¿Por qué el descanso y dormir bien es importante para mascotas?

Francisco María García · 19 enero, 2017

Estamos acostumbrados a ver a nuestra mascota dormir bien y despertar. Lo despertamos para que juegue con nosotros, para acariciarlo, etc. Sin embargo, debemos ser un poco cuidadosos con el descanso de nuestro amigo.

Igual que las personas necesitamos dormir unas horas al día, nuestras mascotas también precisan su tiempo de descanso.

El hecho de que los veamos dormir de día no significa que estén holgazaneando porque han dormido de noche. Posiblemente es que necesiten descanso.

Un ciclo diferente para dormir

gato y persona

Empezaremos a entender la importancia del descanso en nuestros perros considerando que tienen ciclos de sueño diferentes a los nuestros. Según la edad que tengan, duermen más o menos.

El descanso en los perros les otorga varios beneficios:

  • El buen humor. Aunque a veces no lo creamos, los perros tienen carácter y personalidad propia. La falta de descanso va a alterar sus emociones y ocasionar que el can esté antipático o incluso agresivo.
  • Energía. El mal descanso drena energía a perros y a personas. Si nuestro amigo no descansa como es debido, no tendrá energía para hacer su ejercicio diario y esto podría causarle aceleraciones del corazón o incluso caer en sobrepeso si el animal se niega a ejercitarse.
  • La paz interior. El descanso necesario conseguirá que el animal esté tranquilo y no sienta ansiedad o nerviosismo interno y esté todo el día inquieto.
  • Una función adecuada en su organismo. Lo mismo que pasa con las personas, los perros necesitan que durante las horas de sueño distintas funciones de su organismo trabajen. El descanso adecuado permitirá que esto suceda también en el caso de tu mascota.

Un espacio ideal para el perro pueda dormir bien

  • El lugar donde se encuentre su cama es muy importante. Si su cama se encuentra muy lejana de la nuestra, seguramente se pasará la noche intentando llegar a nosotros. Ello le generará estrés y ansiedad, y no podrá descansar bien.
  • La cama tiene que tener el tamaño adecuado, para que el perro pueda girarse y tumbarse entero y al enroscarse se sienta protegido. Podemos probar diferentes texturas, más duras o blandas y que sea el propio animal quien decida cuál le gusta más.
  • Iluminación para dormir. Puede darnos la impresión de que la luz no afecta a nuestra mascota. Pero no es verdad. Ellos tienen sus gustos y preferencias con la luz. Para saber cuál prefiere, observaremos dónde se echa a dormir normalmente, si en un lugar con luz o por el contrario prefiere hacerlo en zonas más oscuras como entre sofás o debajo de la cama. De esa forma sabremos la luminosidad adecuada.
  • Los ciclos de sueño. Cuando veamos que nuestro perro duerme, lo dejaremos dormir. Aunque creamos raro verlo dormir varias horas en la noche y varias horas en el día, pero así es como su cuerpo le pide que lo haga.
  • No debemos despertar a nuestro amigo sin motivos.
  • En cuanto al tiempo, su descanso oscila en una media de unas 12-16 horas de sueño. Y en el caso de los gatos en una media de unas 16-20 horas. Igual que ocurre con los seres humanos, en el descanso tan importante son las horas descansadas como la calidad de las mismas.
  • Si son perros de trabajo o de los que realizan deportes o excursiones, con más motivo hay que regular y controlar su tiempo y espacio de dormir bien, ya que así estaremos cuidando su salud física y también mental.

Dormir bien afecta al cuerpo

dormir a un perro

El descanso adecuado favorece que el organismo del animal funcione correctamente. Si el perro ha dormido mal y no ha descansado lo suficiente estará sin energía y no tendrá fuerza para salir a caminar y hacer el ejercicio necesario para mantenerse en forma y sano.

Otra consecuencia de no dormir bien pueden ser problemas de sobrepeso si la mascota toma como hábito el no ejercitarse como su cuerpo precisa.

La jornada diaria de un perro puede ser la siguiente: un 42% del tiempo dedicado a actividades como comer, pasear e incluso descansar sin dormir bien y un 58% para el sueño.

Su sueño está en una media de 14 horas, aunque lo hacen de forma distinta a los humanos, es decir, no del tirón, sino que duermen en periodos de dos o tres horas durante varias veces al día.