Precauciones con un cebo envenenado

Si nuestro compañero animal se intoxica es clave actuar con rapidez; si aún no han pasado 60 minutos, una buena opción puede ser provocar el vómito, pero es fundamental acudir al veterinario en cualquier caso

En muchas ciudades sigue siendo común el uso de cebo envenenado y otros productos tóxicos para combatir plagas. Por ello, un simple paseo con nuestra mascota requiere de mucha atención, principalmente cuando dejamos a nuestros animales sin correa.

A continuación, resumimos algunos tips para prevenir accidentes y también te analizamos los primeros auxilios en caso de envenenamiento.

Riesgos del cebo envenenado para nuestras mascotas

El cebo envenenado es uno de los métodos más tradicionales para el combate de plagas, en especial de ratones y ratas. Por lo general, se trata de pequeños trozos de cebo que contienen sustancias venenosas en su composición.

La eficacia de muchos de estos productos se basa en el efecto anticoagulante de las mencionadas substancias químicas. El ratón come el cebo y rápidamente el veneno es asimilado por su organismo; con ello se produce una hemorragia interna que conlleva a la muerte.

Cuando nuestras mascotas ingieren un cebo envenenado, corremos el riesgo de que su cuerpo sufra esta misma acción. Por ello, es indispensable actuar rápidamente para evitar que las sustancias químicas sean asimiladas por su organismo.

Perro intoxicado con veneno

¿Qué hacer si mi mascota ingiere veneno?

Si nuestra mascota consume un cebo envenenado, lo ideal sería llevarlo inmediatamente al veterinario para una atención especializada.

No obstante, si vivimos lejos de la clínica será esencial saber emplear los primeros auxilios para animales envenenados. Los venenos suelen actuar rápidamente, por lo que las maniobras deben ser rápidas y eficaces.

Provocar vómito para eliminar el veneno

Generalmente, la primera maniobra que nos viene a la cabeza, en caso de envenenamiento, es provocar el vómito. No obstante, este método solo puede ser empleado de forma segura en un corto espacio de tiempo.

En un análisis de tiempo, realmente el vómito solo puede ser efectivo hasta una hora después del consumo del cebo envenenado; en ese tiempo, el producto todavía no ha sido totalmente asimilado.

Si provocamos el vómito pasado este límite, ponemos en riesgo la salud de nuestra mascota. Cuando la sustancia tóxica ya ha empezado a ser digerida, el vomito resultaría corrosivo y ocasionaría daños severos en su tracto digestivo.

Por ello, si el consumo ha sucedido a partir de 60 minutos, lo mejor es llevar el animal a la clínica más próxima. El alimento ha pasado a ser procesado y el vómito no sería efectivo.

Provocar vómito a perro por envenenamiento

La técnica para provocar el vómito

La siguiente cuestión sería cómo provocar el vómito con seguridad. Para ello, necesitaremos una jeringa y agua oxigenada, dos elementos que siempre deben constar en nuestro botiquín de primeros auxilios.

En primer lugar, tomamos una buena cantidad de agua oxigenada con la jeringa. A continuación, basta con abrir la boca del animal e inyectar el líquido directamente, de una sola vez.

Lo ideal es mantener la boca del animal cerrada durante algunos segundos, para garantizar que el líquido sea ingerido adecuadamente. En cuestión de pocos minutos, el animal debería vomitar.

Consejos para emplear los primeros auxilios

  • Mantener l a calma: parece sencillo, pero el nerviosismo suele ser el mayor enemigo de los correctos primeros auxilios. Si nuestra mascota consume cualquier producto tóxico, debemos actuar con seguridad y rapidez; no olvidemos que ello puede salvarle la vida.
  • Atención veterinaria: las maniobras de primeros auxilios son un método de urgencia para evitar que el organismo del animal asimile el veneno, pero nunca sustituyen la necesidad de la atención veterinaria. Por ello, tras aplicar los primeros auxilios, debemos acudir inmediatamente a la clínica veterinaria.

¿Cómo evitar que nuestras mascotas ingieran cebo envenenado?

La mejor forma de evitar que nuestras mascotas ingieran sustancias toxicas es estar atentos durante sus paseos. Si desconfiamos de la presencia de venenos en algún jardín, parque o plaza, lo mejor es no dejar el animal suelto. Al llevarlo a pasear siempre con la correa, conseguimos controlar la situación.

Por otro lado, también existen áreas especiales en muchas plazas y parques dedicados al entretenimiento canino. En estos espacios está prohibida cualquier sustancia nociva, por lo cual son más seguros. Ahí podemos dejar que nuestro compañero corra libremente y se divierta junto a sus amigos de cuatro patas.

También debemos tener mucha precaución en nuestro propio hogar. Además de evitar el uso de un cebo envenenado, es importante no dejar al alcance de nuestras mascotas cualquier producto tóxico. Ello incluye los insecticidas, los productos de limpieza, los cosméticos y artículos de higiene personal, etc.

Te puede gustar