Razones por las que los perros comen tierra

20 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
La ingestión de arena puede ocurrir en parques, playas o en el propio hogar, de ahí la necesidad de control por parte de los dueños

Cuando los perros comen tierra pueden estar ocurriendo varias situaciones, tanto patológicas como conductuales. Evitar este hábito y descubrir el motivo de su origen es fundamental para prevenir los consecuentes trastornos gastrointestinales.

Gran parte de los canes, sobre todo los cachorros, sienten curiosidad por su entorno, más si se trata de un ambiente natural. Muchas veces, la razón por la que los perros comen tierra es el simple juego. Por ello, además de ingerirla también tienden a revolcarse en el barro o en los charcos.

Si esta práctica es puntual y la cantidad de arena comida es mínima, no tiene por qué haber problemas mayores por los que preocuparse. Sin embargo, si el animal come tierra de forma crónica, puede ser un indicio de una afección subyacente.

Causas por las que los perros comen tierra

La mayoría de patologías asociadas a la ingesta de arena o hierba son de tipo digestivo, como es el caso de la inflamación intestinal. Esta enfermedad es una de las más frecuentes y puede complicarse y derivar en el sagrado y la ulceración del intestino, lo que genera una anemia secundaria. Esta sintomatología ocasiona una mala absorción de vitamina B, déficit que el animal tratará de paliar a través de la tierra.

Asimismo, existen enfermedades que, aun no siendo estrictamente digestivas como el hipotiroidismo, la presencia de parásitos, tumores sangrantes o la enfermedad renal crónica pueden desencadenar una anemia.

Otra razón digestiva puede ser el simple malestar estomacal tras haber comido algo inadecuado o en mal estado. Los perros también suelen recurrir a las plantas, lo que comúnmente se conoce como ‘purga’, para provocarse el vómito y expulsar así la causa de su indisposición.

Perro se purga

Por otro lado, los déficits nutricionales pueden estar vinculados a una mala alimentación, tanto por escasez como por malas formulaciones de los piensos. Este desequilibrio hará que los perros busquen cubrir sus necesidades vitamínicas y minerales más allá de su comida habitual.

Finalmente, el mal comportamiento debido a una inadecuada educación puede conducir a la ingesta de suciedad. Cuando los perros comen tierra, puede ocurrir que sea un mero juego o que realmente encuentren algo sabroso en ella, sobre todo si ocurre en parques donde ha habido otros perros con anterioridad. Evitar este tipo de prácticas tan pronto como se detecten pueden prevenir comportamientos crónicos y problemas de salud asociados.

Consecuencias de la ingesta de tierra

La digestibilidad de la arena es escasa, de forma que tiende a compactarse taponando el tracto intestinal. Esta obstrucción dificultará, a su vez, el paso habitual de agua y alimentos, por lo que el animal mostrará signos de malestar en poco tiempo.

La hinchazón del abdomen, el letargo o los síntomas propios de la deshidratación con la sequedad ocular, bucal y cutánea pertinentes son algunos de los síntomas más frecuentes junto con los vómitos o el estreñimiento.

Tanto si se ha percibido la ingesta de tierra, como si aparece cualquier tipo de sintomatología asociada, los dueños deben acudir al veterinario. Los análisis de sangre y heces y las radiografía del sistema digestivo ayudarán a clarificar el estado del can y el tratamiento adecuado para su recuperación.

Ayudar a tu perro en la digestión llevándolo al veterinario

En los casos de menor dificultad el especialista recomendará la administración de sustancias oleosas que faciliten el tránsito intestinal o la terapia de fluidos para favorecer la hidratación. En situaciones de mayor obstrucción pueden requerirse cirugías menores.

Los lugares más habituales donde los perros comen tierra son los parques, las playas e incluso el entorno doméstico si el animal tiende a indagar el abono de macetas o el arenero de los gatos. Por ello, los dueños deben controlar atentamente los hábitos de sus mascotas y frenar aquellas conductas que puedan causar un trastorno futuro mayor.

  • Canidae. What Happens if My Dog Eats Sand? (2018). Recuperado de https://www.canidae.com/blog/2018/07/what-happens-if-my-dog-eats-sand/
  • Peralta, J. (S.f). Dogs Naturally. Five reason dogs eat dirty. Recuperado de https://www.dogsnaturallymagazine.com/5-reasons-dogs-eat-dirt/