¿Para qué sirven los bigotes de los gatos?

Yamila · 14 diciembre, 2018
Los bigotes de los gatos son sensibles a los movimientos que hay a su alrededor, lo que sumado a su visión nocturna les permite desenvolverse sin problemas en la oscuridad de la noche

De diferentes tamaños, más o menos vistosos, o incluso de diversos colores… pero lo cierto es que los bigotes de los gatos guardan muchos secretos que merece la pena desvelar. ¿Te gustaría saber para qué sirven? En este artículo te lo contamos.

Cómo son los bigotes de los gatos

Una de las principales características de los felinos es que poseen bigotes, y los gatos no podían ser la excepción. Si bien llevan ese nombre, lo cierto es que se llaman técnicamente vibrisas, y no solo están a los costados de la nariz, sino también en la barbilla y en las cejas.

Los gatos usualmente tienen entre 8 y 12 bigotes móviles a los lados del hocico, aunque algunos pueden tener más: entre 16 y 24. Los pelos o vibrisas son diferentes al resto del pelaje del gato: más rígidos, más largos y más ‘texturados’, por decirlo de alguna manera.

Seguro que habrás visto que los gatos se acicalan continuamente y los bigotes son detalladamente cuidados. Esto se debe a que para ellos son muy importantes por estar compuestos de miles de células sensitivas, las cuales actúan como receptores.

Los bigotes son sensibles a los movimientos que hay alrededor de los gatos, lo que sumado a su visión nocturna les convierte en seres que se pueden mover en la oscuridad sin problemas.

Gato miedoso

¿Para qué sirven los bigotes de los gatos?

Existen muchos ‘misterios’ en relación con los bigotes de los gatos, pero podríamos decir que son los encargados de ayudarles a percibir el mundo de otra manera. Las vibrisas tienen muchas tareas, entre las que podemos destacar:

1. Para percibir espacios

Si prestamos atención, podemos ver que los bigotes ‘sobresalen’ del rostro al mismo ancho del cuerpo del animal. Hay excepciones en cuanto a felinos obesos o con sobrepeso, pero en la mayoría de los casos la regla se cumple.

De esta manera, la asociación del animal sería: “si pasan mis bigotes, yo también paso”. Por ese motivo, antes de entrar a algún sitio, el gato primero evalúa si sus vibrisas caben. Luego se aventuran a pasar.

2. Para identificar vibraciones

Aunque no lo creas, los bigotes de los gatos sirven para detectar las diferentes corrientes de aire y las vibraciones. Por ejemplo, si se encuentra a un ratón muerto le rozará con las vibrisas e identificará la más mínima vibración, lo que le permitirá saber si el animal sigue con vida o no.

3. Para evitar accidentes

Gracias a los bigotes, el gato recibe señales para saber si existe algún peligro a su alrededor, lo que incluye un mueble, un obstáculo o una persona. Cuando algo se acerca a su rostro, gracias a las vibrisas el felino se da cuenta antes de ‘chocarse’ .

Además, mientras duermen, esta habilidad les ayuda a mantenerse en alerta y nunca bajar la guardia.

Vibrisas de los gatos

4. Para orientarse

En relación con lo anterior, los bigotes de los gatos les ayudan a orientarse en la oscuridad o durante la noche. Junto con su vista preparada para ambientes con escasa luz, las vibrisas le indican por donde debe moverse. ¡Eso los convierte en expertos cazadores nocturnos!

5. Para ‘ver’ de cerca

¿Sabías que los gatos tienen problemas para ver de cerca? Sus ojos están preparados para identificar presas en larga y media distancia, no si están en sus cercanías. Por eso, cuando ven algo que se mueve, su primera reacción es saltar sobre ello, incluso aunque sean nuestros pies bajo las sábanas.

Cualquier objeto o ser que se sitúe a más de 30 centímetros de sus ojos es difícil de reconocer para los gatos. Sus bigotes compensan esta limitación. No hace falta la vista para saber qué tienen en frente.

6. Para comunicarse

Estos sensores tan importantes son unos de los tantos medios de comunicación que tienen los felinos. Presta atención a cómo están dispuestos para identificar su humor. Por ejemplo, cuando están relajados es porque el animal se siente cómodo; cuando están desplazados hacia adelante es porque el gato está en alerta; y cuando parecen ‘aplastados’ contra la cara es porque está asustado.

Finalmente, es importante decir que los bigotes de los gatos no deben ser cortados por nada del mundo. Si cometes este error, el animal no podrá aprovechar todos los beneficios que las vibrisas le aportan en materia de caídas u orientación.

Marta, F. (2002). Una vida de felinos. La Prensa.