¿Puede tu perro ayudar en casa?

A los canes se les puede adiestrar para que realicen sencillas labores en el hogar; son muy inteligentes, pero para conseguirlo se requiere mucha paciencia y constancia, así como premiarle con el refuerzo positivo

Recientemente, un video que nos mostraba a un hermoso labrador retriever limpiando el suelo de su hogar se hizo viral en el internet. A pesar de ser poco usual, es cierto que los perros pueden realizar diversas tareas domésticas y ayudar en casa. A continuación, resumimos algunas ideas de actividades útiles que puedes enseñar a tu can de forma sencilla.

¿Cómo puede un perro ayudar en casa?

Los perros son seres sensibles e inteligentes, que pueden aprender una infinidad de trucos, tareas y deportes. Ello no es una cuestión de raza, edad, sexo o linaje… Todos los canes son capaces de aprender, ya sean mestizos o de raza domestica, siempre que cuenten con el amor y el compromiso de sus familiares.

Desafortunadamente, muchos propietarios ignoran o subestiman la capacidad de sus compañeros, y dejan de estimularlos física y mentalmente. Debemos resaltar que un can aburrido o poco estimulado es vulnerable a diversas enfermedades y problemas de comportamiento.

Perro con aburrimiento

A continuación, veremos algunas ideas de cómo tu perro puede ayudar en casa con tareas simples:

  1. Apagar las luces

En la vida cotidiana, los perros pueden aprender a apagar las luces del hogar con sus patas peludas; el éxito de esta tarea dependerá básicamente de entrenamiento y dedicación. Con refuerzo positivo y paciencia, tu mejor amigo podrá ayudarte a economizar energía y organizar el hogar.

La única ‘condición’ es que tu perro deberá tener una altura mínima para llegar al interruptor y poder apagar la luz. Si estás dispuesto a hacer algunas reformas, podrás adaptarlos a su alcance.

  1. Juntar sus propios juguetes

A todos los perros les gusta tener juguetes para divertirse solos o con sus familiares. Pero, además de compartir buenos momentos contigo, tu mascota también puede ayudarte a ordenar sus propias pertenencias. Basta enseñarle a utilizar su boca para juntar y depositar sus juguetes en el sitio adecuado.

Se trata de una actividad relativamente simple de entrenar y de poner en práctica en nuestro día a día hogareño. Además de reducir nuestro trabajo, también nos permite reafirmar las normas de buena convivencia junto a nuestros perros.

  1. Abrir y cerrar la puerta

Puedes enseñar a tu perro a salir al jardín o al patio para hacer sus necesidades y volver al hogar. Todo por su propia cuenta, abriendo y cerrando la puerta con su propio cuerpo; debes dejar claro los límites y que no aproveche sus habilidades para escaparse.

La tarea de cerrar la puerta es más simple, pues no necesariamente implicar comprender el funcionamiento del picaporte. Según la altura de tu perro, podrás simplemente enseñarle a empujar la puerta utilizando su cabeza o sus patas. Recuerda siempre reconocer y premiar sus conductas positivas.

  1. Recoger la ropa sucia

Esta actividad se basa en el mismo fundamento de juntar y guardar los juguetes. En este caso, el perro deberá recoger la ropa sucia y llevarla hasta el lugar adecuado.

Consejos para enseñar a tu perro a ayudar en casa

  1. Empezar por las órdenes básicas de obediencia

Recuerda que enseñar a tu perro a ayudar en casa significa adiestrarlo. Los canes aprenden de forma progresiva y pueden frustrarse cuando son expuestos bruscamente a un alto grado exagerado de complejidad. Por ello, el adiestramiento canino debe empezar siempre por las órdenes básicas de obediencia canina.

Educación del labrador

Estos ejercicios componen el primer nivel de entrenamiento de todo perro, ya sea una mascota o un can de servicio. Se trata de comandos primordiales, como “junto”, “sienta”, suelo”, “quieto”, “aquí” y “échate”, con un grado mínimo de dificultad.

  1. Comprometerse con la educación de tu perro

Educar a un perro requiere constancia, disciplina y paciencia. El animal debe asimilar completamente cada comando, y necesita contar con el apoyo y con el  comprometimiento de su tutor. Si no cuentas con este tiempo o con la paciencia, lo mejor es buscar la ayuda de un adiestrador profesional.

  1. Cuándo y cómo entrenar a tu peludo

Un can debe entrenar diariamente, pero no exageradamente. Si sobrecargamos un animal, facilitamos su distracción y disminuimos su potencia de aprendizaje. Es recomendable realizar secciones diarias de 10 a 20 minutos para practicar las órdenes de obediencia con tu peludo.

  1. Aplicar el refuerzo positivo para estimularlo

El refuerzo positivo consiste en premiar actitudes deseadas para estimular las capacidades cognitivas y emocionales de nuestros perros. Hay que evitar el hábito del castigo, pues generalmente no aporta nada.

La recompensa necesita ser ofrecida a corto plazo para que el animal la conecte con una conducta específica. En realidad, lo correcto es premiarlo inmediatamente tras la realización exitosa de un truco o una tarea.

Te puede gustar