Perros hipoalergénicos: seis cosas que debes saber

26 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los perros hipoalergénicos no existen, pues el pelaje no es la fuente real de alergias a las mascotas, sino algunas proteínas que se encuentra en la saliva, la caspa y la orina.

Es común que los animales domésticos representen una fuente importante de sustancia alérgenas. Esto quiere decir, que la convivencia con las mascotas puede inducir una reacción de hipersensibilidad en personas susceptibles. De allí que muchos busquen elegir razas de perros hipoalergénicos.

A nivel mundial, las cifras de personas sensibilizadas a alérgenos animales está aumentando año tras año. Esta situación es preocupante, pues en ellas aumenta la hiperreactividad bronquial y la susceptibilidad a padecer ataques de asma.

Cabe señalar que los síntomas alérgicos relacionados con la exposición a perros incluyen, además de asma, rinitis alérgica, dermatitis atópica y urticaria. En un intento por reducir estos síntomas, las personas con alergias a las mascotas buscan las llamadas razas «hipoalergénicas».

1. ¿Cómo funcionan las alergias a los perros?

Es importante conocer que  las personas pueden desarrollar reacciones alérgicas a la caspa de mascotas, saliva, orina y el pelo. Cuando el cuerpo de una persona sensible se expone a estos elementos, sus células inmunitarias reconocen como amenaza a ciertas proteínas dentro de ellas, los llamados alérgenos.

Por esta razón, la persona alérgica desarrolla anticuerpos contra esas proteínas caninas. Luego, cuando el ser humano se expone nuevamente a estas, se da en su cuerpo una respuesta alérgica. En esencia, la respuesta consiste en la liberación de histamina, que activa todo el sistema inmunitario y desencadena los síntomas.

Es importante conocer que ciertas proteínas, que son producidas por todos los perros, son las que desencadenan la reacción alérgica. No todas las personas con alergias a los perros son alérgicas a las mismas proteínas.

Alergia a perros por dormir en la misma cama

2. ¿Existe una definición para los perros hipoalergénicos?

Es muy frecuente el debate sobre la existencia de mascotas hipoalergénicas. Este tema es candente, pues las «razas de perros hipoalergénicos» se han utilizado como un elemento de comercialización. Esto sin que se entienda a cabalidad que, si bien los niveles de alérgenos varían enormemente entre una raza y otra, también cambian entre distintos sujetos de una misma raza.

Otro punto muy importante es que la reacción alérgica a los perros no está dirigida a una sola proteína. Al contrario, la activan un repertorio de proteínas y cada persona reacciona a una o a varias de ellas. Por esta razón, no se puede idear una raza que no posea el alérgeno que dispara la reacción.

3. ¿Qué proteínas no deberían tener los perros hipoalergénicos?

En la actualidad, hay siete alérgenos caninos reconocidos. La Unión Internacional de Sociedades Inmunológicas, acordó designarlas con las letras Can f  y un número del uno al siete. No hay ninguna proteína que predomine sobre las otras en cuanto a su potencia como gatillo de la reacción alérgica, como sí lo hace la proteína Fel d 1 en la alergia a los gatos.

Además, para complicar los estudios en alergias a perros, las concentraciones de alérgenos producidos varían entre canes sin importar la raza. Hasta ahora, se reconoce que los perros mayores producen más caspa que los jóvenes porque su piel es más seca. También existen más alérgenos en los perros propensos al eccema y a la seborrea grasa.

Hasta la fecha, no hay perros ni gatos verdaderamente hipoalergénicos, ya que todos los alérgenos proteicos tendrían que ser desactivados.

4. ¿Qué se conoce de las proteínas alérgenas de los perros?

Como ya se mencionó, se han identificado, hasta ahora, siete alérgenos de perros. Diversos estudios han brindado información sobre ellos:

Las lipocalinas

Cuatro de los componentes alérgenos de los perros pertenecen a la familia de proteínas llamadas lipocalinas. Ellas son Can f 1, Can f 2, Can f 4 y Can f 6. Son proteínas muy diferentes entre sí. En general, son secretada por las glándulas sebáceas caninas y se encuentran en el pelo y la caspa del perro, también en la saliva.

