¿Qué es un coterapeuta canino?

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Un coterapeuta canino es un perro que ayuda a los pacientes de una terapia asistida con animales (TAA).

Las terapias con animales llevan realizándose desde hace tiempo por los beneficios que muestran en los pacientes asistidos. Las más habituales son las que se realizan con perros, pero también se han observado resultados con otros animales. El papel que asume un perro en la terapia es de coterapeuta canino, y para adoptar este rol el animal necesita reunir unos requisitos específicos.

Beneficios de la terapia asistida con animales

La terapia asistida con animales se utiliza para mejorar la salud física y mental y el bienestar de los pacientes. Los animales resultan un puente entre el terapeuta y la persona a muchos niveles.

Normalmente, este tipo de terapias está destinada a pacientes con enfermedades concretas como Alzheimer, autismo o depresión entre otras, pero también se utiliza en otros casos ya que los beneficios obtenidos son muy variados:

  • Aumenta la autoestima.
  • Mejora las habilidades de comunicación y de relación con los demás. Los pacientes muestran más interés, empatía, solidaridad…
  • Facilita el contacto social y físico.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Fomenta la responsabilidad.
  • Estimula actividades motrices concretas.
  • Favorece la estimulación mental.
  • Ayuda a crear un vínculo con otro ser vivo.
Perro en terapia con ancianos.

Requisitos para ser un coterapeuta canino

No todos los perros son adecuados para trabajar en terapia. El can tiene que cumplir una serie de requisitos para ser adiestrado como un coterapeuta canino y poder trabajar con todo tipo de personas.

La selección de estos perros es muy importante, ya que van a estar expuestos a niños o adultos que pueden reaccionar de muchas maneras distintas al entrar en contacto con ellos.

Algunos de los requisitos básicos que debe cumplir un coterapeuta canino son:

  • Ambos progenitores deben estar sanos. La historia clínica del animal es importante, ya que tanto las enfermedades como el carácter pueden heredarse.
  • Tener buen temperamento.
  • Estar correctamente socializado.
  • Ser equilibrado y fiable. Para confiar en sus reacciones, sin una traza de agresividad ni hacia personas ni hacia otros animales.
  • Ser muy sociable. Que busque por iniciativa propia el contacto humano.
  • Dejarse manipular, acariciar y toquetear sin problemas.
  • Que tenga capacidad de trabajo. Es decir, que se sienta lo suficiente motivado a trabajar y aprender a través del refuerzo positivo.

¿Cómo trabajan los coterapeutas caninos?

Antes de convertirse en un coterapeuta, el perro debe pasar por un programa de aprendizaje y adiestramiento. Muchas veces cuentan con la ayuda de un perro veterano en la terapia del que aprender.

Los animales adiestrados se integran en un equipo multidisciplinar formado por profesionales de la salud y la educación para tratar con los pacientes. Los perros de terapia ayudan a mejorar el contacto interpersonal, las habilidades comunicativas y sociales de los pacientes así como su actividad física y mental.

Todo esto lo realizan trabajando sobre cuatro áreas principales:

Trabajo físico

Tiene como objetivo recuperar la movilidad perdida del paciente. Para ello el perro consigue que este interactúe con él: se mueva, se levante, ande o incluso corra junto a él. Esta práctica, de forma progresiva, irá desentumeciendo la musculatura y articulaciones del enfermo.

Razas de perros para correr

Estimulación cognitiva

El terapeuta intenta ayudar al paciente a utilizar su memoria. Se suelen hacer ejercicios que le ayuden a recordar la raza, el tamaño, el color y otras características de la mascota. Puede parecer una práctica sencilla, pero la clave se encuentra en la progresividad y consistencia de la misma.

Área emocional

El coterapeuta canino sirve como vehículo para ayudar al paciente a expresar sentimientos y comunicar temas o situaciones importantes al terapeuta.

Área relacional

En esta área se trabaja con la motivación, para estimular al paciente a relacionarse con su entorno, con el terapeuta y con otras personas. El objetivo es crear un espacio seguro donde se sienta cómodo para comunicarse y poder trasladarlo a su vida normal.

Una responsabilidad, pero respetando su integridad

Los coterapeutas caninos son unos maravillosos ayudantes en tratramientos frente a muchas enfermedades. Aún así, nunca hay que perder de vista que el animal es un ser autónomo y no una herramienta.

Por ello, los programas siempre se encuentran supervisados por profesionales y se tiene especial cuidado en mantener la salud mental y física del animal. Así, factores como estrés o ansiedad serán evitados en los coterapeutas durante las sesiones.

  • Psicología y Mente. Los beneficios de la terapia con perros.
  • Sr. perro. Un perro de terapia ¿nace o se hace?
  • Affinity -petcare. Perros de terapia y sus beneficios en las personas.