7 productos que tu perro no debe comer

Caridad Torcuato · 20 diciembre, 2014

A quién no le ha pasado que está comiendo y de repente viene nuestro perro y se nos sienta al lado mirando lo que comemos, nos pone una carita y unos ojitos de ¿me das un poco?, y al final cedemos y le damos un poco de lo que estamos comiendo. Pero hay que tener cuidado cuando hacemos esto, porque puede ser dañino para su salud.

Hay productos que nuestros perros no deben comer bajo ningún concepto, ya que pueden provocarle alergias, vómitos y diarreas y hasta enfermedades graves. A veces queremos premiarlo con algo y elegimos el producto equivocado. Es por eso que en este artículo os queremos dar una lista de 7 alimentos que tu perro no debe comer.

Tu perro no debe comer el chocolate

El chocolate es uno de los alimentos que tu perro no debe comer, siempre nos pasa que nos estamos comiendo una onza de este exquisito producto y terminamos dándole a nuestro perro un trocito. Pues bien, es algo que no debemos hacer, ya que el chocolate posee una sustancia perjudicial para ellos, que le puede provocar vómitos, diarreas y hasta le puede aumentar el ritmo cardíaco, produciendo una estimulación del sistema central

perro comiendo chocolate

Las uvas

Tanto las uvas como las uvas pasas son alimentos prohibidos para los perros. Esta exquisita fruta puede ocasionar daños graves en la salud de nuestros perros. Es tóxico para ellos, sobre todo las semillas, ya que la toxina que contiene, les puede dañar los riñones y el hígado. Así que hay que tener mucho cuidado y no darle uvas.

El aguacate

El aguacate es una fruta con un exquisito sabor y que tiene multitud de beneficios para la salud, pero en los perros puede provocar grandes trastornos digestivos, vómitos y diarreas causados por su alto contenido graso. También si consumen esta fruta, les puede dañar gravemente el corazón y los pulmones.

La cebolla

La cebolla es otro de los alimentos que tu perro no debe comer, por su contenido en disulfidos, que dañan los glóbulos rojos, provocando anemia y falta de oxígeno. Si consumen la cebolla pueden padecer una insuficiencia renal, daños en el hígado e incluso les puede dar una dermatitis, por lo que les producirá picores. Al igual que la cebolla, el ajo les producirá el mismo efecto nocivo.

La leche

¿Quién de nosotros no le ha dado leche a su perro? Seguramente la mayoría de nosotros y es que desconocemos que los perros tienen intolerancia a la lactosa, esto es debido porque no poseen la enzima necesaria para procesar la leche, lo que les ocasionará problemas en la salud como gastroenteritis, vómitos y diarreas.

El alcohol

Espero que a nadie se le ocurra darle alcohol a su perro, ya que es algo extremadamente tóxico para ellos. Si consumen bebidas alcohólicas se pueden poner muy nerviosos y agresivos, por lo que puede ser peligroso para los seres humanos también. Además pueden entrar en estado de coma, darle un ataque al corazón o una parada cardiorespiratoria.

La cafeína

El consumo de cafeína puede ser muy perjudicial para los perros. El café, el té, cacao, etc, contienen metilxantinas, que están en las semillas del cacao o en la fruta del café y que provoca en nuestros cachorros trastornos graves, como hiperactividad y jadeo fuerte, ya que afecta al sistema nervioso. También les puede provocar vómitos y diarreas, además de una sed imparable.

Otras precauciones

perro robando comida
Además de estos alimentos que tu perro no debe comer, hay que tener ciertas precauciones a la hora de alimentar a nuestra mascota, ya que ellos todo se lo quieren comer, pero no les podemos dar todo lo que nos piden. Algo que tenemos que poner especial cuidado, es en no darles huesos pequeños, ya que se puede quedar clavado en su garganta.

Debes evitar también darles comidas muy saladas como carnes secas o jamón, ya que además de provocarles obesidad, también les puede ocasionar problemas de salud como pancreatitis. Evita también darles las sobras de las comidas, ya que puede contener demasiada grasa para ellos y condimentos que no son nada recomendables para ellos.

Procura que tu mascota no coma entre horas, ya que esta práctica le puede provocar estreñimiento, gases, mal aliento e incluso les puede salir caries y sarro en los dientes.