Perro de montaña pirenaico: todo lo que debes saber

16 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Hoy hablamos de una raza de perro magnífica y majestuosa: conoce todo sobre el perro de montaña pirenaico

La raza de perro que nos ocupa hoy es una de esas que impresiona nada más verla. Y es que el perro de montaña pirenaico sorprende por su tamaño y su personalidad protectora, y por su alto instinto de protección. Si son educados correctamente, pueden convertirse en excelentes mascotas. Descubre más sobre ellos aquí.

Breve historia del perro de montaña pirenaico

Su origen es bastante remoto, ya que se han encontrado restos fósiles que datan de antes de la Edad de Bronce. Los pastores de la zona de los Pirineos los han venido usando como perros pastores durante varios siglos. Pero es a partir de la época medieval cuando el perro de montaña pirenaico empieza a cobrar renombre.

Los castillos y zonas de pasto francesas han estado vigilados por esta raza de perro durante cientos de años. Es el rey francés Luis XIV el que sin duda alza a esta raza a lo más alto, al nombrarla perro real de la corte de Francia. Esto dispara su demanda por el resto de países, y su uso –no solo como perro pastor– empieza a extenderse.

Actualmente, son muy apreciados como perros de compañía, y son especialmente valorados en países como Australia o los Estados Unidos.

Perro de montaña pirenaico con ovejas

Características generales

Nos encontramos ante un perro del grupo de los molosos. Esto quiere decir que su gran tamaño y musculatura destacan por encima de todo, si bien el Gran Pirineo –como también se conoce– tiene una línea algo más estilizada que otros molosos. Su tamaño, por lo general, ronda los 70 centímetros de altura en los machos y 60 en las hembras.

En cuanto al peso, varía entre los 50 y 60 kilogramos en los machos y 40 o 50 kilogramos para las hembras. Esto, combinado con su altura, los convierte en una de las razas de mayor tamaño que podemos encontrar en la actualidad. Sus potentes y compactas patas están más adaptadas para moverse por terrenos montañosos o escarpados.

Destaca también su grueso pelaje, que puede llegar a ser largo y rizarse en ciertas zonas del cuerpo como la cola o el cuello. Su tupida capa de pelo es de color blanquecino, aunque suelen ser raros los ejemplares de perro de montaña pirenaico totalmente blancos. Lo más habitual es que en algunas zonas del pelaje aparezcan tonalidades ligeramente amarillentas, marrones o grisáceas.

Temperamento del perro de montaña pirenaico

El carácter de perro pastor y guardián convierte al Gran Pirineo en un perro leal y protector. No dudará en proteger a los miembros de su familia, por lo que puede ser habitual que ladre si aparecen extraños. Otro rasgo característico de esta raza es su independencia, que la ha adquirido lo largo de los siglos por permanecer como guardianes solitarios de rebaños.

Perro de montaña pirenaico en el campo

Esta independencia, junto con su fama de tozudez y dominancia puede ser un problema a la hora de educarlos. Lo más recomendable es adiestrarlos desde que son pequeños y, además, hacerlo de manera firme y constante. Si no se hace, puede suponer más de un quebradero de cabeza a medida que el perro crezca. Si todo va bien, vamos a estar en compañía de un perro cariñoso, tranquilo y muy afectuoso con los más pequeños de la casa.

Cuidados básicos

A nivel de salud, el perro de montaña pirenaico no es un animal que requiera de cuidados especiales. Quizá el más relevante de todos sea el cepillado constante que requieren debido a la gran cantidad de pelaje y su frecuencia en la muda.

No son perros especialmente activos, pero de vez en cuando hay que darles un buen paseo y dejarlos en libertad. Debes tener en cuenta que son perros grandes y, por lo general, no les gustan los espacios cerrados. Por eso, esta raza es ideal si vives en una zona rural o bastante abierta.

  • Villar, L., Bidinost, F., Galarraga, B., Macarena, M., Cancino, A. K., Castillo, D. G., ... & Hernández, L. (2014). Perros protectores de ganado. Una herramienta para el manejo de la depredación.
 
  • Meléndez, P. P. (Ed.). (2012). Utilización de perros protectores de rebaños ovinos de la raza Montaña de los Pirineos como una estrategia biológica para controlar la depredación. Favet.