9 razones por las que cambia el color del pelo de los gatos

El cambio en el color del pelo de los gatos no solo ocurre por una enfermedad, sino que también podría ser ocasionado por diferentes factores en su vida cotidiana.
9 razones por las que cambia el color del pelo de los gatos
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Los gatos son unas de las mascotas más famosas en todo el mundo, pues su peculiar conducta y su hermosa apariencia conquistan los corazones de muchas personas. Sin embargo, sin el cuidado adecuado, las características tan llamativas podrían perderse. Un ejemplo de esto es el cambio de color en el pelo de los gatos.

Una vez que han nacido los gatos, su pelo se mantiene con el mismo color durante la mayor parte de su vida. No obstante, existen algunas razones por las que pueden llegar a cambiar su aspecto de manera súbita. Sigue leyendo este espacio y descubre por qué ocurre este fenómeno.

¿Por qué cambia el color del pelo de los gatos?

Los genes son los encargados de definir la apariencia, las características y parte del temperamento de los gatos. Esto incluye el color del pelaje e incluso la tonalidad de sus ojos. A pesar de ello, varias situaciones externas como la vejez, las enfermedades o la calidad de vida podrían modificar su apariencia en cierto grado.

De manera general, la pigmentación en el pelo de los felinos es producida por dos proteínas principales: la eumelanina (colores oscuros) y la feomelanina (colores rojos-naranjas-amarillos). La variación en la cantidad de ambos es lo que genera la gran gama de colores que existe en la actualidad. No obstante, la presencia de estos pigmentos puede ser alterada por diversas situaciones a lo largo de la vida del gato.

Entre las principales razones por las que cambia el color del pelo de los gatos se encuentran las siguientes.

1. Condiciones genéticas

Como se mencionaba más arriba, el color del pelaje se encuentra predeterminado por los genes del felino. Sin embargo, también existen otros genes que afectan de manera indirecta la tonalidad de su pelaje e incluso pueden cambiarlo. Un ejemplo de esto es el manto peculiar del gato siamés, el cual se vuelve más oscuro si la temperatura de su cuerpo baja.

En otras razas el efecto de los genes es un poco más sutil, de manera que el cambio en su coloración no es tan drástico o visible. Esto se debe a que solo aumenta o disminuye la intensidad de la pigmentación del manto. Por lo tanto, puede pasar desapercibido por completo.

gato color naranja

2. Condiciones ambientales

Es importante remarcar que el pelaje de todos los animales nace de pequeños folículos que lo nutren y fomentan su crecimiento. El problema es que estas estructuras se encuentran expuestas casi todo el tiempo a las inclemencias del ambiente. Debido a ello, cosas como los cambios en la temperatura, la suciedad, el contacto con sustancias tóxicas o los baños frecuentes podrían afectar su desarrollo.

Dichas situaciones pueden ocasionar que el pelo pierda brillo o se vuelva más áspero, de modo que se percibe un cambio en su coloración general. Por lo común, este tipo de alteraciones son transitorias y se resuelven al eliminar al factor causante. Claro está, siempre que no deje secuelas o daños permanentes en los folículos.

3. Vejez

La vejez es producida por el desgaste físico y metabólico que se le ha ocasionado al cuerpo a lo largo de los años. En consecuencia, muchos mecanismos biológicos naturales como el crecimiento del pelo, la reparación de tejidos o la capacidad cognitiva son bastante alterados. Esta es la razón por la que el pelaje de los gatos podría experimentar la pérdida del pigmento o la presencia de canas (pelos sin color).

4. Nutrición

Al igual que ocurre con su salud general, una mala nutrición en el felino puede ocasionar problemas y cambios en su pelaje. La piel precisa de un suministro adecuado de proteínas, ácidos grasos, minerales y vitaminas para lograr producir el pelo. Si no obtiene los nutrientes necesarios, el manto comienza a lucir áspero, traslúcido y débil, lo que cambia por completo la apariencia del felino.

