Qué debes saber sobre la epilepsia en gatos

Alba Muñiz · 16 junio, 2018
Esta grave enfermedad pueden sufrirla tanto mininos jóvenes como ancianos, y se manifiesta en pocos segundos o minutos a lo sumo

Aunque poco frecuente, la epilepsia en gatos es un trastorno cerebral que debe ser tratado adecuadamente, pues reviste gravedad. Aquí te contamos sus causas, síntomas y, sobre todo, como proceder si el animal convulsiona.

Causas de la epilepsia en los mininos

Las crisis epilépticas se desencadenan cuando se produce un exceso de actividad eléctrica en un grupo de neuronas. Cuando esto ocurre, el minino sufre alteraciones que pueden afectar tanto sus movimientos como su comportamiento y su nivel de conciencia.

La epilepsia en gatos puede tener muchas causas posibles. Entre ellas: enfermedades, lesiones cerebrales, desarrollo anormal del cerebro, etc. Sin embargo, en gran cantidad de casos la causa es desconocida.

Presenta tres tipos:

  • Idiopática. La epilepsia es la enfermedad primaria. No existen causas subyacentes que provoquen las crisis.
  • Por una enfermedad secundaria. En este caso, los ataques epilépticos se deben a patologías subyacentes.
  • Criptogénica. Cuando se sospecha que hay alguna enfermedad subyacente que la produce, pero no se la puede identificar.

La epilepsia en gatos no es una enfermedad frecuente, pero sí grave. Conoce cómo debes manejarte si tienes un minino que sufre este trastorno cerebral.

Síntomas de epilepsia en gatos

La epilepsia se produce en felinos de todas las edades. Pero la idiopática suele afectar a ejemplares más jóvenes (que promedian los tres años y medio), mientras que la provocada por causas subyacentes se manifiesta en animales que rondan los ocho años.

Epilepsia en gatos: síntomas

Y si bien la principal manifestación de este trastorno son las convulsiones espontáneas y recurrentes, hay otras señales que indican que un gato puede padecer esta enfermedad. Por ejemplo:

  • Comportamientos extraños
  • Espasmos musculares
  • Dificultades para ingerir alimentos o para movilizarse
  • Falta de equilibrio
  • Hiperventilación
  • Hiperactividad
  • Nerviosismo

Ten en cuenta que los ataques, por lo general, duran segundos o, a lo sumo, unos pocos minutos. Después de producidos, el cerebro del minino vuelve a la normalidad.

Cómo actuar ante una crisis epiléptica

Es importante saber cómo proceder ante un gato que sufre un ataque epiléptico. De lo contrario, se puede complicar más el cuadro. Lo primordial es tratar de no perder la calma para así poder asistir al animal de la mejor manera posible.

Entre las acciones que puedes realizar se encuentran apartar muebles u otros objetos que puedan lastimarlo, y poner cojines a su alrededor para protegerlo.

Ten presente, además, que cualquier estímulo puede alargar la convulsión. Entonces, no es conveniente tocarlo, pero sí ayuda apagar las luces, disminuir ruidos y sacar a personas y mascotas del lugar. Y si el veterinario indicó una medicación de urgencia, debe ser aplicada por vía rectal.

Cosas que no debes hacer

Asimismo, presta atención a otras acciones que no debes hacer mientras tu gato sufre una crisis epiléptica:

  • Evita sacar la lengua de tu mascota por temor a que se la trague. Esto es un mito en torno a la epilepsia. No va a ocurrir. Y, si intentas esta maniobra, lo más probable es que termines con una mordedura.
  • No sujetes la cabeza del minino. Puedes provocarle una fractura de cuello.
  • No le suministres alimentos, agua ni medicamentos por vía oral, ya que el animal corre riesgo de ahogarse.
  • No lo tapes con una mantas para prevenir riesgo de asfixia.
Epilepsia en gatos: qué hacer

Una vez que pasó el ataque, hay que procurarle al gato un lugar tranquilo y seguro para que se recupere. Además, aunque el animal se muestre hambriento o sediento, tienes que dejar pasar un rato, pues podrían persistir problemas de deglución.

Medidas de prevención

Si tu minino es epiléptico es importante que tomes algunas medidas preventivas en tu hogar para evitar que el animal se lastime si sobreviene una crisis. Por ejemplo:

  • Mantenerlo lejos de escaleras
  • Poner redes protectoras en ventanas y balcones
  • Procurar que el ambiente que más frecuente esté libre de objetos que puedan lastimarlo

Por otra parte, es fundamental que tu mascota no sufra situaciones estresantes, ya que podrían detonar un ataque. Y, por supuesto, lo ideal es que no salga de la casa.

Tratamiento de la epilepsia en gatos

Si sospechas que tu gato puede sufrir epilepsia, es importante que lo lleves de manera urgente al veterinario. Un diagnóstico correcto es fundamental para poder tratar al animal de la manera más adecuada.

Tras los estudios que indique el profesional, se evaluará si es necesario medicar al felino, de acuerdo a la frecuencia y a la intensidad de las convulsiones que padezca.

Por supuesto que, si existe una enfermedad subyacente como causante, es primordial actuar sobre ella. En todo caso, lo importante es procurarle la mejor calidad de vida a tu mascota.