¿Pueden los animales percibir el miedo a través del olfato?

27 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La comunicación del miedo es obvia entre los animales pero, ¿se da a través del olfato? Veámoslo a continuación.

La capacidad de percibir el miedo a través del olfato está muy bien documentada en aquellos animales que también tienen la capacidad de experimentar estrés y miedo. Estas especies producen señales químicas de advertencia, que pueden provocar cambios en el comportamiento, a través de variaciones endocrinas o inmunológicas. Estos cambios pueden producirse tanto en uno mismo como en un receptor, siempre de la misma especie.

Entonces, ¿podría un depredador oler el miedo de su presa? Si nos centramos en la afirmación anterior, no sería posible que un animal percibiera el miedo de un individuo de otra especie. Sin embargo, los cambios comportamentales que sufre un animal al sentir miedo, sí pueden ser detectados por otros individuos de otra especie, siempre y cuando, sepa cómo se comporta esa especie ante el miedo.

Los sistemas olfativos

En los animales vertebrados –aunque no en todos– existen dos sistemas olfativos diferentes. Por un lado, encontramos en sistema olfativo principal, el cual se encarga de detectar, conscientemente, moléculas volátiles en el aire. Por ejemplo, el olor de una flor, el café, las especias, el olor corporal de los animales, etc.

Cuando olemos estas partículas, directamente, estamos respirándolas. Estas, se unen a los receptores olfativos de las fosas nasales y la información llega al cerebro. Los estados emocionales, como el miedo, habitualmente no se consideran capaces de generar moléculas cargadas de olor.

Por otro lado, tenemos el sistema olfativo accesorio, llamado órgano vomeronasal. Esta estructura se localiza por encima del paladar blando de la boca, bajo la cavidad nasal. Aquí, unas moléculas de olor altamente específicas, son detectadas y, la información, pasa a través del bulbo olfativo.

Gacela macho olisqueando a la hembra.

Los nervios olfativos, tanto del sistema principal como del accesorio, llevan la información hasta el sistema límbico, que es la parte del cerebro que se encarga de la percepción y la respuesta emocional. Este sistema olfativo accesorio, no detecta las moléculas del aire. En realidad, está diseñado para “leer” los mensajes de feromonas no volátiles.

Las feromonas son unas sustancias químicas comunicativas que emiten información sobre el territorio, la agresión y la reproducción.

¿Es posible percibir el miedo a través del olfato?

El papel que juega el sistema olfativo accesorio en la comunicación social podría sugerir que el miedo puede ser comunicado a través del olfato. Esto se debe a que las sustancias detectadas se procesan e interpretan en el sistema límbico, cuyo órgano primario es la amígdala. Esta estructura es la responsable de percibir y responder ante el miedo.

Por otro lado, según los estudios, la comunicación por feromonas se da, exclusivamente, entre miembros de la misma especie. Este hecho, hace que sea imposible para cualquier animal, olor el miedo de otra especie a través del sistema olfativo accesorio.

Por esta razón, se sugiere que la sensación de miedo que pueda percibir un animal, dependerá más de las pautas comportamentales que dé las señales olfativas.

Por ejemplo, en caballos, los estímulos visuales y auditivos son los más importantes en la activación de respuesta de comportamiento, a pesar de ser uno de los animales con mejor olfato.

Cuando una persona temerosa monta un caballo, este ya sabe que tiene miedo por su postura corporal y, es muy probable que el caballo no responda a las órdenes, que suelen ser bruscas en personas con miedo, ya que ha aprendido de veces anteriores.

Mujer con su caballo.

Los animales pueden oler el miedo de sus congéneres

En diversos estudios con aves, moluscos o artrópodos, se llega a la conclusión de que el miedo puede manifestarse después de percibir ciertas sustancias químicas.

En algunas especies de caracoles marinos, cuando un individuo es atacado y herido, este libera sustancias para alertar a los miembros de su misma especies, que tienden a huir o esconderse. Lo mismo ocurre con varias especies de cangrejos.

En una especie de ave, aunque existe aún el debate de si son capaces o no de oler, se ha descubierto que, cuando los polluelos tienen miedo, vomitan una sustancia muy olorosa que alerta a los padres, los cuales a su vez evitan acercarse al nido para no ser depredados.

Entonces, ¿pueden los animales percibir el miedo a través del olfato?

Existe una percepción del miedo entre los individuos. Sin embargo, no es probable que esta se produzca a través del olor, sino de comportamientos específicos.

Otros estudios intentaron demostrar la percepción olfativa del cortisol, hormona del estrés que se libera ante situaciones de miedo. No obstante, no obtuvieron resultados concluyen o que demostrara la capacidad de detectar el cortisol a través del olfato.

  • Ackerl, K., Atzmueller, M., & Grammer, K. (2002). The scent of fear. Neuroendocrinology Letters, 23(2), 79-84.
  • Chen, D., Katdare, A., & Lucas, N. (2006). Chemosignals of fear enhance cognitive performance in humans. Chemical senses, 31(5), 415-423.
  • Knight, K. (2012). CRABS SMELL FEAR THROUGH ANTENNULES. Journal of Experimental Biology
  • Parejo, D., Amo, L., Rodríguez, J., & Avilés, J. M. (2012). Rollers smell the fear of nestlings. Biology letters, 8(4), 502-504.