5. Exceso de sol

El sol un elemento esencial para el desarrollo normal de varios animales, ya que la radiación ayuda a asimilar ciertos nutrientes como la vitamina D. En dosis moderadas, los gatos obtienen ciertos beneficios al exponerse a los rayos solares. No obstante, el exceso de la radiación daña la piel y los folículos del pelaje, lo que podría ocasionar un cambio en el color del pelo.

Gato acostado sobre un banco, al sol.

6. Estrés

El estrés es una respuesta natural de los gatos que les permite preparar su cuerpo para enfrentar cualquier peligro. Sin embargo, algunos problemas conductuales o los malos cuidados por parte de los tutores podrían desencadenar una situación de estrés crónico perjudicial. Esto impacta en el metabolismo del felino, lo que podría cambiar el color y el aspecto general de su pelaje o incluso provocar su caída (alopecia).

7. Problemas hormonales

Las hormonas son en realidad un tipo de moléculas mensajeras que regulan y propician varios procesos metabólicos, dentro de los que se encuentra el crecimiento del pelo. Por esta razón, cualquier problema hormonal, como el hipertiroidismo, el hipotiroidismo o la diabetes, podría ser una de las razones por las que el color del pelo de los gatos cambia.

8. Enfermedades secundarias

Diferentes patologías que afectan a los gatos pueden alterar la apariencia de su pelaje. Esto es debido al desgaste que sufre el cuerpo, por lo que existe cierta falta de nutrientes y una inestabilidad metabólica. En consecuencia, la piel no recibe el mismo suministro de recursos y se produce un ligero cambio en el color, el brillo y la textura del pelo.

Una de las razas de gatos más delicadas.

9. Vitiligo

Los gatos también son susceptibles de padecer vitiligo, el cual ocasiona una despigmentación crónica de la piel y el pelo. Aunque los casos en felinos domésticos son muy raros, la raza siamés es la que más casos tiene reportados. Se cree que esta enfermedad podría ser producida por varios factores, pero aún se desconoce mucho del mecanismo patológico.

Como te podrás dar cuenta, existen muchas razones por las que el color del pelo de los gatos cambia y no siempre están asociadas a las patologías. Sin embargo, el simple hecho de que la apariencia de la mascota se modifique de manera súbita, indica que algo malo existe dentro de su organismo. Así que lo mejor es acudir de inmediato con un veterinario para que lo revise. No pases por alto las señales de alerta y cuídalo bien.

Te podría interesar...
13 cualidades de los gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
13 cualidades de los gatos

Son muchas las cualidades de los gatos que nos dejan fascinados: inteligentes, hábiles, sociables, independientes... ¿No son increíbles?



  • N.A., V.N. ILJIN. (1930) TEMPRATURE EFFECTS ON THE COLOR OF THE SIAMESE CAT, Journal of Heredity, Volume 21, Issue 7, Pages 309–318, https://doi.org/10.1093/oxfordjournals.jhered.a103354
  • Giebel, L. B., Tripathi, R. K., King, R. A., & Spritz, R. A. (1991). A tyrosinase gene missense mutation in temperature-sensitive type I oculocutaneous albinism. A human homologue to the Siamese cat and the Himalayan mouse. The Journal of clinical investigation, 87(3), 1119-1122.
  • Lyons, L. A., Imes, D. L., Rah, H. C., & Grahn, R. A. (2005). Tyrosinase mutations associated with Siamese and Burmese patterns in the domestic cat (Felis catus). Animal genetics, 36(2), 119-126.
  • Gutiérrez, I. C. R., & Chumacero, L. M. G. (2017). Variación en la coloración y los patrones del pelaje en los felinos. Investigación y Ciencia: de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, (71), 94-101.
  • Segura-Correa, J. C., Magaña-Monforte, J., Santos-Ricalde, R., & Ek-Mex, E. (2020). Variedades de coloración en pelaje de mininos como respuesta a la expresión genética. Bioagrociencias, 13(2).
  • López, R., Ginel, P. J., Molleda, J. M., Bautista, M. J., Pérez, J., & Mozos, E. (1994). A Clinical, Pathological and I mmunopathological Study of Vitiligo in a Siamese Cat. Veterinary Dermatology, 5(1), 27-32.