El saluki, el perro real de Egipto

Francisco María García · 25 agosto, 2017

También conocido como ”galgo persa” el saluki es el Perro Real de Egipto. Para los musulmanes, este es el perro enviado por “Alá”. Es una raza colmada de virtudes y curiosidades. Su aspecto elegante y refinado, lo caracterizan por encima de las demás razas. Además, son perros sumamente compañeros y amables.

Datos generales

  • Altura: 58 a 71 centímetros.
  • Peso: 20 kg, en el caso de los machos – 15kg en el caso de las hembras.
  • Capa: Su gama de colores es muy variada.
  • Actitudes: Es un perro cazador por naturaleza, excelente como mascota de compañía y para carreras.

Origen

Los ancestros de esta raza, se remontan a las primeras civilizaciones de Medio Oriente. Estos perros vivían en las estepas. Eran grandes compañeros de los nómadas. Estos los utilizaban para la caza de zorros, gacelas, liebres y chacales. En el año 1840, comenzaron a llegar a Inglaterra, los primeros perros saluki. Hoy en día, es una raza sofisticada y de gran renombre. Principalmente, para la religión musulmana.

Comportamiento

Se trata de un animal tranquilo e inteligente. Puede parecer algo frívolo, al no demostrar sus afectos.

Sin embargo, el saluki es cordial, amable y juguetón. Ama las actividades al aire libre y los paseos en familia. Puede parecer algo arisco, pero es solo cuestión de ganarse su confianza. Es un perro que sabe mantener su distancia.

También llamado Galgo Persa, conserva también un carácter nervioso. No suele saber cómo actuar, ante la presencia de extraños. Además de esto, este perro mantiene ciertos rasgos felinos. Al dormir, se enrolla como u gato. También realiza sus hábitos higiénicos, al estilo felino. Es un perro colmado de curiosidades ancestrales.

Aspecto

Se trata de una raza elegante, de extremidades largas y lomo recto. Su apariencia es ideal. Sus orejas y cola, están recubiertas por una gran capa de pelo. Este a su vez, mantiene gran suavidad y un brillo único. Su cabeza estrecha y larga, también destacan. Los ojos son ovalados, redondos y sumamente oscuros. Su imagen refleja misterio y exotismo.

Cuidados específicos de la raza

El perro Saluki, necesita de compañía y actividades de sociabilización, constantemente. Son aspectos fundamentales en su vida. Este tipo de perros sufren mucho al estar solos. Tampoco es recomendable mantenerlos al lado de otras razas de carácter dominante. Pueden llegar a ponerse muy ansiosos y nerviosos. Su vida debe desarrollarse en el exterior. Aun así, es necesario que duerman dentro de casa, en una cama blanda y cómoda.

Lo particular de esta raza es que mantiene muy pocas tendencias a desarrollar enfermedades psicosomáticas. Se trata de padecimientos relacionados al estrés. En ocasiones, pueden afectar gravemente la piel del animal. También su aparato digestivo. Por lo general, El saluki es un perro muy saludable.

Consejos a la hora de comprar un saluki

Comprar un perro saluki por Internet, puede implicar varios riesgos. Es necesario tener en cuenta, ciertas precauciones, a la hora de hacerlo.

  • El vendedor deberá mostrar toda la información disponible, en cuanto a la raza. Deberá aclarar todas las dudas del comprador.

  • También deberán ofrecer un seguimiento continuo, si el animal es aún cachorro.
  • El animal deberá tener la regulación correcta. Es necesario que esté inscripto en la LOE, y que el pedigree esté en regla.
  • El vendedor debe ofrecer garantías en cuanto a la salud del animal. Será necesario que el animal sea entregado, con su respectiva cartilla del veterinario.
  • Las instalaciones en donde ha permanecido el animal, debe estar en buenas condiciones. Será necesario ir a verlas, antes de adueñarse de la mascota.
  • Es importante recordar que el cachorro saluki, necesita estar al menos dos meses con su madre. Antes de este tiempo, no debe ser separado de ella.

Cuidados posteriores para el saluki

  • Cepillado dental semanal.
  • Es importante mantener bien cuidadas, las uñas del animal.
  • Se deberá bañarlo, cada 6 u 8 semanas.
  • Su pelo no necesita ser cortado.
  • Sus ojos, dientes y orejas, son muy sensibles. Necesitan ser supervisados, ocasionalmente.
  • Es necesario mantener al día sus vacunas.

No hay que olvidar, que el saluki es un perro sumamente delicado. Es importante que el animal visite regularmente al veterinario. Se trata de un maravilloso perro de compañía.

Quienes decidan adquirir uno no se arrepentirán. El perro de los dioses está realmente colmado de virtudes.