Mi perro jadea mucho: a qué se debe y qué hacer

25 julio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
El jadeo en perros es un mecanismo de termorregulación normal y necesario en cánidos. Por desgracia, a veces puede indicar la presencia de una enfermedad.

Los animales tenemos muchísimos mecanismos para termorregular, es decir, controlar la temperatura interna. Algunos de ellos son fisiológicos —unas orejas grandes para disipar calor en el desierto, por ejemplo— y otros comportamentales, como el jadeo o la respiración acelerada. Si tu perro jadea mucho, seguramente tenga calor.

De todas formas, existen muchas más causas del jadeo excesivo en canes: fiebre, alergias, ataque de calor inminente, estrés, dolor y muchas cosas más. Si quieres saber las causas más comunes de este mecanismo respiratorio y cuándo empieza a ser patológico, sigue leyendo.

¿Qué es el jadeo en el perro?

El jadeo es un mecanismo que le permite al perro refrigerar su cuerpo y mantener una temperatura corporal óptima. Es una respiración acelerada y poco profunda que suple la falta de glándulas sudoríparas, pues los canes carecen de ellas en gran parte de su piel. Esto es muy diferente en el ser humano, ya que nosotros podemos perder hasta 1,5 litros de sudor por hora para termorregular.

Tal y como indica estudios profesionales, el jadeo se ve fomentado por cambios en la presión ambiental y en la temperatura. Además, este mecanismo ventilatorio está más presente cuánto más aumente la demanda de evaporación en el cánido. Veamos los 3 patrones del jadeo en estos animales:

  • Inhalación y exhalación a través de la nariz: este patrón respiratorio se observa en canes descansando en un entorno a menos de 26 ºC o en aquellos que se mueven de forma relativamente rápida en un ambiente muy frío.
  • Inhalación a través de la nariz, exhalación por nariz y boca: en perros descansando en un entorno a más de 30 ºC y durante el ejercicio normal.
  • Inhalación y exhalación a través de nariz y boca: mismas condiciones que en el anterior patrón. Cuanto más aumente la temperatura y el ejercicio, más se adopta esta estrategia ventilatoria.

Al jadear mucho, el perro está aumentando la tasa de evaporación de vapor de agua en las superficies orales. De esta forma, es capaz de disminuir su temperatura corporal interna mediante el intercambio de gases en momentos en los que hace calor.

Un Corgi sacando la lengua.

¿Cuándo es normal que un perro jadee?

Como habrás podido comprobar, el calor y la actividad física fomentan que se produzca el jadeo. Correr en el parque una tarde de verano hará que tu perro respire de forma rápida y superficial por la boca, pero no hay de qué preocuparse. Este mecanismo es normal y responde a una necesidad fisiológica de termorregulación. 

El momento de alarma comienza cuando el perro jadea estando tranquilo en casa a una temperatura ambiental menor de 30º C. También es hora de preocuparse si en esta misma situación su tasa respiratoria constante es más alta de 30 respiraciones por minuto (taquipnea).

Mi perro jadea mucho: las causas más comunes

Ahora que ya conoces qué es el jadeo y para qué se utiliza en situaciones de normalidad, estamos preparados para conocer las causas más comunes por las cuales un perro jadea mucho. No te lo pierdas.

1. Braquicefalia (genética)

Como hemos dicho, el principal mecanismo termorregulador en perros es el jadeo. Esta tarea ventilatoria se dificulta mucho en los canes braquicéfalos —como los pugs—, ya que literalmente presentan un acortamiento longitudinal del cráneo y sus estructuras faciales son atípicas y no adaptativas.

El síndrome respiratorio braquiocefálico (BAS) ocurre cuando el perro cumple con los siguientes desajustes físicos: paladar blando alargado, fosas nasales estenóticas, tráquea hipoplásica y sáculos laríngeos evertidos. Esto se traduce en una marcada dificultad respiratoria y, por tanto, en un aumento característico del jadeo, entre otros muchos síntomas.

Los perros braquicefálicos son mucho más vulnerables a los cambios de temperatura, pues sus mecanismos ventilatorios son menos eficientes que los del resto de razas.

2. Ansiedad o estrés

Aunque la temperatura sea un desencadenante clave en este evento, a veces no es necesario que haga calor para que un perro jadee más de lo normal. Esta situación puede verse desencadenada por ansiedad, estrés, excitación y sensación de peligro. Tanto en humanos como en perros, la demanda de oxígeno aumenta en momentos límite, algo que se refleja con una tasa respiratoria acelerada.

Fuegos artificiales, sonidos fuertes y otros estímulos provocan que los perros jadeen más rápido de lo normal.

3. Dolor

El can puede respirar de forma rápida porque algo le duele mucho, tal y como indican clínicas veterinarias. Los tremores musculares y temblores son muy comunes en cuadros de dolor inespecífico. Estos signos también se pueden acompañar de vómitos, diarrea, heridas sangrantes, fatiga, pérdida de peso y muchas cosas más.

4. Fiebre

En una situación de normalidad, la temperatura corporal de un perro se encuentra entre los 37,5 ºC y 39 ºC. Cualquier cifra más alta que el límite superior del intervalo indica un cuadro de fiebre, que a su vez puede fomentar el jadeo continuado. Las infecciones víricas, bacterianas, fúngicas y parasíticas pueden desencadenar la fiebre en perros.

La fiebre es una barrera biológica. Con el aumento de la temperatura corporal, el cuerpo intenta combatir a los patógenos y evitar que se expandan más por el organismo.

5. Alergia

Los perros, como los seres humanos, pueden presentar reacciones de hipersensibilidad ante compuestos inocuos (alérgenos). Estos fomentan la activación de anticuerpos tras la exposición, y de forma errónea, el cuerpo desencadena una acción inmunitaria mal dirigida. Así aparecen los síntomas típicos de la alergia.

En algunos procesos alérgicos se produce una inflamación y engrosamiento del tejido de los bronquios, lo cual puede dificultar la respiración. En estos casos, el perro respirará más rápido de lo normal y jadeará para intentar compensar la falta de oxígeno en sus pulmones.

Jadeo nocturno

En última instancia, queremos hacer especial hincapié en el jadeo nocturno en canes, pues suele indicar un cuadro patológico subyacente. En la noche los estímulos son mínimos y suele haber una temperatura más fresca, así que a menos que haga un calor insoportable, no es de esperar que un perro jadee en estas condiciones.

En muchos casos, el jadeo en este momento del día se debe a ansiedad por separación, pues el can está lejos de su tutor y requiere su atención. De todas formas, también puede ser indicativo de otros cuadros patológicos ya citados, así que siempre amerita una visita al veterinario.

Un perro en la playa con su dueña.

¿Qué debo hacer si mi perro jadea mucho?

A modo de conclusión, es necesario recordar que el jadeo tras el ejercicio físico o un paseo caluroso es algo completamente normal. De todas formas, si ves que tu can lo pasa mal al salir a la calle en verano, quizá deberías elegir unas horas menos calurosas para concentrar su actividad. Lleva siempre agua contigo y no le exijas demasiado físicamente en estos escenarios.

Por otro lado, si el perro jadea todo el rato independientemente de los estímulos y las condiciones externas, lo más probable es que esté enfermo, ya sea en el ámbito físico o psicológico. Ante cualquier signo atípico en tu mascota, no dudes en acudir a un profesional veterinario.

  • Goldberg, M. B., Langman, V. A., & Taylor, C. R. (1981). Panting in dogs: paths of air flow in response to heat and exercise. Respiration physiology, 43(3), 327-338.
  • Biewener, A. A., Soghikian, G. W., & Crompton, A. W. (1985). Regulation of respiratory airflow during panting and feeding in the dog. Respiration physiology, 61(2), 185-195.
  • Krönert, H., & Pleschka, K. (1976). Lingual blood flow and its hypothalamic control in the dog during panting. Pflügers Archiv, 367(1), 25-31.
  • O'Brien, C., Tharion, W. J., Karis, A. J., & Sullivan, H. M. (2020). Predicting military working dog core temperature during exertional heat strain: validation of a Canine Thermal Model. Journal of Thermal Biology, 90, 102603.