Por qué no debes cortar los pelos del bigote del perro

Antonia Tapia · 2 octubre, 2015

Un viaje a la peluquería canina es muy parecido a un viaje a la peluquería de los humanos. Sin embargo, cada salón es diferente y, tanto en uno como en otro, existen muchos estilos para elegir. Al igual que sucede con el cabello o la piel, los bigotes de tu perro también volverán a crecer. Es decir, que si se cortan no es una condición permanente.

Los perros tienen bigotes en su nariz por encima del labio superior, la barbilla y la frente. Si se los recorta, no les hará daño. Sin embargo, los bigotes en los perros son como un sexto sentido, por lo que, por un tiempo, podrías estar limitando su habilidad para jugar o cazar.

El bigote del perro tiene raíces que son tres veces más profundas que el pelo normal. Además, los propios bigotes son dos veces más gruesos. A través de ellos, los canes perciben el mundo que les rodea.

Los bigotes ayudan a que los perros, por ejemplo, puedan sentir las corrientes de aire y utilizar esa información para determinar el tamaño y la forma de los objetos cercanos. También, pueden encontrar la manera estrecha o apretada en un agujero.

Además, los bigotes protegen los ojos de los caninos, como sucede con las pestañas en los humanos. Si se los toca, es probable que parpadeen.

Si tienes dudas en si cortar los bigotes puede ser positivo o negativo para tu pequeño amigo, a continuación te damos algunos datos para que los tengas en cuenta y así tomes la mejor decisión.

¿Para qué sirven los bigotes en los perros?

Autor: Natalia Lobato
Autor: Natalia Lobato

Los bigotes de un perro forman parte de sus órganos de los sentidos. Los perros los utilizan para recopilar información sobre su entorno. Los pelos, en realidad, le permiten a tu perro medir y determinar distancias.

La raíz de los pelos se encuentra en una distancia mucho más profunda que los pelos normales y envían un mensaje, al cerebro de tu perro, sobre la ubicación relativa del objeto en cuestión.

En cierto modo, funcionan como las antenas de un insecto. Responden al tacto o incluso si quieres jugar un pequeño juego y poner a prueba su comportamiento, es probable que hasta parpadeen.

¡Cuidado! Si le cortas los bigotes a tu perro, eso no significa que tu mascota vaya a caminar en círculos, pero sin duda perderá algo y no sólo unos cuantos centímetros.

Aunque existen muchas diferencias, se acepta la práctica de recortar los bigotes en muchas razas que tienen el pelo largo. En cambio, a la mayoría de las razas de pelo corto normalmente se los deja en su estado natural. La mejor manera de averiguar si su peluquero planea recortar los bigotes de su perro es preguntar.

Algunos cuidadores, a menudo afirman que el recorte de bigotes obedece a seguir los estándares de la raza, pero no todas las normas especifican si los bigotes deben ser recortados. Así que la elección se libra al gusto de los propietarios.

Por otro lado, recuerda que si se cortan sus bigotes, un perro pueden llegar a desorientarse. Con esa información sensorial reducida, tu perro puede llegar a ser tímido, manso o no estar seguro de su entorno y puede moverse de una manera extraña. Él puede incluso tener miedo, modificar su comportamiento y ser agresivo o mostrar un mal genio.

Pros y contras de cortar los bigotes del perro

perro vestido

Existen algunos beneficios si los bigotes se recortan. Algunos perros no pierden el sentido.

Algunos propietarios recortan el bigote de sus perros porque sienten que les da un aspecto más limpio y una ventaja sobre la competencia. A otros, en cambio, simplemente les gusta el aspecto de una cara limpia en su mascota.

Por otra parte, el procedimiento es incómodo. Para la mayoría de los perros, si el peluquero arranca, en lugar de recortarlos, puede llegar a ser extremadamente doloroso.

Habla con su veterinario y llega a una decisión en conjunto si vas a recortar los bigotes de tu perro. En caso de que accedas, supervisa cómo lo hace el peluquero.

Recuerda que la elección de recortar los bigotes de tu perro es estrictamente estética. Por lo tanto, no te dejes engañar por la creencia de que es una práctica aceptada por cada perro que camina a través de la puerta de un peluquero.

Imagen cortesía de Theodore Scott.