Por último, si no tienes demasiado espacio en casa para guardarlo, opta por un modelo que se pueda plegar y guardar en cualquier sitio (incluso debajo de la cama o detrás de un mueble). Y no te olvides de incluirle ciertos accesorios de seguridad como pueden ser reflectores, banderas de seguridad o incluso luces intermitentes si paseas de noche.

Amat, M., Hervera, M., Baucells, M., & Manteca, X. (2009). Factores ambientales implicados en el control de la conducta del perro y del gato : alimentación , manejo y ejercicio. Clin. Vet. Peq. Anim -AVEPA.