El origen de los molosos

Los molosos… Te estarás preguntando qué clase de animal es. Pues bien, en este artículo te explicamos quiénes son y de dónde vienen. ¿Te pica la curiosidad? ¡Pues no te pierdas lo que viene!

¿Qué son los molosos?

Nos referimos a canes que se caracterizan por tener el cráneo redondeado, las orejas caídas, la mandíbula corta y el cuerpo fuerte y poderoso.

Se pueden dividir en 3 grupos:

  • Molosos tipo dogo.
  • Molosos de montaña.
  • Y molosos pequeños.

Veamos cada uno de ellos:

Perro moloso
Fuente: Sunnygirl

Molosos tipo dogo

Son una evolución del moloso de montaña y tienen un aspecto muy notable con rasgos muy marcados. Gran cabeza, musculatura notable, arrugas faciales y pelo corto.

Aunque al principio se les usaba como perros de guarda o incluso de guerra, han evolucionado hasta ser canes de presa o hasta de pelea. Algunas razas que se consideran molosos tipo dogo son: el dogo de burdeos, el mastín Napolitano, el Tosa o el presa Canario entre otros.

Molosos de montaña

Tienen el pelo largo y son los más antiguos de los molosos. Poseen una altura en cruz muy alta y son usados principalmente como perros pastores.

Como ejemplos de raza que pertenecen a este tipo están las siguientes: San Bernardo, Leonberger, mastín del Tíbet, pastor del Cáucaso, entre otros. Aunque todos estos tienen algo en común, son perros de rescate en tierra. También se cuenta entre este tipo de molosos el Terranova, un perro muy asociado al rescate en agua.

Molosos pequeños o de tipo bulldog

Este tipo de molosos es el que más transformación física han sufrido. Han alcanzado el grado máximo de braquicefalia, y tienen las mandíbulas más cortas que puedan existir. Además, su fortaleza muscular es inmensa, a pesar de que su tamaño es más reducido que los anteriores tipos comentados.

Este tipo de canes fue usado para peleas de perros y juegos sangrientos. Por eso hoy se les conoce como razas agresivas, aunque para nada lo son si reciben una buena educación.

De dónde provienen los molosos

Su nombre viene de Molosia, una ciudad de Grecia en la que se usaban perros grandes para cuidar el ganado y luchar en las guerras. Es por ello que los canes que tienen características aptas para este tipo de labores sean conocidos como molosos o molosoides.

La historia se remonta a la época fenicia en el Antiguo Oriente. Se cree que fueron ellos los responsables de introducirlos en Europa. Aunque hay quienes creen que fue el mismísimo Alejandro Magno el responsable de llevarlos a Grecia tras la conquista de Persia.

Sea como fuere, en Molosia fueron muy bien recibidos y apreciados. Alcanzaron una gran fama también fuera de sus fronteras. De hecho, durante la expansión del Imperio Romano, se llevaron varios a distintos territorios que fueron usados en anfiteatros y campos de batalla.

Y gracias a Marco Polo, llegaron estos perros al Tíbet. Gracias a esto se conoce el famoso Dogo del Tíbet.

Amo a los perros porque nunca le hacen sentir a uno que los haya tratado mal

-Otto von Bismark-

A pesar de que los molosos incluyen distintas razas de perros como hemos visto anteriormente, hay algunas que no están registradas como tal. Es el ejemplo del Pit Bull o el Boerboel.

Perro en exhibicion
Autor: Pleple2000

Además, se considera que hay algunas razas híbridas, como el American Bull, que no es un coloso 100%.

Y, con el paso del tiempo, también hubo algunas que se extinguieron, como el Mastín de los Alpes y el perro de pelea Cordobés.

Unos perros especiales, con rasgos físicos notables, pero que a pesar de su pasado, no están marcados por él. Es decir, el carácter de cada can, sea de la raza que sea, viene marcado por la educación y el trato que recibe. Así que, recuerda, una mascota necesita amor y disciplina en su justa medida.

Sin importar de la raza que sea, será un perro cariñoso y feliz si sabes cómo educarlo.

Fuente de las imágenes: Kumarrrr, Sunnygirl y Pleple2000.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar