Mastín del Pirineo: todo sobre esta raza

Pese a su gran tamaño, el mastín del Pirineo se caracteriza por ser un perro muy manso y noble que, además, puede llegar a ser obediente si se le adiestra de la forma correcta.
Mastín del Pirineo: todo sobre esta raza
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 05 agosto, 2021.

Escrito por Maria Jose Restrepo Gallardo, 05 agosto, 2021

Última actualización: 05 agosto, 2021

El mastín del Pirineo es un can de raza gigante que antiguamente cumplía con la función de proteger rebaños. Este gran guardián es considerado muy fiel, inteligente y cariñoso. Además, resulta ser una excelente compañía para quienes buscan tener en casa a un perro protector que, a su vez, sea muy calmado.

Esta raza de gran tamaño requiere ciertos cuidados y atención para alcanzar plenamente su esperanza de vida, la cual está entre los 8 y los 12 años. Si tienes a un mastín del Pirineo en casa, a continuación podrás encontrar todo lo que necesitas saber sobre este can.

Origen del mastín del Pirineo

El mastín del Pirineo es una de las razas de perro españolas. Según expertos, este can surgió tras el cruce entre el mastín español y el perro de montaña de los Pirineos. Específicamente, es una raza originaria del Pirineo aragonés y se considera que apareció en España hace siglos, gracias a los navegantes que llegaban desde el Mediterráneo.

A lo largo del tiempo, ha sido un can utilizado para proteger los rebaños y el ganado. Incluso, se utilizaba para ahuyentar depredadores como el lobo y el oso, debido a su aspecto imponente y robusto. No obstante, después de la guerra civil española, fue una raza que entró en declive por dificultades económicas, pues era caro mantener a un perro de su tamaño.

En los años setenta, Rafael Malo Alcrudo inició un trabajo de recuperación de la raza con los escasos ejemplares que se encontraban en el campo y tenían características típicas del mastín tradicional. Seguido a esto, en 1977 se logró llevar a cabo la fundación del Club del Mastín del Pirineo de España.

Un mastín del Pirineo.

Características

El mastín del Pirineo pertenece a los molosos, un grupo de perros caracterizados por su constitución musculosa, con fuertes mandíbulas y hocico corto. Este can tiene la cabeza grande y moderadamente larga; sus ojos son pequeños, almendrados y oscuros. Además, sus orejas son medianas, caídas, planas y de forma triangular.

De igual forma, es un perro de piel elástica y gruesa; cuello ancho, fuerte y flexible; y un pelo tupido, grueso y moderadamente largo. El mastín del Pirineo tiene un cuerpo rectangular, muy fuerte y robusto. Las hembras pueden pesar entre 55 y 77 kilogramos, mientras que los machos alcanzan de 90 a 100 kilogramos.

En cuanto a su tamaño, según la Federación Cinológica Internacional, de altura a la cruz, las hembras de esta raza pueden alcanzar entre los 72 y los 75 centímetros. Los machos, en cambio, miden de 77 a 81 centímetros.

Comportamiento

Aunque su tamaño puede hacerlo parecer un can muy imponente, el mastín del Pirineo se caracteriza por ser una raza mansa y noble. Este perro es cariñoso, particularmente inteligente, valiente y tiene un gran instinto de guarda. Por lo tanto, es un animal ideal para los niños, con quienes logra entenderse muy bien.

El mastín del Pirineo se muestra indiferente cuando hay extraños cerca, pero no es descuidado ni excesivamente agresivo. Por otro lado, es benévolo en sus relaciones con otros perros, pero si es necesario, no duda en mostrar sus habilidades en la lucha.

En general, es un perro afable, seguro de sí mismo y relajado. De igual forma, es bastante confiable y muy fiel, sobre todo con los miembros del hogar en el que habita. El mastín del Pirineo es de expresión despierta y tiene un ladrido grave y profundo.

Educación

Para que el mastín del Pirineo pueda criarse como un perro obediente, es importante que su educación comience desde que es un cachorro. Esta raza puede tardar en atender a las órdenes y se necesitan tiempo y paciencia para que lo haga.

Una buena educación y adiestramiento permitirá tener control sobre el can. Sin embargo, este logro se obtiene de forma progresiva y con ayuda de incentivos (premios y cariño). Además, seguido de la obediencia básica, el mastín del Pirineo será capaz de cumplir con ejercicios, actividades y demás tareas caninas.

Por otra parte, también hay que educar a este perro de gran tamaño para que sea capaz de socializar en entornos diferentes al que acostumbra. Sobre todo, hay que evitar a toda costa convertirlo en un can perezoso.

Cuidados del mastín del Pirineo

Como toda mascota, el mastín del Pirineo requiere ciertos cuidados que le permitan desarrollarse correctamente y tener calidad de vida. A continuación, mostramos algunos de los puntos más importantes respecto al cuidado de esta raza:

  • Vacunas y revisión profesional: como primera medida, es importante que el mastín del Pirineo cuente con todo el esquema de vacunación requerido para prevenir complicaciones en su salud. Del mismo modo, es vital que un veterinario evalúe de forma periódica al can y determine el estado en que este se encuentra.
  • Alimentación: debido a las grandes dimensiones del mastín del Pirineo, es fundamental controlar su peso mediante la alimentación. Asegúrate de proporcionar una dieta completa y equilibrada a este canino y ten cuidado de no darle más comida de la que necesita. Este perro es glotón y podría desarrollar sobrepeso y obesidad.
  • Higiene: es necesario cepillar diariamente el pelaje del mastín del Pirineo para evitar la acumulación de suciedad en su cuerpo. Además, esto es útil para detectar a tiempo posibles parasitaciones por pulgas y garrapatas. Asimismo, es ideal que bañes a tu perro una vez al mes con el fin de mantenerlo limpio y suave.

Salud

Para cuidar la salud del mastín del Pirineo, es importante cumplir con los cuidados anteriormente mencionados. Entre las complicaciones que esta raza puede tener destaca la torsión de estómago, una condición que muchas veces es ocasionada por la ingesta rápida y contundente de comida.

De igual forma, esta raza es propensa a padecer problemas de salud hereditarios, como lo es la displasia de cadera, una patología que impide la colocación adecuada del fémur en el hueso de la pelvis. Como resultado, esta patología provoca mucho dolor y dificultad para caminar.

Sordera, síndrome de Wobbler, trastornos de coagulación, disfunción plaquetaria y displasia valvular tricuspide son otras de las enfermedades que puede padecer el mastín del Pirineo. Recuerda siempre estar pendiente del estado de salud de este can y no olvides llevarlo a revisiones con un profesional.

Finalmente, ten presente que el mastín del Pirineo es un perro y una compañía en la que siempre encontrarás fidelidad, amor y nobleza. No obstante, es ideal que siempre reciba el mismo cariño de vuelta. Parte del aprecio a una mascota se refleja en brindarle los cuidados que le proporcionen un estilo de vida sano.

Te podría interesar...
¿Conocías todas estas razas de Mastín?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Conocías todas estas razas de Mastín?

De gran tamaño, protectores de ganado las razas de Mastín pertenecen al grupo de los molosos de montaña y han servido al hombre desde épocas remota...