Según diversos estudios realizados en personas alérgicas a perros, que evaluaron la presencia de anticuerpos humanos tipo IgE que reconocían cada alérgeno, la reactividad es bastante dispar. Así, el 49 % de los sujetos reaccionaron a Can f 1, el 22 % para Can f 2, el 35 % para Can f 4 y el 38 % para Can f 6.

Albúmina de Perro

El alérgeno Can f 3 es la albúmina de la sangre canina. Solamente el 16 % de los pacientes sensibilizados con perros responden a este antígeno. Una mala noticia es que estos pacientes tienden a presentar reactividad cruzada a la albúmina de otros animales peludos. Por lo tanto, puede ser alérgico sin haber tenido contacto previo a otros animales, por ejemplo a conejos, hámsteres, cobayas, ratas, caballos, vacas y ratones.

La calicreína prostática

El alérgeno Can f 5 es miembro de la familia de las calicreínas y está presente en la orina del perro. Esta familia proteica está conformada por enzimas proteasas, que degradan a otras proteínas. Es muy interesante conocer que los pacientes que reaccionan a esta enzima canina, presentan reactividad cruzada con el antígeno específico de próstata humana. Este hallazgo puede tener relevancia clínica en pacientes con alergia al plasma del semen humano.

Can f 7 es una proteína del epidídimo

Cabe recordar que en el testículo, el epidídimo es un tubo que recoge el fluido de los conductos seminíferos. Hasta ahora, el papel exacto de la proteína Can f 7, presente en la orina, sigue sin estar claro. En la evaluación de pacientes sensibilizados a perros, se ha establecido que del 14 % –17 % de la población reacciona a este antígeno.

Una mujer y un perro con mascarilla.

5. ¿Por qué se dice que existen perros hipoalergénicos?

Existe la creencia de que la cantidad y la longitud del pelo pueden actuar como adherentes de la caspa y la saliva del perro y que así, no se liberan al aire o al piso. Por esta razón, las razas de perros que desprenden menos su pelaje han sido llamadas «perros hipoalergénicos».

Un estudio que evalúó la cantidad de alérgenos en el aire o en el piso de hogares de perros de razas consideradas hipoalergénicas (labradoodle, poodle, spanish water dog y Airedale terrier). Sin embargo, el hallazgo de este estudio fue que los niveles de los alérgenos fueron comparables a aquellos de los ambientes de las razas no hipoalergénicas (labrador retriever y un grupo de control).

6. ¿Es posible modificar una raza para que no exprese estos alérgenos?

Aunque, desde el punto de vista de la tecnología, esto sería posible, existen objeciones éticas para manipular el genoma de los animales domésticos. Además, la verdadera función estos alérgenos in vivo en perros y gatos aún no está clara. Por lo tanto, la inactivación de estas proteínas puede tener impacto final en su desarrollo.

  • Heutelbeck, A. R., Schulz, T., Bergmann, K. C., & Hallier, E. (2008). Environmental exposure to allergens of different dog breeds and relevance in allergological diagnostics. Journal of Toxicology and Environmental Health, Part A, 71(11-12), 751-758.
  • Chan, S. K., & Leung, D. Y. (2018). Dog and cat allergies: current state of diagnostic approaches and challenges. Allergy, asthma & immunology research, 10(2), 97-105. https://synapse.koreamed.org/DOIx.php?id=10.4168/aair.2018.10.2.97
  • Vredegoor DW, Willemse T, Chapman MD, Heederik DJ, Krop EJ. (2012). Can f 1 levels in hair and homes of different dog breeds: Lack of evidence to describe any dog breed as hypoallergenic. Journal of Allergy and Clinical Immunology; 130(4). doi:10.1016/j.jaci.2012.05.013
  • Nicholas CE, Wegienka GR, Havstad SL, Zoratti EM, Ownby DR, Johnson CC. (2011). Dog allergen levels in homes with hypoallergenic compared with nonhypoallergenic dogs. Am J Rhinol Allergy;25(4):252–256. doi:10.2500/ajra.2011.25.3606
  • Chan SK, Leung DYM. (2018). Dog and Cat Allergies: Current State of Diagnostic Approaches and Challenges. Allergy Asthma Immunol Res;10(2):97–105. doi:10.4168/aair.2018.10.2.97