El pastor blanco suizo: bello e inteligente

Laura Huelin 3 febrero, 2018
Esta raza, no reconocida como tal hasta 2011, es originaria de Alemania, pese a lo que da a entender su nombre; este perro es mediano, musculoso y corpulento, además de ser vivaz, trabajador y de fácil adiestramiento

Parece un pastor alemán albino, pero el pastor blanco suizo no debe su pelaje a una anomalía genética: es propio de su raza tener este pelo tan llamativo. Es una raza que ha colaborado en el nacimiento del pastor alemán, lo que garantiza que además de belleza posean inteligencia.

Historia del pastor blanco suizo

Durante un tiempo se defendió que el pastor blanco suizo era una variedad de color blanco del pastor alemán. Sin embargo, se ha podido demostrar que esta raza es más antigua.

Hay pruebas de que los primeros pastores suizos aparecieron allá por principios del siglo XIX, aunque en el norte de Alemania, no en Suiza. El país helvético, sin embargo, ha sido el encargado de luchar por su reconocimiento como una raza propia y original, así como de su registro oficial.

La gran expansión de la raza se produce en Norteamérica. Los primeros ejemplares llegaron a Canadá en la década de 1970. Allí consiguieron gran popularidad y se definieron por fin como una raza diferente. Después de extenderse por casi toda Norteamérica, volvieron a Europa.

Durante mucho tiempo se ha intentado devaluar la valía de esta raza, tratándola como si fuese un pastor alemán de peor categoría. Nada más lejos de la realidad, ya que el pastor suizo fue uno de los perros que pusieron sus genes para crear al pastor alemán tal y como lo conocemos hoy.

Pastor blanco suizo: características

Finalmente, la FCI admitió como raza propia al pastor blanco suizo en 2011. Los aficionados a la raza tuvieron que pasar décadas promocionándola y registrándola de manera interna hasta que consiguieron hacerla oficial.

Características del pastor blanco suizo

El pastor blanco suizo se cataloga como una raza de tamaño mediano. Los machos, que alcanzan entre 60 y 66 centímetros hasta la cruz, son ligeramente más corpulentos, ya que las hembras miden alrededor de 55 a 60 centímetros.

En cuanto a peso, esta diferencia también se deja notar: el peso ideal de los machos está en los 30-40 kilogramos y el de las hembras en 25-30 kilos. Por lo tanto, podemos decir que son unos perros musculosos y corpulentos, de una talla mediana, pero también esbeltos y estilizados.

Su cuerpo guarda una proporción rectangular: su espalda es ligeramente más larga que la altura hasta la cruz. Lo mismo ocurre con la cabeza: el morro, en proporción, es un poco más largo que el cráneo.

Las orejas son triangulares, alargadas y con la punta ligeramente redondeada. Las lleva erectas sobre la cabeza y apuntan hacia adelante, como en posición de alerta. Los ojos son oscuros, y también la trufa: si fuese un animal albino serían de color rosado.

Carácter del pastor blanco suizo: comportamiento

El pelo es completamente blanco. Hay dos variedades de pelo: medio largo y completamente largo. En ambos caso, este perro tiene un doble manto de pelo: la subcapa de pelo es densa y dura y la capa externa es sedosa y lisa. La cara, las orejas y el frente de las patas tienen el pelo más corto.

La cola tiene forma de sable y se va afinando hacia la punta. En reposo la lleva baja, casi recta o ligeramente curvada. En alerta puede levantarla, pero nunca supera la altura de la espalda.

Comportamiento del pastor blanco suizo

En cuanto a comportamiento, sí se puede decir que se parece al pastor alemán. Es un perro despierto y vivaz que vive bien como perro de compañía, pero también es valioso para trabajar.

Esta voluntad, junto a su agilidad e inteligencia, lo han convertido en un gran competidor en deportes caninos como el agility. Es un perro atento y alerta, siempre dispuesto a aprender y, por lo tanto, fácil de entrenar.

Pastor blanco suizo: cuidados

Con un perro tan inteligente, es necesario enfocar su educación desde una perspectiva en positivo, ya que esta acelera y facilita su aprendizaje. Una educación tradicional basada en la fuerza solo provocará problemas de comportamiento.

Cuidados y salud

El pastor blanco suizo es propenso a enfermedades hereditarias comunes a otras razas de pastores y de su tamaño: torsión gástrica, displasia de codo o cadera y enfermedades cardíacas. Además, parece tener mayor frecuencia de alergias alimentarias y dermatitis.

En cuando al pelo, debido a su largo es necesario darle un buen cepillado como mínimo un par de veces por semana para retirar el pelo muerto y prevenir problemas de piel.

Ya que tiene doble capa de pelo, es perjudicial cortárselo en verano: a pesar de que parezca que sufre calor, su propio manto crea una capa de aire que lo refresca.

El pastor blanco suizo ha luchado durante décadas por dejar de ser el hermano menor del pastor alemán. A pesar de esto, se ha ganado su popularidad gracias a una extraordinaria belleza y a un maravilloso carácter.

Te puede gustar