Mímica y gestos en los gatos

Alba Muñiz · 7 septiembre, 2015

La mímica y gestos en los gatos son algunas de las formas que utilizan estos animales para comunicarse con otros felinos y con el ser humano. Si acabas de adoptar un minino, a medida que lo vayas conociendo empezarás a decodificar su lenguaje.

Mientras tanto, te damos algunas precisiones para que comiences a entender de manera correcta lo que tu gato quiere decirte.

El sistema de comunicación felino

ojos de los gatos 2

Resulta que, después de mucho investigar, los expertos llegaron a la misma conclusión que las personas que aman a los gatos siempre supieron. No son animales asociales y solitarios como ellos creían.

Es ahí donde reside la explicación de por qué los mininos manejan un amplio sistema de comunicación que incluye a otras especies, sobre todo el hombre, con quien eligió convivir hace siglos.

Además de las distintas voces y marcas de olor, la mímica y gestos en los gatos constituyen parte de su extenso lenguaje “no hablado”, según la visión egocéntrica del ser humano, que suele seguir midiendo todo con su corta vara.

Guía para interpretar la mímica y gestos en los gatos

Los mininos tienen una buena cantidad de músculos en su cara. Esto les posibilita realizar gestos que combinan con movimientos de:

  • Orejas
  • Bigotes
  • Pupilas
  • Pelos

Te contamos algunos ejemplos para que, combinando las distintas variables, comiences a interpretar el lenguaje de tu gatito.

Orejas

  • Hacia adelante: Interés amistoso; los diversos grados de interés se interpretan de acuerdo a dónde dirijan los músculos de la frente.
  • Levantadas y hacia atrás: Amenaza de ataque.
  • Dobladas hacia atrás y hacia los lados: Miedo y disposición para defenderse o huir.

Bigotes

  • Hacia abajo y agitándolos, o en forma de abanico: Miedo intenso.
  • Hacia los lados y poco extendidos: Tranquilidad, placer, buen humor o indiferencia.
  • Hacia adelante y vibrando: Tensión y reacción inminente.
  • Replegados hacia atrás: Timidez y retraimiento.

Pupilas

  • Estrechas: Tensión, gran interés, amenaza agresiva.
  • Dilatadas: Miedo, sorpresa y defensa

Ten en cuenta que las pupilas de los felinos se modifican según la cantidad de luz ambiental.

Párpados

  • Ante extraños: Muy abiertos, en estado de vigilancia
  • En situaciones controladas o relajadas: Entreabiertos

Además, si lo miran fijamente, el gato suele sentirse amenazado y opta por dar la espalda.

Por otra parte, el pestañeo es su forma de establecer contacto. Equivale a una sonrisa humana.

Cola

De acuerdo a lo investigado por especialistas en comportamiento animal, los mininos pueden transmitir 12 señales con su cola. Entre ellas:

  • Recta: Amistad.
  • Erizada: Agresividad.
  • Arqueada: A la defensiva.
  • Levemente arqueada: Muestra interés por su dueño, sobre todo cuando le está preparando su alimento.
  • Si la agita fuertemente: Mucho nerviosismo y hasta enfado.

Otros signos

gatos

  • Cuando un gato bosteza significa que todo va bien para él y se encuentra tranquilo.
  • Un felino con la cabeza en alto, indica que se siente superior. De lo contrario, la bajará un poco. Si la ladea, está dispuesto a acercarse.
  • Las patas de atrás dobladas expresan inseguridad o miedo. Si dobla las de adelante es que se está preparando para un ataque. Las cuatro patas dobladas son signo de inseguridad y de disposición para defenderse.
  • Un minino que pone el lomo redondeado, está pidiendo caricias. Si lo arquea al extremo, está irritado.
  • Si eriza el pelo de todo su cuerpo, tiene miedo e intenta parecer más grande para disuadir a su posible enemigo. Si solo lo eriza en la zona media del lomo y en su cola, el felino está dispuesto a atacar.

Que no te engañe su carita de asco

El flemen es un una expresión característica del rostro de los felinos que se produce por determinados estímulos olfatorios.

El animal eleva la nariz y el labio superior y abre ligeramente la boca. Todo parecería indicar que siente asco por algo pero, por el contrario, se trata de una expresión placentera.

Es un gesto relacionado con el órgano de Jacobson, situado entre la nariz y la boca, considerado como un segundo órgano olfatorio que le permitiría algo así como “saborear los olores”.

Conversando con tu gato

La sensibilidad de tu felino, unida a la tuya, seguramente será la mejor herramienta para que los dos aprendan a comunicarse y, así, además de cuestiones específicas, puedan contarse cuánto se quieren.