¿Por qué tu perro se tumba al sol?

Más allá de ser agradable para el animal, intuye que es bueno para su organismo, y es que los rayos de luz traen consigo la generación de vitamina D, que sirve para fortalecer huesos y músculos; también estimula la creación de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad

Sentarse a tomar luz solar es gratificante, y los canes lo saben muy bien, lo hacen cada vez que pueden. ¿Alguna vez te has preguntado por qué un perro se tumba al sol? Es por diversas razones más allá del placer que pueda brindar.

El astro de la vida

Como sabemos bien, el sol es el principal agente que causa la vida en el planeta, incluso antes que el agua misma. Sus rayos solares bombardean todo el tiempo la atmósfera terrestre, lo que cual permita la creación de diferentes moléculas y partículas beneficiosas para los ecosistemas.

Es por esto que las plantas aprovechan la luz solar al máximo y crean oxígeno, componente vital para el sustento de la vida en el planeta. Esto es un hecho que todas las personas deberían conocer de memoria. Pero, ¿sabías que no solo las plantas sacan provecho de esta estrella?

Todos los animales lo hacen de una forma u otra, y los perros no son la excepción. De hecho, es un componente bastante importante en el desarrollo de la vida del animal, así que cuando veas que un can se tumba al sol, recuerda que lo hace por es beneficioso para él.

El perro se tumba al sol por vitamina D

El sol es el principal responsable de generar vitamina D en los cuerpos de los animales; los canes intuyen el beneficio de este, y esta es una de las razones por la que perro se tumba al sol.

Perro toma el sol

La vitamina D es fundamental en su cuerpo, ya que consigue fortalecer sus huesos de forma constante, lo que le permite resistir de mejor manera los rigores del día a día.

Pero no solo la vitamina D sirve para esto; también se encarga de mantener sus músculos en forma junto con el ejercicio diario que debería hacer el animal. Si le brindas a tu compañero una buena dosis de ambas, seguro que estará siempre en forma.

Es fundamental que incluso las razas de compañía tomen el sol como cualquier otra especie. Se preguntarán por qué: la musculatura de ellos también está en constante movimiento, además, evita que se atrofien sus extremidades con el tiempo.

En la mayoría de los casos, el pelaje absorbe la energía del sol y la convierte en vitamina D, pero de esta forma no llega todo lo que su cuerpo necesita. Para recoger toda el componente, el animal recurre a lamerse el cuerpo y así obtener la máxima cantidad posible.

Serotonina: hormona de felicidad

Existe otra razón por las que el perro se tumba al sol, y es para sentirse mejor de ánimo. El sol en los canes estimula la generación de serotonina, también llamada la hormona de la felicidad.

Es vital la generación de esta hormona para que el perro se sienta mejor consigo mismo y con el entorno que le rodea. La serotonina alivia los síntomas de la depresión en perros, estimula el organismo inmunológico y alivia la sensación de soledad que pueda tener al estar solo.

Por qué mi perro toma el sol

Claro está que no es recomendable dejar en soledad a nuestra mascota; estar con su amo o con otros perros es la mejor forma de darle la felicidad que él requiere en su día a día.

La luz solar, además, influye en la segregación de melatonina, la cual se conoce como la hormona del sueño. Sin ella, los perros no podrían descansar tan bien como lo hacen regularmente.

Si os dais cuenta, es común que muchos perros se duerman mientras están tomando el sol, y se debe a la segregación de esta hormona. Debéis prestar mucha atención a vuestro compañero cuando esto suceda, ya que en exceso puede ser dañino para el animal.

El peligro de que tu perro se tumbe al sol

Hemos hablado de los beneficios, pero hay que recordar que todo en exceso es malo para la salud, y el astro no es la excepción de la norma, así que prestad mucha atención cuando su perro se tumba al sol.

El exceso de luz solar puede causar quemaduras e irritaciones en la piel de nuestra mascota, así que lo ideal es aplicar bloqueador y cremas en zonas sensibles. Recuerda vigilar que el suelo sea apto para que el can pueda estar sobre él y evitar que se quemen sus almohadillas.

Mantenlo hidratado, el calor puede causar problemas graves de hidratación y darle mucha sed a tu perro. Recuerda dejarle un bowl con agua cerca para que disfrute al máximo.

Te puede gustar