Los principales problemas que afectan al tubo digestivo de los perros

Los canes pueden experimentar malestar digestivo para una amplia variedad de razones. Las causas comunes que afectan el tubo digestivo de los perros incluyen indiscreción dietética (comer basura, comida de la mesa, objetos extraños), alergias e hipersensibilidad a ciertos alimentos,  parásitos (lombrices, anquilostomas, tricocéfalos o tenias), infecciones virales (parvovirus canino y coronavirus canino, sobre todo en los cachorros no vacunados), bacterias (salmonela) y enfermedades del hígado, páncreas, glándulas suprarrenales, próstata o riñones.

Síntomas de problemas digestivos

perro enfermo

Algunos de los síntomas más comunes incluyen cambios en el apetito, en la calidad de las heces, regurgitación o vómito, pérdida de peso, dolor abdominal, letargo y fiebre. Si los problemas digestivos de tu perro continúan por más de 24 o 48 horas, llévalo al veterinario. En los perros con diarrea continua o severa, vómito y pérdida del apetito o la sed, el riesgo de deshidratación e infección aumenta. En ese sentido, los profesionales suelen administrar líquidos por vía subcutánea o antibióticos inyectables para ayudar a prevenir estas complicaciones.

Los trastornos digestivos son muy comunes y la mayoría desaparecen a los pocos días. No obstante, algunos perros necesitan tratamiento a largo plazo debido a que tienen problemas digestivos regulares o permanentes.

La comida de tu perro puede tener un impacto significativo en la salud del tracto digestivo. Cambiar la dieta de tu mascota podría ser un acierto, en función del diagnóstico específico y los síntomas que presente el animal. Debido a que varias de estas condiciones gastrointestinales pueden ser permanentes, quizás se deba seguir un tratamiento nutricional a largo plazo. Y no lo olvides: Para tener un diagnóstico y tratamiento preciso, siempre consulta a un veterinario de confianza.

Enfermedades más comunes

perro enfermo

  • Gastritis inflamatoria y  enfermedad inflamatoria intestinal: Este tipo de problemas de salud puede incluir varios síntomas. Factores como estrés y una dieta no muy saludable pueden ocasionar esta enfermedad crónica, que lleva a la pérdida de apetito, vómitos o diarrea de tu mascota.  Los veterinarios a menudo prescriben medicamentos inyectables y  antibióticos, sobre todo para la diarrea. En los casos crónicos, suelen recetar prednisona para reducir la inflamación.
  • Parásitos intestinales: Los perros de cualquier edad pueden sufrir parásitos intestinales, aunque es muy común en cachorros. El modo más común de transmisión de parásitos intestinales es la ruta fecal-oral. Los dueños deben ser conscientes de los riesgos para la salud que portan estos parásitos.
  • El estrés, el hacinamiento y la mala alimentación son los factores más comunes que llevan al crecimiento excesivo de parásitos. El diagnóstico requiere un examen fecal realizado por un veterinario. Para combatirlos se pueden emplear remedios naturales, que incluyen semillas de calabaza y aceite de germen de trigo para el control de las tenias. También es recomendable sumar fibra extra a la dieta de tu perro, ya sea en forma de salvado de avena o de trigo, ya que estos alimentos puede ayudar a eliminar los gusanos en el tracto digestivo. Asimismo, es importante llevar al animal a un veterinario y suministrar el medicamento necesario para que sea desparasitado.
  • Indiscreción dietética, alergias alimentarias e hipersensibilidades: Una de las causas más comunes de los problemas digestivos en perros es consumir alimentos inadecuados, como comida para gatos, basura o elementos no digeribles que puedan encontrar en  la casa y el patio. Por lo general, estos perros tienen vómitos o diarrea aguda y muestran una gran pérdida de apetito. El diagnóstico de estos problemas se hace generalmente a través de un examen físico, pero también puede involucrar un estudio con rayos X. El tratamiento veterinario puede variar, dependiendo de la causa. En algunas circunstancias se puede emplear carbón activado por vía oral para ayudar a encontrar toxinas. También se pueden utilizar algunos remedios homeopáticos y se aconseja que los animales sigan una dieta natural y casera.
  • Enfermedades del páncreas: Muchas mascotas con enfermedades pancreáticas seguramente presenten diarrea, aumento de apetito y pérdida de peso. En algunos casos, esto es debido a una deficiencia de enzimas pancreáticas, conocida como insuficiencia pancreática exocrina. En otros casos, la pérdida de apetito, vómitos y dolor abdominal se puede originar por una pancreatitis aguda o crónica. El diagnóstico se realiza a través de un examen físico y análisis de sangre.
Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar