¿Tu perro gira la cabeza cuando le hablas?

Francisco María García · 23 agosto, 2017

Vamos a la habitación y le damos una orden a nuestra mascota. En seguida el perro gira la cabeza y nosotros pensamos automáticamente que está prestando atención a lo que le estamos diciendo… ¿Cuántas veces no nos ha pasado esto?

La mayoría de los dueños asociamos este gesto a la gestual que nosotros mismos hacemos cuando no entendemos lo que alguien nos dice: Algo así como “¿Qué es lo que quieres decir?”. Ellos lo hacen y parece algo muy humano.

¿A qué se debe este tierno gesto perruno? En realidad, hay dos teorías que buscan explicar porque el perro gira la cabeza cuando le hablas.

Los científicos no se ponen de acuerdo

El fenómeno está siendo estudiado por científicos especializados en bilogía, veterinaria y neurociencia. No obstante, aún no existe una respuesta comprobada y los investigadores no se han puesto de acuerdo.

Aunque parezca increíble, el ladeo de cabeza perruno es un tema que genera debate y controversia en la ciencia actual. Básicamente, existen dos posturas que tratan de explicar dicho comportamiento y ambas se oponen una a la otra.

Hay un grupo de expertos que piensan que los perros ladean su cabeza con el fin de escucharnos mejor. Pero otra hipótesis sugiere que en realidad lo hacen con otro objetivo: mirarnos con un campo de visión amplio.

Veamos los planteamientos de ambas posiciones científicas…

¿El perro gira la cabeza para oírte mejor?

Según algunos expertos en psicología canina, los perros ladean su cara para colocar sus pabellones externos del oído de tal manera que estos puedan captar con mayor claridad y precisión las modulaciones de nuestra voz.

Hay que recordar que los perros están en capacidad de reconocer más de 160 palabras de los seres humanos. Algunas especies y ejemplares llegan a sobrepasar este margen de forma significativa.

Por esta razón, no es extraño que los perros giren sus oídos para mantener una escucha activa al momento de dirigimos a ellos.

La otra hipótesis: El perro gira la cabeza para verte mejor

Según otro grupo de investigadores, los canes realizan esos gestos tan específicos porque les permite ver nuestra boca mientras les hablamos. ¿Qué les impide hacer esto estando de frente? La respuesta es sencilla: el hocico.

La realidad es que el hocico les impide ver la parte inferior de nuestra cara si les hablamos estando de frente a ellos. A decir verdad, a cualquiera le pasaría eso si tuviera una parte corporal tan gruesa y pronunciada delante de sus ojos.

Eso explicaría porque los perros de hocicos más grandes y largos tienen mayores probabilidades de adoptar esta postura facial.

Todo depende del entrenamiento

No olvidemos que la reacción del can a nuestras órdenes depende en gran medida de la efectividad del adiestramiento que hemos logrado en ellos. Cuando los perros buscan identificar lo que decimos mediante la vista o el oído, es porque hay un grado de atención e interacción importante.

Según esta teoría, ladear el rostro es una acción con la cual los perros buscan darle significado a lo que nosotros les decimos. Más allá de que sea a través de la vista o el oído, evidentemente su intención parece ser entendernos.

Sumado a esto, quizás nosotros mismos hemos fomentado este tipo de comportamiento en nuestros animales.

¿Respuesta programada?

La mayoría de los dueños tendemos a pensar que los perros giran su rostro en señal de atención y obediencia.

Sin ser conscientes de ello, tras gesto de girar la cabeza de nuestra mascota, respondemos con una caricia. La consecuencia de ello es que vamos acostumbrado a las mascotas a que repitan esta acción una y otra vez para conseguir estímulos positivos.

Es posible que desde tiempos históricos hayamos fomentado en ellos esta respuesta programada. Y mientras sigan recibiendo importantes recompensas por parte de sus amos, estos animales no dejarán de repetir la gestual.

Todo en exceso es malo

Si el perro gira la cabeza de forma frecuente y con poco control, debemos prestar mucha atención. En el menor de los casos, una otitis puede estar afectando uno de los oídos de tu amigo fiel.

Debemos recordar que cualquier enfermedad en el órgano auditivo afectará el equilibrio del can, generando que él se ladee repetitivamente. Si nuestro amigo solo gira su rostro cuando le hablamos, es buena señal. Lo normal es que reconozca la voz de su dueño y eso es un aviso de que todo está en orden.