Psicologia canina: todo lo que debes saber

Yamila · 4 septiembre, 2018
Gracias a la psicología canina se puede entender mejor el porqué de los comportamientos de los canes, lo cual facilitará su educación al dueño y beneficiará a la mascota, que estará más equilibrada

No se trata de llevar a tu perro a la terapia ni nada por el estilo, sino de comprender cómo piensa tu mascota. La psicología canina sirve mucho cuando queremos adiestrarles o educarles de forma correcta. Conoce más sobre ella en este artículo.

¿Qué es la psicología canina?

Para educar a tu mascota, es muy importante conocer qué es la psicología canina. Este concepto se basa en prestar atención al pensamiento y comportamiento de los perros para enseñarles como corresponde y evitar típicos problemas de conducta.

Como primera medida, debemos recordar que los perros descienden de los lobos y que, como ellos, precisan vivir en manada con cierta forma jerárquica. En este caso, el dueño sería el alfa –o beta si es mujer– dominante y el animal pertenecería a un rango inferior, el cual debe obedecer las órdenes impuestas por su líder.

Cuando esto no sucede, es decir que el perro ‘sobrepasa’ los límites impuestos por el amo, su comportamiento se desequilibra y ahí es cuando aparecen muchos problemas de conducta o incluso la agresividad.

Si tienes en cuenta la psicología canina, entonces comprenderás por qué es necesario darle a la mascota ciertas directrices que no pueden cambiar ni alterarse. Para lograr tu cometido, es muy importante no basarse en el pensamiento o psicología humana. Por ello, no se recomienda tratarle como si fuese un hijo o un bebé.

La aplicación de la psicología perruna debe aplicarse desde que es cachorro o a partir del momento que el animal llega a la casa. En ambos casos buscará protección en el dueño, como si fuese su madre o el líder de la manada.

Cosas que los cachorros aún no saben hacer

Esta etapa es crucial en la vida del animal, ya que si no se le enseña basándose en la premisa de la vida en grupo o en el macho alfa/hembra beta, en el futuro será más propenso a tener problemas de comportamiento.

Tendrás que equilibrar el afecto con la disciplina para que cumpla tus órdenes a la perfección. No te preocupes si no obedece el 100% de las veces, pero sí busca ayuda si no te hace caso nunca. Es probable que quien esté fallando como ‘entrenador’ seas tú al no comprender las necesidades o la psicología del animal.

Técnicas para aplicar la psicología canina

Si un perro es educado según las pautas caninas es probable que se comporte bien toda su vida. Pero, atención, porque siempre estás a tiempo de ‘convertirlo’ en un animal que reconozca tu autoridad. Para que la convivencia con tu mascota sea perfecta, te damos algunos consejos:

1. No le permitas ser dominante

Cuando el cachorro recién llega a casa y está jugando, es probable que quiera echarse encima tuyo. No permitas que eso suceda, ya que es una señal de dominación de su parte. Si esto sucede, retíralo, échalo al suelo y colócalo boca arriba. De esta manera, comprenderá ‘quien es el que manda’.

2. Solo jugar con sus juguetes

Los perros puede tomar objetos de sus dueños cuando están aburridos o como una ‘travesura’, pero también como otro intento de dominar. No dejes que esto suceda: ofrécele juguetes propios para usar cuando lo desee y castígalo cuando use lo que no es de él.

3. Premios y mimos cuando lo merezca

No se trata de ser ‘de piedra’ y no demostrarle afecto al animal, pero tampoco de sobrepasarnos con los mimos, besos y regalos. El perro debe entender que las recompensas tiene que ganárselas. Por lo tanto, cuando responda positivamente a una orden, tendrá el ‘derecho’ a un premio.

Psicología para perros

4. Permite que socialice

Otra de las ‘fórmulas’ dentro de la psicología canina indica que un perro sociable es un perro sano. Estar en contacto con otros animales –en casa o fuera de ella– es bueno para su salud emocional, y es que los canes necesitan sentirse acompañados. Debes tener en cuenta que uno de los motivos de desobediencia y trastornos de conducta es, justamente, la falta de socalización.

Por último, la psicología canina recomienda pasar tiempo de calidad con nuestras mascotas. Dedica algunos minutos al día a jugar con tu perro, aliméntalo como corresponde y haz que el lazo que os une sea cada vez más fuerte. De esta manera, el animal se comportará más que bien.

González Ramírez, M. T., & Hernández, R. L. (2011). Diferencias en Estrés Percibido, Salud Mental y Física de acuerdo al Tipo de Relación Humano-Perro. Revista Colombiana de Psicología.