5 maneras de hacer que tu gato te ame

11 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los gatos son animales muy cariñosos. ¡Descubre cómo hacer que tu gato te ame!

A pesar de lo que muchas personas piensan, el gato no es un animal arisco, solitario e independiente. De hecho, es todo lo contrario: los felinos son animales sociales que necesitan la estabilidad del grupo en el que viven para estar sanos y felices. Por ello, no solo puedes hacer que tu gato te ame, sino que debes trabajar para conseguirlo.

Para empezar, es importante saber que las conductas sociales en gatos son distintas a las de los perros y que no podemos esperar las mismas respuestas de uno y otro. Además, cada felino es un individuo único, con un carácter definido según muchos factores como pueden ser la edad, las experiencias vitales que haya vivido, el medio que lo rodee, la raza, la prevalencia de alguna enfermedad, etc.

Si quieres lograr que tu gato te ame, desde Mis Animales te ofrecemos algunos consejos para que lo consigas.

Para conseguir que tu gato te ame, respeta su espacio personal

Los humanos somos seres muy táctiles y necesitamos un contacto continuo con los miembros de nuestro grupo social. Sin embargo, los gatos no requieren de un contacto físico tan directo y continuado. No obstante, como dijimos, cada gato es diferente, y algunos tolerarán más acercamientos que otros.

Primero tendrás que observar y estudiar a tu minino para determinar qué grado de contacto prefiere. Una vez lo conozcas, respétalo. Es mejor que sea él quien venga en busca de acercamientos y no al contrario. Esta es una de las mejores cosas que puedes hacer para que tu gato te ame.

Niña abrazando gato

Saca tiempo cada día para jugar con él

Para que tu gato te ame es importante crear un buen vínculo con él, y una de las formas que tienes para conseguirlo es el juego. En primer lugar, nunca debemos jugar directamente con nuestras manos, pues los gatos, cuando son criados solos, no aprenden bien el autocontrol y podrían hacernos daño. Además, jugar con las manos puede provocar que siempre que le apetezca nos busque de esta forma.

Busca un juguete que mantenga al gato entretenido lejos de nuestras manos. Por ejemplo:

  • Lanzar bolitas de papel.
  • Juguetes con palo y cuerda.
  • Juguetes interactivos pero que requieran nuestra presencia.

Cuando juguemos con él, también podemos ofrecerle premios comestibles –cuando el gato no presente problemas de peso– para que el juego sea mucho más motivante.

Nunca lo regañes

Aunque se puede conseguir, enseñar a un gato lo que esperamos cuando decimos «no» es difícil. La corta domesticación del gato no ha estado dirigida, como en el caso de la del perro, a complacer necesidades humanas. Por tanto, reñir a un gato puede ser altamente frustrante para él y, además de que no conseguiremos los resultados esperados, el felino puede dirigir hacia nosotros cierto rencor.

Dueño afectuoso con su gato

Cuando no queramos que el gato realice alguna acción, debemos redirigir su comportamiento; hay que distraerlo con algún juguete, sonido o similar.

Busca momentos de calma para estar juntos

Los gatos pasan la mayor parte del día durmiendo o dormitando. Algo que podemos hacer para que el gato nos ame es pasar este tiempo con él mientras realizamos alguna acción poco molesta, como, por ejemplo, leer.

Es muy probable que si pasamos un rato leyendo, como transmitiremos tranquilidad, el gato quiera tumbarse junto a nosotros. Por supuesto, existen muchas otras actividades que podemos hacer de forma pausada; simplemente, busca la que mejor se adapte a ti.

Fomenta un ambiente tranquilo para que tu gato te ame

Muy relacionado con el apartado anterior, un ambiente tranquilo es fundamental para el buen estado de ánimo de nuestra mascota. Un entorno ruidoso, con un exceso de estímulos auditivos y visuales, puede ser muy perturbante para tu gato, lo que impediría la correcta evolución de vuestra relación social.

Trabaja en hacer que tu hogar sea un lugar plácido donde el gato pueda estar. Además, con esto, las probabilidades de que aparezcan problemas de comportamiento en el gato disminuirán.

  • Crowell-Davis, S. L. (2007). Cat behaviour: social organization, communication and development. In The welfare of cats (pp. 1-22). Springer, Dordrecht.
  • Mariotti, V. M., Amat Grau, M., Hervera Abad, M., Baucells Sánchez, M. D., & Manteca Vilanova, X. (2009). Factores ambientales implicados en el control de la conducta del perro y del gato: dieta, manejo y ejercicio. Clínica veterinaria de pequeños animales: revista oficial de AVEPA, Asociación Veterinaria Española de Especialistas en Pequeños Animales, 29(4), 0209-215.
  • Turner, D. C., Feaver, J., Mendl, M., & Bateson, P. (1986). Variation in domestic cat behaviour towards humans: A paternal effect. Animal Behaviour.