¿Qué significan los lamidos perrunos?

Francisco María García · 29 mayo, 2017

Los perros tienen diferentes formas de demostrarnos su amor, lealtad y obediencia. Una de ellas es lamiéndonos. Los lamidos perrunos son una de esas maneras.

¿Pero qué significa cada lamida? La realidad es que los perros lamen por diferentes causas, y cuando comienzan a usar la lengua, tratan de transmitirnos diferentes mensajes.

Siendo sus líderes, es importante que nosotros sepamos interpretar el significado de esos lametazos. En principio debemos comenzar a conocer las motivaciones que tiene un perro para lamer. A continuación, vemos las causas.

Los lamidos perrunos, muestra de humildad y sumisión

Cuando los perros andan en grupos y manadas, una forma de demostrar admiración hacia el líder es a través de sus lengüetazos. Es posible que esta función comunicativa y social propia de esta especie, sea utilizada por los caninos para comunicarse con los amos.

Como dueño, les alimentamos y procuramos un territorio controlado para vivir y un orden que él aprende a obedecer. Es evidente que nuestra mascota nos entiende como sus guías y muestra respeto lamiéndonos con devoción y timidez.

Los lametazos en la mano pueden ser sinónimo de esta admiración.

Cuando el animal no se encuentra bien

Esta es una de las razones por las cuales debemos estar pendiente del uso que le dé nuestro perro a la lengua. En ocasiones, significa que se siente mal y lo expresa mediante sus lamidos. Si los ojos están tristes y el parece desganado, una lamida es una llamada de atención.

Y si por el contrario lame una parte de su cuerpo, es por que posiblemente esté sintiendo un dolor en la zona en la cual aplica la saliva.

No hablamos solo de heridas abiertas. Él puede lamerse al experimentar una alergia, una contusión interna o incluso una infección en algunas glándulas superficiales. Si algo le duele, el procurará consentirse con su lengua.

Los lamidos perrunos intentan consolarnos

Los perros pueden percibir nuestros estados de ánimo. Algunos estudios afirman que ellos conocen muy bien si estamos tristes, molestos o deprimidos. Cuando el bajón es notorio, nuestra mascota acudirá para consolarnos con unos lengüetazos reparadores.

Incluso si estamos algo nerviosos, nuestra mascota lo notará y tratará de expresarnos que están a nuestro lado para reconfortarnos. Cuanto esto sea así, lo veremos algo intranquilo y ansioso, tratando de transmitir alegría y llamando la atención de forma evidente.

Lo cierto es que los lamidos son uno de los métodos de comunicación más arraigado en estos simpáticos amiguitos de cuatro patas.

Nos muestran su amor con los lamidos perrunos

Es evidente que todo lo dicho anteriormente solo puede significar una cosa: ¡nuestra mascota nos quiere! El hecho de que un canino lama es una forma de expresión de amor y apego. En el caso de los desconocidos, lamer será un acto de camaradería con el cual los perros demuestran simpatía.

La frecuencia con la que un canino lame da una idea de su personalidad. Algunos lamen a todo el mundo y por eso se considera que son juguetones, amables y cariñosos. Otros, solo se limitan a lamer a sus allegados de vez en cuando.

¿Por qué ocurren los lamidos perrunos a sí mismos?

No siempre que el perro se pasa la lengua significa que está enfermo. De hecho, estos pueden lamerse sus patas, genitales y otras partes del tronco si sienten que las mismas están sucias. Es normal que algunos lo hagan cuando pisan barro o sustancias viscosas.

Como vemos, se trata de un sistema de limpieza similar al que utilizan los gatos para el aseo. Sin embargo, es obvio que en los perros no es tan exhaustivo. A diferencia de los felinos, los canes no le tienen tanto temor al agua.

¿Miedo de infección por los lamidos perrunos?

Hay personas a las cuales les gusta tener perros, pero limitan el contacto físico que tienen con su fiel compañero. Hablamos de aquellos dueños que no quieren ser lamidos en la cara, o que evitan que el canino se les suba encima.

Según un estudio científico realizado en la Universidad de Arizona en el año 2015, los dueños de perros que tienen un contacto directo con sus mascotas son más felices y gozan de mejor salud que el resto de las personas. Al parecer, el organismo de estas personas es menos propenso a las enfermedades.

La hipótesis que se maneja es que los microbios presentes en el estómago y la saliva de los perros fortalecen nuestro sistema inmunológico.