Cómo perjudica la contaminación a los perros

Alba Muñiz · 22 mayo, 2016

La contaminación ambiental es un mal que afecta al planeta y perjudica a la vida en sus diversas formas. Los habitantes de las grandes ciudades solemos ser los más afectados, seamos humanos o animales. Te contamos cómo la polución afecta también a los perros.

Conoce cómo la contaminación perjudica a tu mascota

Para graficar la forma en que la contaminación afecta a nuestros amigos peludos, bastará decir que cuando se le realiza una necropsia a un perro que vive en una urbe, se descubre que sus bronquios son de color negro y están muy dañados.

Autor: LuAnn Snawder Photography
Autor: LuAnn Snawder Photography

Los canes que residen en las grandes metrópolis, expuestos a la polución ambiental, pueden padecer, entre otras cosas:

  • Bronquitis
  • Tos
  • Asma
  • Alergias
  • Dificultades respiratorias
  • Tumores de pulmón
  • Alteraciones en la barrera hematoencefálica
  • Degeneración de las neuronas corticales
  • Acumulación de grupos de proteínas asociadas con el desarrollo de Alzheimer en las personas

La contaminación es un problema que va en aumento en las grandes ciudades y que afecta tanto a humanos como a mascotas. Te contamos los efectos de la polución en tu perro.

Canes y personas, víctimas de la polución en las grandes ciudades

Los perros poseen un sistema respiratorio muy parecido al de los humanos. Pero como se mueven más al ras del suelo que nosotros, padecen incluso más la polución.

El tema pasa porque las partículas contaminantes, como las de plomo, suelen acumularse en el suelo que los peludos olisquean durante sus paseos. Y mejor no imaginar cómo afectan a un animalito que vive permanentemente en la calle.

Además, en épocas en que las lluvias son escasas, los problemas respiratorios de los perros aumentan, dado que la contaminación se concentra aún más en la atmósfera.

Algunos consejos para habitantes humanos y perrunos de urbes contaminadas

Si vives es una gran metrópolis, presta atención a los siguientes consejos para aliviar los efectos de la contaminación en tu peludo y que a buen seguro también son aplicables a ti:

  • Haz escapadas frecuentes al campo, donde la polución no es al menos tan evidente.
  • No fumes dentro de la casa.
  • Saca a pasear al peludo en horas en que no haya exceso de tráfico de vehículos.
  • Si tu perro es viejito, no aceleres su marcha. Si se fatiga y respira más rápido, inhalará mayor cantidad de partículas contaminantes.

Otros datos a tener en cuenta sobre canes y polución

Considera también estos apuntes en relación a los perros y la contaminación:

  • Los canes con afecciones respiratorias previas o con problemas cardíacos se ven más afectados por la polución ambiental que aquellos animales que están sanos.
  • Caminar 10 minutos por una gran ciudad cuando hay mayor congestión vehicular es más peligroso que hacerlo durante 1 hora cuando el tráfico disminuye. Tómalo en cuenta para evaluar la hora en que sales a caminar con tu mascota.
  • Las razas braquicéfalas (de hocicos chatos) tienen más dificultades para filtrar las partículas contaminantes.

La contaminación acústica, otro problema de las urbes

en holanda no hay perros callejeros

La contaminación acústica es otro problema que afecta a los perros que habitan grandes ciudades, provocándoles temor, ansiedad y estrés.

No olvides que el sentido del oído en los canes está mucho más desarrollado que en los humanos. Por tal motivo, padecen mucho más la infinidad de ruidos que se generan de forma constante en una metrópoli. Por ejemplo:

  • Bocinazos
  • Sirenas de todo tipo
  • Petardos que explotan por diversos motivos
  • Alarmas
  • Motores
  • Manifestaciones

La lista puede ser interminable. Lo cierto es que si bien hay perros que toleran mejor esta contaminación sonora, ya que fueron debidamente socializados desde pequeños, sus oídos no por eso dejan de padecer el ruido ambiental que no tiene miras de disminuir.

En busca de una mejor calidad de vida para humanos y animales

Así que ya lo sabes, la contaminación parece haber llegado para quedarse en las grandes ciudades. Está en ti buscar la forma de aminorar sus efectos para lograr una mayor calidad de vida para ti y tu peludo. Si todos aportamos nuestro granito de arena quizá podamos vivir en un futuro no tan lejano con menos polución.