Nolotil para perros: usos y dosis

Laura Morales Negrin · 20 julio, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 14 julio, 2021
El Nolotil es un medicamento muy usado en los humanos, pero que puede resultar también muy beneficioso en perros, siempre y cuando sea prescrito por un profesional previa valoración. Veamos cuáles son sus usos, dosis y demás cuestiones a considerar.

Hay medicamentos que se conocen por su uso en la medicina humana, pero sorprendentemente, también pueden usarse en veterinaria. El Nolotil para perros es un remedio frente algunas dolencias del animal, pero solo un profesional veterinario puede prescribir su uso.

Frente a cualquier síntoma de enfermedad en las mascotas, lo esencial es acudir a un centro veterinario para que estas sean examinadas y se les recomiende, en caso de ser necesario, el tratamiento adecuado. El Nolotil podría ser indicado en algunos casos para los canes, pero solo en las dosis aconsejadas por el profesional y teniendo en cuenta todas sus advertencias.

¿Qué es el Nolotil para perros?

El Nolotil es un medicamento que está englobado dentro del grupo de los llamados “Otros Analgésicos y antipiréticos”. En las personas se emplea para tratar dolores agudos, de carácter moderado o intenso tras operaciones o traumatismos. También se usa en casos de fiebre alta, en los que otros medicamentos no dan respuesta.

En el caso de los perros, no cabe diferenciación. Es el mismo fármaco analgésico no opioide, que tiene el metamizol como principio activo, pudiendo presentarse como metamizol magnésico o sódico. Cabe destacar que el Nolotil para perros, además de funcionar como analgésico, es un antipirético, antiespamódico y también actúa como antiinflamatorio, de forma leve.

Sin embargo, a pesar de sus propiedades, en veterinaria hay muchos medicamentos realizados y estudiados específicamente para los perros con las mismas propiedades que el Nolotil. Por este motivo, su uso no está muy extendido entre los canes.

Usos del Nolotil en perros

Dado que los animales no pueden expresar con palabras el dolor, solo la observación por parte del profesional arrojará respuestas sobre su cuadro clínico. Dicha observación se basará en analizar ciertos signos clínicos para poder realizar una correcta evaluación. Por ello, la persona debe estar muy familiarizada con la conducta y la fisiología del can.

Antes de administrar Nolotil, en un perro es importante conocer sus usos y que el veterinario determine si es aplicable como tratamiento. Las funciones que el Nolotil puede tener en el animal son las siguientes:

  • Para bajar la fiebre cuando otros medicamentos no han dado resultado.
  • En el tratamiento de dolores agudos fuertes o cólicos.
  • Para paliar el dolor de origen oncológico y dolor visceral.
  • En el tratamiento frente al dolor agudo de intensidad moderada.
  • Dado que el metamizol se suele usar en la medicación pre anestesia, este fármaco puede ser empleado para ello como analgésico preventivo. De esta manera, se anticipa al dolor de la cirugía, permite una menor utilización de anestésicos durante la intervención y, además, disminuye la terapia analgésica tras la operación.
  • Como indican algunos estudios, el metamizol se ha mostrado muy eficaz como analgésico postoperatorio.
Un perro se va a tomar una pastilla.

Dosis de Nolotil para perros

Las maneras que posee el veterinario de administrar el Nolotil para perros son varias y dependerá del problema que se va a tratar. Puede ser de forma subcutánea, intravenosa o intramuscular. Las dosis también dependerán del motivo de la administración. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Una sola dosis: si se usan otros fármacos antes de una operación, se pueden combinar con una sola dosis de Nolotil. La cantidad suele estar entre los 25-35 miligramos por cada kilogramo de peso del perro.
  • De 1 a 3 dosis: si las dosis se amplían pueden recomendarse los 25 miligramos de Nolotil cada 8 horas o dosis con cantidades entre los 30 y los 50 miligramos si se administran cada 12 o 24 horas.
  • De forma oral: las dosis que se dispensan de manera oral suelen estar comprendidas entre 0,1 y 1 mililitros por cada 10 kilogramos de peso.

Como se ve, la diferencia entre cantidades es considerable. Por eso, hay que insistir en ajustarse a las recomendaciones del veterinario.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Existen ciertos casos en los que el uso del Nolotil en perros está contraindicado. Algunos de esos casos son los siguientes:

  • Cuando se trate de una perra embarazada.
  • Si se trata de una perra lactante, mientras dure ese periodo.
  • Si el can tiene alguna enfermedad cardiovascular.
  • Cuando el perro padece problemas renales o hepáticos.
  • Si el perro está pasando por un episodio de deshidratación.
  • Se conoce la existencia de problemas gastrointestinales crónicos.
  • Se han diagnosticado problemas de corazón.
  • Cuando el perro está tomando otros fármacos con función antiinflamatoria.
  • Cuando existe un nivel bajo de proteínas en sangre, especialmente la Albúmina.
  • Si ante la aplicación de otros medicamentos que contienen metamizol o compuestos similares, el animal ha tenido una reacción alérgica o hematológica.
  • Por supuesto, si se sabe que es alérgico al metamizol.
  • En otros casos, como en perros de edad avanzada, no es que esté contraindicado al 100 %, pero sí que hay que tomarse muchas precauciones.

Por su parte, como cualquier otro medicamento, en ocasiones pueden aparecer ciertos efectos adversos tras la toma del Nolotil. Entre dichos efectos se encuentran los siguientes:

  • Irritación en la zona de inyección.
  • Reacciones alérgicas que pueden ir de leves (picazón, enrojecimiento e hinchazón) hasta más graves (urticaria, hinchazón de miembros y dificultad para respirar).
  • Una sobredosis puede dar lugar a convulsiones.
  • Náuseas o vómitos.
  • Bajada de la presión arterial.
  • Problemas de metabolización.

Síntomas de intoxicación por Nolotil para perros

El Nolotil para perros puede provocar una intoxicación al animal. Por este hecho cobra aún mayor importancia la supervisión durante todo el proceso de un veterinario, ya que al estar en sus manos será mucho más sencillo combatirla.

En los casos más leves de intoxicación se pueden presentar dolores abdominales en el animal, así como apatía, debilidad generalizada, falta de apetito, diarreas y vómitos. Los cuadros más graves se presentan con taquicardia, ictericia, fiebre, vómitos o diarrea con sangre, convulsiones, hematomas, deshidratación y descoordinación.

En las peores circunstancias, la intoxicación por Nolotil para perros puede acabar produciendo daños en el hígado o los riñones, así como úlceras y perforación de estómago e, incluso, la muerte del animal.

¿Cómo tratar la intoxicación por Nolotil en perro?

Si el tratamiento con Nolotil fue prescrito por el veterinario pero se tenía autorización de administrar en casa y se detectan síntomas por intoxicación, la primera medida será llamar a la clínica por teléfono para recibir indicaciones. Además de esto, se pueden realizar ciertas acciones simultáneamente.

Una de ellas es inducir el vómito al animal, para que expulse de su organismo parte del medicamento. Sin embargo, si ha pasado mucho tiempo desde la toma, esto no será muy efectivo. El veterinario puede recomendar también el uso de carbón activado. Este compuesto lo que hace es unirse a las sustancias tóxicas impidiendo que el organismo los absorba.

El nolotil para perros puede ser muy útil.

Tras el traslado al centro veterinario, el profesional puede administrar protectores gástricos o inyectar fluidos intravenosos. Los daños como irritación gástrica, problemas hepáticos o renales leves producidos por la intoxicación suelen tener una recuperación favorable si son tratados adecuadamente. Si la intoxicación ha provocado problemas mayores, como peritonitis, el pronóstico será reservado.

  • Prospecto Nolotil 575 mg Cápsulas Duras. Recogido el 11 de julio en https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/47633/P_47633.html
  • Tramadol y metamizol en analgesia preventiva. Recogido el 11 de julio en https://www.portalveterinaria.com/articoli/articulos/26438/tramadol-y-metamizol-en-analgesia-preventiva-i.html
  • Corneille, T. 7. Fármacos utilizados en el manejo del dolor en perros y gatos. Bases para el manejo del dolor en perros y gatos, 135.
  • Imagawa VH, Fantoni DT, Tatarunas AC, Mastrocinque S, Almeida TF, Ferreira F, et al. The use of different doses of metamizol for post-operative analgesia in dogs. Vet Anaesth Analg 2011; 38(4):385-93.