¿Por qué no le debes poner un cascabel a tu gato?

Irene Peláez · 3 febrero, 2015

Las imágenes de un gato con cascabel han circulado por la creencia popular durante mucho tiempo. No es infrecuente ver fotografías o pinturas de gatos con cascabel o incluso ilustraciones de cuentos. Sin embargo, el uso del cascabel en el gato está cada vez más condenado. Aquí te explicamos por qué no le debes poner un cascabel a tu gato.

Antecedentes literarios

cascabel gato 2

Seguramente a muchos les sonará la fábula de Lope de Vega que dio origen a todo este asunto de ponerle el cascabel al gato. La fábula cuenta la historia de un grupo de ratones que vivían en una casa y no podían salir de su agujero a buscar comida porque en la casa vivía también un gato, excelente cazador, que mataba a todo roedor que osase salir de su agujero.

Después de mucho discurrir y discutir, los ratoncitos llegaron a la conclusión de que para poder salir sin ser merendados por el gato, debían de poder tener una forma de saber dónde estaba el gato en cada momento. Así que a un ratoncito espabilado se le ocurrió ponerle un cascabel al gato para localizarlo.

Sin embargo, cuando llegó el momento de ponerle el cascabel, ningún ratón quiso atreverse a intentarlo. La moraleja de esta fábula es que es más fácil decir las cosas que hacerlas, pero ha dado lugar al uso de este adorno en los gatos caseros.

¿Cuáles son las ventajas del cascabel?

Antes de nada, vamos a ver cuáles son las razones por las que se le pone el cascabel al gato. Lo primero es que los dueños lo utilizan como localizador para saber dónde se ha metido su gato. Los gatos son animales muy sigilosos, por lo que el cascabel actúa como un localizador o GPS y permite a los dueños saber dónde está.

Otro de los usos más extendidos de ponerle el cascabel al gato es, como en la fábula, avisar a las posibles presas (pájaros y/o ratones) de que se acerca el gato. De esta forma, las presas pueden escapar y evitar morir a manos de un gato a quien además los dueños están intentando alimentar con pienso y quieren evitar que meta alimentos extraños en su dieta.

¿Cuáles son las desventajas del cascabel?

cascabel gato 3

El cascabel puede quedar muy bonito en un gato, pero tiene varias desventajas para con el gato. La primera de ellas es el ruido. El cascabel no solo es repetitivo y molesto para el dueño, sino que puede ser perjudicial para la salud del gato. Como el cascabel está cerca del pabellón auditivo, el gato está sometido a estímulos constantes que harán que pierda agudeza auditiva o incluso que se quede sordo, si el cascabel es grande y suena fuerte.

Asimismo, el cascabel puede alterar el estado anímico del gato. Los gatos son animales tranquilos y sigilosos y además se asustan fácilmente de los ruidos. El tintineo perpetuo puede poner nervioso al felino y causarle estrés. Por no mencionar que el cascabel es incómodo. Muchos gatos intentan quitárselo o morderlo. Algunos hasta aprenden a llevarlo en la boca para que no suene.

Además, como es un adorno bastante poco natural, el gato no entiende que es eso que lleva en su cuello que encima suena y no le deja rascarse ni cazar en paz.

¿Qué alternativas tengo al cascabel?

Hay muchas alternativas al cascabel del gato, empezando por nada que haga ruido. Si quieres que tu gato lleve collar, no hay problema, aunque es posible que le resulte incómodo. Los collares pueden ser identificativos, antiparásitos, estéticos, o llevar un chip electrónico que permita abrir la gatera, pero no tienen por qué llevar un cascabel.

Simplemente asegúrate de que no le aprieten y de que no pueda quedarse enganchado con nada. Además, como hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad, seguro que existen collares para gatos con localizador que se puedan seguir desde el móvil.

Y si no existen, ya es hora de que alguien los invente. De todas formas, si de verdad te entusiasma ver a tu gato con cascabel, puedes ponérselo solo unos minutos cada día. Así no le molestará y tú tendrás la satisfacción de ver a tu gato con cascabel. Todos contentos.