Los parásitos intestinales en perros: cómo detectarlos y prevenirlos

Es normal que en ocasiones nos enfrentemos a situaciones que no sepamos cómo manejar y que nos inquieten porque lo que queremos es cuidar a nuestra mascota y que disfrute de una buena salud. Por eso, es bueno saber identificar cierto tipo de enfermedades y dolencias que puedan aquejar en un momento determinado a nuestro perro. Una de ellas son los parásitos intestinales.

A continuación les dejamos algunos consejos para que puedas determinar si tu perro tiene parásitos intestinales y la manera en que entonces deberás tratarlos.

Prevención de los parásitos intestinales

Los parásitos intestinales pueden ser un problema muy serio, ya que pueden llegar a provocar la muerte de nuestro perro, en especial cuando afectan a cachorros. Sin embargo, muchos de los parásitos pueden ser detectados fácilmente. Además, existen numerosas formas de prevención:

  • La manera más fácil de evitar los parásitos intestinales es administrar a tu perro dosis de antiparasitarios intestinales de acuerdo a la recomendación del veterinario. En cachorros se sugiere que se administren una vez al mes.
  • Cuidar lo que tu perro come. En ocasiones los parásitos intestinales se adquieren a través de alimentos contaminados.
  • Evita que tu perro entre en contacto con las heces de otros perros.

Los parásitos intestinales son fáciles de detectar.

  • Recoger las heces de tu mascota. Esto es, además, una situación de salud pública y de convivencia ciudadana. Recoger los desperdicios de tu mascota evitará malos olores y una gran cantidad de problemas relacionados con la salud de tu mascota y de los miembros de tu grupo familiar.
  • No permitas que otros perros hagan sus necesidades en el lugar en que tu perro las hace habitualmente. Si esto ocurre debes recogerlo inmediatamente.

Síntomas

Los perros con parásitos intestinales desarrollan síntomas que se pueden detectar en casa. Cuando la infestación está en una etapa temprana, lo primero que aparece es picazón; por lo tanto, podrás ver que tu perro se arrastra sentado rascándose el ano. También morderá la zona insistentemente debido a que, al extenderse los gusanos, le causan incomodidad.

Cuando la infestación está avanzada, los gusanos pueden salir del cuerpo de tu perro a través de las heces, así que podrás darte cuenta a simple vista. Sin embargo, los huevos no son tan fáciles de detectar, de ahí la importancia de que vigiles que tu mascota no entre en contacto con los excrementos.

También el perro adelgazará rápidamente, pues los parásitos se alimentan de los nutrientes que ingiere tu mascota. Esto puede ser un poco engañoso, pues en ocasiones los gusanos generan gases que causan hinchazón abdominal, por lo que el perro tendrá un aspecto normal.

No obstante, cuando observes de cerca se podrán apreciar las costillas y los huesos de la cadera a través del pelaje. En casos extremos pueden generarse daños en los intestinos, por lo que podrían aparecer sangrados en las heces. En caso de que notes alguno de estos síntomas, lo mejor es que lleves a tu perro al veterinario antes de suministrar alguna clase de medicamento.

Tratamiento

Los parásitos intestinales, una vez diagnosticados, se tratan con antiparasitarios intestinales. Existen múltiples clases de parásitos que atacan a diferentes partes del organismo de tu mascota, por lo que es importante que se aplique el antiparasitario específico para la zona afectada.

Los parásitos intestinales pueden generar problemas secundarios graves.

En algunas ocasiones el tratamiento deberá repetirse, especialmente si la infestación está muy extendida. Es muy importante que esto se realice siempre bajo supervisión del veterinario y no por cuenta propia. Por ejemplo, algunos dueños suelen suministrar laxantes a las mascotas para que expulsen los parásitos, con lo que terminan destruyendo la flora bacteriana en sus intestinos.

Su salud es tu salud

Los parásitos son muy difíciles de controlar, en especial porque están adaptados para sobrevivir en diferentes organismos, incluyendo el tuyo. Debes tener precauciones especiales cuando detectes que tu perro tiene parásitos, pues pueden llegar a infestarte a ti también.

A veces, los parásitos pueden llegar a tu cuerpo rompiendo la piel, por ejemplo, cuando caminas descalzo. Si tienes bebés en casa debes tener especial atención, pues esto puede generar problemas fatales para ellos. Si detectas que tu perro está infestado lo más prudente es que visites al médico, pues los parásitos pueden provocar la aparición de otras enfermedades secundarias, lo que requerirá, al igual que en el caso de tu mascota, un tratamiento médico.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar