Bigotes, una herramienta imprescindible de los perros

Alba Muñiz · 30 enero, 2017

Más o menos profusos, más cortos o más largos, los bigotes son un detalle que suelen imponer gracia y personalidad en la cara de los perros. Pero más allá de esta cuestión estética, están ahí para cumplir una importante función. Te contamos cuál es.

La importancia de no mutilar a las mascotas por estética

bigotes-de-perro

Siempre es importante tener información sobre las características físicas y de comportamiento de nuestras mascotas.

De esta manera, además de entenderlas mejor, evitaremos cometer graves errores por cuestiones de moda o por suponer que de esa manera se ven mejor.

Nos referimos al hecho de mutilar rabos y orejas, quitar uñas, y también cortar bigotes.

Así que si llevas a tu perro al peluquero, o estás oficiando tú de estilista, ten bien claro que sus bigotes no deben recortarse.

Los bigotes y otros pelos táctiles son una herramienta fundamental para los peludos. Conoce su importancia y toma conciencia de que nunca debes cortárselos en función de una cuestión estética.

Por qué los bigotes son fundamentales para los perros

Pero ¿cuál es la importancia de los bigotes en los canes? Pues que esos pelos más gruesos que los de la mayoría de su pelaje cumplen una función similar a la yema de nuestros dedos.

Si bien el sentido del tacto de los perros depende de receptores cutáneos que están repartidos por todo su cuerpo, buena parte de ellos están en la base de los folículos pilosos.

Y resulta que algunos de los pelos de nuestros amigos de cuatro patas están especialmente dotados para trasmitir información táctil a sus cerebros. Son los llamados pelos táctiles, entre los que se encuentran los bigotes. Pero no solo ellos. Se reparten en cinco grupos:

  • Supraciliar (encima de las cejas)
  • Del mentón
  • Cigomático (zona de las mejillas)
  • Labial
  • Mandibular

Los pelos táctiles, herramienta imprescindible para los peludos

Entonces, estos pelos táctiles -también llamados vibrisas– son imprescindibles para proporcionarle a los peludos distintos tipos de información. ¿Pero cómo lo hacen?

Es que cualquier movimiento de estos pelos, por leve que sea, se amplifica. Y así se transforma en un estímulo para la gran cantidad de terminaciones nerviosas que rodean a los folículos.

De esta manera, cuando el animal roza algún objeto con alguna de estas pilosidades, su cerebro cuenta, al instante, con información sobre la proximidad y la forma de ese elemento.

Más información sobre los bigotes y otros pelos táctiles de los canes

Entonces, las vibrisas actúan como un complemento al sentido de la vista, cuando el animal tiene dificultades de visión o se encuentra en lugares de escasa luminosidad.

Así le posibilitan medir espacios y, por ejemplo, determinar si se hallan en un lugar estrecho sin necesidad de usar la visión. Y también contribuyen a proteger los ojos. ¿Cómo? haciendo que los peludos parpadeen cuando sus bigotes entran en contacto con algún objeto.

Y aunque no hay una regla que establezca cuántos pelos tienen los canes en sus bigotes -la mayor o menor cantidad y el tamaño tiene que ver con la raza y la genética- de ellos depende que nuestros amigos ladradores puedan moverse en la oscuridad sin llevarse por delante cosas, como sí nos sucede a las personas.

Recuerda que no debes cortale los bigotes a tu mascota

perro que le sangra la nariz

A estas alturas ya no quedan dudas de que los bigotes y demás pelos duros de la cara de tu perro son fundamentales para que se orienten y perciban su entorno.

Entonces, ya sabes por qué no debes cortalos nunca. Recuérdalo. Y no te veas tentado a usar las tijeras, aunque a veces tu mascota, según tu criterio humano, parezca desprolija. Debes aprender a apreciar su belleza, vibrisas incluidas.

Si lo piensas bien, la mayoría de los mamíferos que tienen bigotes los utilizan como órganos sensores. Sin ir más lejos, para los gatos también son una herramienta más que fundamental. Que nosotros carezcamos de ellos no significa que no podamos apreciar y entender la importancia en los animales que sí los poseen.