Prevención y detección rápida de los cólicos en caballos

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la veterinaria Érica Terrón González
Los caballos son animales gráciles, bellos y majestuosos. Pero los pobres están predispuestos a padecer determinadas afecciones que pueden fácilmente acabar con su vida.

Los cólicos en caballos son muy frecuentes y están entre sus principales causas de muerte, sobre todo si no se detectan y tratan con rapidez. Por eso es tan importante realizar un manejo adecuado para evitar que se produzcan o, al menos, reconocer los primeros síntomas.

Vale la pena mencionar que muchas veces, pese a los cuidados que se les brinda a estos animales, los cólicos aparecen igual. Se trata de una especie muy sensible a demasiadas variables y con una anatomía y fisiología que no ayuda a su recuperación. Por lo tanto, ante cualquier indicio de enfermedad, lo mejor es acudir a un profesional.

Aproximación general a los cólicos en caballos

Se habla un cólico refiriéndose al dolor agudo en el vientre, debido a los espasmos musculares que rodean al órgano afectado. Es cierto que no siempre se relaciona con una víscera digestiva (véase el cólico nefrítico, por ejemplo). Aún así,cuando hablamos de cólico en caballos, suele tratarse de un cólico digestivo, ya sea del estómago o del intestino.

Las personas que están relacionadas con estos animales conocen perfectamente las graves secuelas de dichas patologías. Bien porque lo han padecido junto a su caballo o bien porque ha sido la causa de su muerte aún sin saberlo.

Los cólicos en caballos son relativamente comunes.

¿Existe una predisposición en esta especie para sufrir cólicos?

Así es. Hay varias razones por las que existe cierta tendencia, como por ejemplo:

  • Su anatomía: los caballos tienen un estómago relativamente pequeño, por lo tanto su tránsito gástrico es muy rápido. Esto supone que, a lo largo del día, envíe alimentos al intestino con insuficientes grados de digestión.
  • Errores en la alimentación: fundamentalmente relacionados con la calidad y la cantidad de la ración. Además, son especialmente sensibles a cualquier cambio brusco en la misma.
  • Un mal manejo: ejercicio excesivo o beber agua muy fría entre otras cosas.
  • Presencia de otras dolencias o enfermedades; especialmente trastornos estomacales o intestinales.
  • Defectos en la masticación: lo ideal es que esta fuese lenta y cuidadosa, en una cavidad bucal sana y con todos los dientes en perfectas condiciones.

Y lo más importante: los caballos no pueden vomitar porque la estructura de su aparato digestivo se lo impide. Esto supone que no puedan aliviar las molestias evacuando el contenido estomacal. Como mecanismo compensador, el estómago comienza a dilatarse pudiendo llegar a romperse, ocasionando una peritonitis.

¿Cómo detectamos a tiempo los cólicos en caballos?

En primer lugar, es importante observar al animal durante unos minutos si lo hemos notado raro y prestar especial
atención a su estado general, su comportamiento y su actitud. Durante un cólico el caballo se mostrará inquieto, moviéndose constantemente y tenderá a escarbar el suelo.

Por lo general, cambiará frecuentemente de posición, dirigiendo miradas angustiosas hacia sus flancos.También podrá desde tumbarse con cautela, a hacerlo bruscamente, revolcándose.

Habrá otros signos quizá más evidentes como:

  • El aumento de volumen del abdomen.
  • La presencia de comida sin consumir en el comedero.
  • Cambios en la consistencia de las heces e, incluso, ausencia total de defecaciones y micciones.
  • Sudoración sin causa aparente.

Si no se pone solución a tiempo, puede producirse un desequilibrio electrolítico grave. Y si este no es tratado de inmediato, conducirá sin remedio a un shock y a la muerte del caballo.

Si sospechamos que se trata de un cólico ¿qué hacemos?

Se trata de una patología grave y lo más probable es que genere una emergencia sanitaria para el animal, así que será esencial la intervención temprana de un profesional para prevenir posibles complicaciones.

El veterinario determinará, tras el examen clínico, el tratamiento que corresponda, ya sea médico o quirúrgico. Una clave básica elemental para evitar la muerte del animal es un diagnóstico rápido.

¿Cómo prevenir los cólicos en caballos?

Como en cualquier enfermedad, la clave está en prevenir las causas que predisponen a desencadenar los síntomas.

Como veíamos anteriormente, en el caballo son muchas y muy variadas. Por ejemplo, puede ser necesario arreglar su dentadura o realizar tratamientos periódicos contra los parásitos gastrointestinales. También deberá controlarse la dieta, recordando que los équidos son muy sensibles a cualquier desequilibrio alimentario.

Unos caballos tocándose las cabezas.

¿Qué pronóstico tienen los cólicos en caballos?

El pronóstico dependerá de varios factores, entre los que destacan:

  • La causa: ¿es conocida? ¿es muy grave? ¿la hemos conseguido solucionar?
  • La rapidez con que se reconocen los primeros síntomas.
  • El abordaje rápido del cólico mediante el tratamiento que prescriba el veterinario.
  • La respuesta favorable al tratamiento (algo que, desgraciadamente, se escapa a nuestro control).
  • El restablecimiento de la fisiología gastrointestinal del animal.
  • La aparición de complicaciones: circulación sanguínea comprometida, shock, rotura de las vísceras digestivas…

Aún así, pese a los esfuerzos de propietarios y veterinarios, el cólico sigue siendo la principal causa de mortalidad en caballos.

  • Cruz AJ. Aproximación al diagnóstico del cólico equino [Internet]. 2006 [consultado el 16 de junio de 2020]. Disponible en: http://www.produccion-animal.com.ar/
  • Genoud JM. Cómo prevenir y detectar cólicos [Internet]. 2002 [consultado el 16 de junio de 2020]. Disponible en: http://www.produccion-animal.com.ar/
  • Genoud JM, Moiron AI, Kudzujián M. Diagnóstico precoz del abdomen agudo en equinos [Internet] [consultado el 16 de junio de 2020]. Disponible en: http://www.produccion-animal.com.ar/