¿Por qué mi cachorro me muerde y gruñe?

Si acabas de adoptar a un pequeño peludo, es probable que te preguntes "¿por qué mi cachorro me muerde y gruñe?". Aquí tienes respuestas.
¿Por qué mi cachorro me muerde y gruñe?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 22 septiembre, 2021.

Última actualización: 22 septiembre, 2021

El aspecto adorable de las crías de perro suele crear la sensación de que no van a hacer nada fuera de tono. Por eso, algunas personas acuden a especialistas y veterinarios con esta pregunta: ¿por qué mi cachorro me muerde y me gruñe?

Si estás aquí porque este es tu caso, no te preocupes. Es un comportamiento propio de su desarrollo y es perfectamente moldeable, así que no tiene por qué suponer un problema para los tutores (o el perro) a largo plazo. En este artículo tienes todo lo básico que necesitas saber sobre el tema.

¿Por qué me gruñe mi cachorro cuando juego con él?

Lo más lógico y prudente es pensar que el gruñido de un perro indica amenaza. Sin embargo, esto no es del todo cierto y muchos tutores se asustan pensando que su cachorro podría estar desarrollando un comportamiento agresivo cuando no es así.

Si los gruñidos se producen durante el juego, probablemente la conducta no tenga nada que ver con una agresión, sino todo lo contrario: entre canes es habitual usar las vocalizaciones para provocar al otro a entrar al juego (y pasa algo igual con los mordiscos). No es más que un entrenamiento para la vida adulta.

Sin embargo, hay otras razones por las que tu cachorro podría gruñirte y debes tenerlas en cuenta y saber identificarlas. Más adelante tienes las más habituales.

Un cachorro muerde y gruñe a su tutor.

Dolor o enfermedad

Que cojas en brazos a tu cachorro o lo acaricies puede ser molesto para él si tiene alguna dolencia o lesión. El gruñido es una forma de expresar su malestar o de alejarte porque quiere aislarse. Si se trata de esto último, debes estar atento a otras señales, como la falta de apetito o la apatía, pues la conducta podría tratarse de un síntoma de enfermedad.

Protección de recursos

Si el cachorro se siente inseguro cerca de sus recursos (comida, juguetes, espacios y otros) puede que te gruña cuando te acercas. Esto se interpreta como una actitud posesiva, por lo que muchos tutores tienden a regañar al cachorro y quitarle el objeto en cuestión.

La mejor forma de abordar esto es enseñar límites al can y darle seguridad cuando está interactuando con su comida y demás pertenencias. Si lo riñes, lo único que harás será reforzar esa inseguridad, pues le confirmas que alguien viene a quitarle sus cosas.

Mi cachorro me muerde y gruñe por miedo

Los perros especialmente miedosos o con malas experiencias podrían temer el contacto con el tutor. Una buena socialización es clave en el desarrollo del cachorro. Por desgracia, aquellos que no han podido realizarla son proclives a padecer problemas emocionales y de comunicación, como gruñir y morder ante la presencia de un humano.

¿Por qué no debes reñir a tu cachorro?

El gruñido es una forma de comunicación más de tu cachorro. Tanto si es por molestia o por juego, no es bueno reñirlo por ello. Podrías conseguir que deje de hacerlo, es cierto, pero eso no eliminaría el hecho de que el can quiere jugar o que lo estás molestando.

Castigar al can cuando expresa malestar contigo puede crear indefensión aprendida en el cachorro: no te gruñirá, pero estará sufriendo y no tienes forma de saberlo.

Además, el uso del castigo verbal o físico no hará más que destruir la confianza que tu cachorro tiene en ti. Tu animal debe ser libre de expresarse y eso no es incompatible con que aprenda límites. La educación en positivo te será realmente útil para este proceso.

¿Qué hacer si mi cachorro me muerde y gruñe?

“Bien”, podrás pensar, “si mi cachorro me muerde y gruñe mientras juega es algo normal, pero no mide sus fuerzas y me hace daño”. Es lógico que quieras encontrar una forma de pasar un buen rato con tu can sin acabar con heridas o sustos. Por eso, a continuación tienes algunos consejos básicos con el fin de poner límites en esta situación.

Tratamiento para la protección de recursos

Si tu cachorro te gruñe para evitar que le quites algo valioso para él, deberás trabajar este problema de comportamiento lo antes posible de forma positiva, pues escala con facilidad. Lo esencial es que tu cachorro no te vea como una amenaza que quiere robarle algo, sino que asocie tu presencia a algo positivo.

Por ejemplo, si tienes que quitarle un juguete a tu cachorro y te gruñe, puedes empezar a enseñarle a intercambiarlo por otro que le guste.

Es importante redirigir este comportamiento del perro con todos los integrantes de la familia, pues podría ser selectivo a la hora de mostrar conductas posesivas. Si los gruñidos pasan a ser agresiones o ves que no progresas, es momento de acudir a un educador canino.

Consejos para cachorros con miedo

En este caso, el mejor consejo para ti es que tengas paciencia. Si has dado con un cachorro que gruñe y muerde por miedo, mantén siempre una distancia prudencial y dale tiempo a que se adapte a su nuevo hogar.

Evita también movimientos bruscos, gritos, ruidos fuertes, cogerlo en brazos, abrazarlo o cualquier otro gesto que pueda agobiarlo o incomodarlo. Lo mejor siempre será esperar a que el can dé el primer paso o aproximarte muy poco a poco y respetando sus tiempos.

Consejos para cachorros que muerden fuerte

Algunos cachorros pueden llegar a dar mordiscos muy dolorosos. Esto no implica que haya malas intenciones o agresividad, sino que tu peludo no sabe medir sus fuerzas cuando se emociona (algo muy normal en las primeras etapas de vida).

Es importante enseñarle límites al can a este respecto, comunicándole que el mordisco es excesivo. Lo más adecuado es parar el juego en ese momento (lo que se conoce como castigo negativo) y emitir un sonido fuerte y agudo, como un “¡ay!” o simular el chillido de un perro cuando se asusta.

Los cachorros que mascan algo con fuerza, más que dar un rápido mordisco, suelen hacerlo porque sus dientes están en crecimiento y les duele la boca. Morder también es su forma de explorar el mundo y tomar consciencia de su propio cuerpo y sus capacidades. Aunque esta conducta pueda resultar agobiante, es normal.

Un cachorro enfermo.

¿Qué hacer si tu cachorro no se siente bien?

Lo primero es observar el comportamiento general de tu cachorro y su entorno para identificar adecuadamente las causas de que te gruña y muerda. Ante la posibilidad de que haya podido caer enfermo, lo más adecuado será siempre acudir a tu veterinario de confianza.

Si por el contrario te parece que este puede ser un comportamiento problemático, la mejor solución es consultar con un educador canino. La infancia de tu perro es una etapa para disfrutar y que se desarrolle adecuadamente, así que no tengas miedo a la hora de pedir ayuda con el fin de garantizar que crece sano y feliz.

Te podría interesar...
¿Los perros pueden comer nueces?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Los perros pueden comer nueces?

¿Pueden los perros comer nueces? Como el sistema digestivo de los canes no es igual al nuestro, es necesario hacerse preguntas como esta.