Perros mayores y Síndrome de Disfunción Cognitiva

Dicen que no hay nada más triste que envejecer. Y es que desgraciadamente, todo envejece: nosotros, las cosas y nuestras mascotas también. Ver como nuestro perro se va consumiendo no es nada agradable, pero estar bien informado sobre los problemas que pueden sufrir es importante para poder ayudarlos a paliar problemas como el Síndrome de Disfunción Cognitiva.

Así pues, hoy hablaremos sobre el citado Síndrome de Disfunción Cognitiva en los perros mayores.

El Síndrome de Disfunción Cognitiva, ¿qué es?

Este trastorno tiene más frecuencia en perros mayores o de edad media a avanzada. Según estudios, parece ser causado por cambios en el tejido nervioso debido al envejecimiento celular que sucede con los años.

El tejido nervioso de los canes es extremadamente sensible a los radicales libres y estos hacen envejecer e incluso morir a las neuronas que se encargan de los trabajos más importantes. El cerebro no puede crear nuevas neuronas que suplan a las dañadas, por lo que se crea el proceso de envejecimiento.

Debido a todos estos cambios en el cerebro  y a la falta de neuronas, el animal empieza a tener cambios en su comportamiento que dificultan una vida de calidad, así como la capacidad de interactuar con otros perros o incluso con sus dueños.

Síntomas

Para saber si tu perro puede estar sufriendo el Síndrome de Disfunción Cognitiva, es importante que conozcas los síntomas. Son estos:

  • Desorientación. Un perro con este síndrome deambulará por la casa tropezando con todo, como si no conociera el lugar, y es posible que también le cueste reconocer a los miembros de la familia, vecinos o amigos. En la calle, aun siendo un territorio por el que siempre sale y que conoce, la desorientación será aún mayor. Uno de lo signos más reconocibles se produce cuando se esconden bajo un sillón o una mesa y no son capaces de salir de allí.
  • Disminuye la interacción con otros animales o personas. Si tu perro siempre ha sido sociable y ahora parece no querer hacer nada, ni siquiera contigo, es un signo claro de que está sufriendo este trastorno. Puede mostrar desinterés por las caricias y no buscará tu atención como lo hacía antes.
  • Alteraciones en el sueño. Si duermen mucho de día y poco de noche, o duermen poco en todo el día o demasiado, es una señal de que algo no anda bien y posiblemente sea el Síndrome de Disfunción Cognitiva.
  • Hábitos higiénicos. Empezar a hacerse pipí por la casa o a defecar cuando nunca antes lo había hecho o no pedir salir a la calle cuando tienen necesidad, es porque algo no funciona en su sistema nervioso.
  • Ladrar sin motivo aparente, especialmente de noche.
  • Lento en obedecer órdenes que antes eran simples para él.
  • Ya no pueden hacer aquellas cosas que habían aprendido, como sentarse o no comer del suelo, etc…
  • Se sienten confusos cuando tienen que hacer cosas que son rutinarias, como por ejemplo ir a comer o a dormir.
  • Estar de pie con la mirada perdida y sin moverse es un signo claro del Síndrome de Disfunción Cognitiva.

Tratamiento

cocretas-anticonceptivas

Aunque esta es una enfermedad degenerativa y no hay mucho que se pueda hacer por curarla, sí mejorará con ciertos cuidados. El tratamiento podría ayudar a tu mascota a tener una mejor calidad de vida en caso de que sufra el Síndrome de Disfunción Cognitiva.

  • Nicergolina. Es un vaso dilatador cerebral que puede aumentar las funciones comitivas de tu mascota.
  • Selegilina. Reduce el deterioro de la dopamina.

Además, se puede alternar con productos naturales que pueden combatir los efectos de los radicales libres. Estos son:

  • Vitamina C y E
  • Selenio
  • Coenzima Q10
  • Ácido alfa lipoico
  • Semilla de uva
  • L-Carnitina
  • Omega3
  • Fosfaltidilserina

Obviamente, que estas sustancias ayuden no significa que no tengas que llevar a tu perro al veterinario.