¿Por qué mi perro se rasca? 3 razones científicas

5 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Dependiendo de la época del año y de los síntomas, las causas del picor pueden ser unas u otras. Por ello, han de tenerse en cuenta varias posibilidades.

Los perros se rascan de manera habitual, normalmente para intentar tranquilizarse por picores puntuales. No obstante, en el momento en el que perro se rasca a menudo y lo notamos incómodo, han de comprobarse cuáles pueden ser las posibles causas.

Razones por las que mi perro se rasca

Para ello, han de tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

Presencia de parásitos

Los parásitos son unos organismos de tamaños muy diversos; pueden ser vistos a simple vista o pueden ser microscópicos. Este organismo es definido como aquel que se alimenta de las sustancias que elabora un ser vivo de otra especie, ya sea que vive en su interior o en su superficie, mientras causa daño o perjuicio.

Dentro de todos aquellos que son clasificados como parásitos, podemos encontrar a las garrapatas, las pulgas o los piojos. Estos tres parásitos son responsables del picor en los perros. 

Las garrapatas y las pulgas son hematófagos, lo que quiere decir que se alimentan de la sangre del animal. Mediante su aparato bucal, extraen la sangre del animal, pero al mismo tiempo pueden transmitirle enfermedades.

Aunque las garrapatas son visibles a simple vista, y por ello se puede extraer su cabeza con pinzas, no ocurre lo mismo con los piojos y las pulgas. Tanto las pulgas como los piojos son de pequeño tamaño y no es fácil identificarlas teniendo en cuenta el color o forma del pelaje del can.

Por ello, se consideran como una de las causas más probables de picazón en perros. Para evitar que puedan afectar al perro, se aconseja realizar de manera periódica una desparasitación.

Perro piensa en parásitos

El veterinario se encargará de explicar los productos más aconsejables para realizar la desparasitación. Actualmente, existe una gran diversidad de productos de desparasitación en el mercado.

Alergias

La alergia es un proceso inmunológico del cuerpo que muestra diferentes síntomas como respuesta a la presencia de un antígeno extraño. En condiciones normales, ese antígeno o sustancia extraña no produce alteraciones en el organismo.

La respuesta del organismo ante esa sustancia extraña son varias reacciones inflamatorias exageradas. Entre las diferentes alergias existentes, están la reacción ante una picadura de pulga o una dermatitis atópica.

La alergia a la picadura de pulga provoca lesiones en forma de costras en el abdomen, la grupa y la cara interna y posterior de los muslos. Para detener el rascado, el veterinario puede recetar antiinflamatorios, mientras que para tratar las lesiones aplicará antibióticos.

Un remedio para las pulgas son los antipulgas, que son productos químicos tóxicos. Se esparcen por la piel del animal, pero pueden ser peligrosos para él. Para impedir un posible envenenamiento, ha de evitarse que el perro se lama la piel. Otra posible opción para evitar este peligro son los antipulgas orales.

Por otra parte, la dermatitis atópica tiene un marcado carácter hereditario. Dentro de los diferentes alérgenos que pueden provocarla, pueden tener un origen ambiental o alimentario.

Dependiendo del tipo de alergia, las medidas que se tomarán serán distintas. En el caso de la alergia a la picadura de pulga, para evitarla se aconseja prevenir realizando desparasitaciones. En cuanto a la dermatitis atópica, lo mejor es identificar el alérgeno responsable e intentar eliminarlo del ambiente en el que se encuentre el animal.

Enfermedades que pueden causar picor en perros

La sarna es una enfermedad extremadamente contagiosa de la piel provocada por distintos ectoparásitos. También conocida como escabiosis, es una de las enfermedades más comunes en perros.

Picor en perros

Los responsables de la sarna o escabiosis son un grupo de ectoparásitos, los ácaros. Los ácaros transmiten la enfermedad, normalmente por contacto directo. Teniendo en cuenta que existen diferentes especies de ácaros, según cuál sea, se dará un tipo de sarna u otra.

En algunas ocasiones puede observarse que el perro se rasca y no hay una causa aparente para ello. El can puede estar ante la situación de una enfermedad autoinmunitaria.

En ese caso, para confirmar si en realidad es o no una enfermedad autoinmunitaria, se recomienda acudir a un profesional. Solo el profesional sanitario podrá corroborar si esa es la situación y cómo enfrentarse a ella. 

La prevalencia de parásitos no es la misma en todas las épocas del año, por lo que también ha de tenerse en cuenta este factor, al igual que algunos alérgenos pueden estar presentes en algunas épocas del año, pero ausentes en otras.

En cualquiera de las situaciones anteriores, si se ve que el perro se rasca, se recomienda acudir a un veterinario que corrobore si las suposiciones son ciertas. Es mejor prevenir y desparasitar que curar.