Cómo medir la temperatura a un perro

Virginia Duque Mirón · 1 marzo, 2018
Resulta difícil saber si un can padece fiebre, pues los síntomas son diversos; además de utilizar el termómetro, es posible aplicar otros métodos que pueden revelar que la mascota está enferma

Cuando un can se enferma, es difícil saber qué síntomas está sufriendo. Uno de los más comunes que puede tener es la fiebre, pero, ¿cómo medir la temperatura a un perro? Te contamos algunos trucos para que esta odisea sea más sencilla para ti, y para tu mascota.

¿Se puede medir la temperatura a un perro sin termómetro?

La respuesta es sí. Aunque lo primero que tienes que tener claro es que la temperatura corporal de un perro oscila entre los 38 y 38,8 ºC. Si no tienes un termómetro en casa, puedes hacerlo de forma manual de la siguiente manera:

  • A través de las orejas y las patas. Tocando alguna de estas partes del cuerpo de tu perro puedes deducir si su temperatura es elevada o no. Si alguna de ellas, o ambas, están muy calientes, es muy probable que tenga fiebre. Para asegurarte, acerca tus mejillas o alguna otra parte sensible a estas y confirma si están menos calientes que las patas o las orejas de tu mascota.
  • La nariz. La nariz de tu perro también puede determinar si el animal tiene fiebre o no. Para medir la temperatura a un perro a través de la nariz tienes que poner tu mano sobre ella; debe estar caliente y por norma general tendrá una secreción de color amarillento o verdoso. Que la nariz esté seca normalmente no es un signo de temperatura elevada.
  • La ingle y axilas. Estas son partes muy sensibles de tu mascota que generalmente suelen mantenerse frías, lo cual significa que si están calientes es posiblemente porque tu perro tiene fiebre.
  • La boca. Al igual que a nosotros, a tu perro también se le seca la boca cuando tiene fiebre, lo cual podría hacer que sus encías tengan una apariencia seca, apagada y pálida.
Encías de los perros negras

Ahora bien, además de estas formas, se puede medir la temperatura a un perro con el termómetro; la pregunta es ¿cómo hacerlo?

Medir la temperatura a un perro con el termómetro

Que le pongas el termómetro a tu perro no será de su agrado; de eso puedes estar seguro. Para que esta tarea se haga más liviana debes tener en cuenta varios aspectos. Estos son algunos de ellos:

Escoge un termómetro adecuado

Seguro que en cuanto intentes poner el termómetro a tu perro este se lo querrá quitar; si lo consigues, es más que probable que logre quitárselo. Aún si te esfuerzas por mantenerlo quieto, es muy posible que consiga tirarlo. ¿Qué hacer para remediar esto?

Lo mejor es que te hagas con un termómetro de lectura rápida y material irrompible. De esta forma será mucho más fácil lograr medirle la temperatura, ya que no tendrá que tenerlo tanto tiempo puesto.

Elige la postura correcta

La mejor postura para tomarle la temperatura a un perro es que esté de pie, ya que la más fiable es la rectal, la cual se obtiene colocando el termómetro en el recto del animal. Seguramente necesitarás ayuda para hacer que permanezca en esa postura. No olvides desinfectarlo una vez tomada la temperatura a tu mascota.

Termómetro rectal para perros

Ten en cuenta el momento

Hay circunstancias y momentos en los que la temperatura de tu perro puede elevarse y no tiene por qué ser fiebre causada por una enfermedad. Por ejemplo, si hay una perra en celo cerca, si os acabáis de mudar, por ir en transporte o después de hacer ejercicio.

Si ves a tu perro cansado durante alguna de estas situaciones, no creas que puede tener fiebre. Déjalo descansar y observa si todo vuelve a la normalidad. Si es así, puedes estar tranquilo.

Ya ves que con estos prácticos consejos, medir la temperatura a un perro ya no tiene por qué ser una odisea, sino una labor mucho más fácil de lo que creías.